René Pérez Joglar: ‘La sensibilización es la mejor arma contra la violencia’

Los jóvenes latinoamericanos consideran como su ejemplo al cantante del grupo puertorriqueño Calle 13. Un movimiento de protesta activo, por todo el continente, aboga con las palabras de René por un mejor sistema de educación y una sociedad menos violenta. Su deseo más alto: un continente más unido, y que un día en el futuro pueda llamar suya la isla de Puerto Rico.

  • CC Nicolás Carrasco Silva René Pérez Joglar. CC Nicolás Carrasco Silva

Con su acostumbrada actitud enérgica y retante sube al escenario vestido con una sudadera y unas tenis. Su torso tatuado refleja un “sujeto peligroso” bajo la luz del foco. Es todo un contraste, con el René que está sentado frente a mi. La arrogancia fingida cede el sitio a su postura modesta y casi tímida. Sin haber pegado ojo, me recibe en su hotel  la madrugada después del concierto en Deurne (Bélgica).

 “Yo me considero totalmente más artista”, asegura René Pérez Joglar. A pesar de que sus textos están políticamente cargados,  prevalece su pasión por la música y el arte de escribir. Porque en el arte “se vale todo”, un comentario típico que forma el tema inicial de su carrera y que muestra sus textos provocativos. Solo vale una regla: tiene que existir la honestidad. “Por eso mis palabras reflejan mi postura política, religiosa y social y por ello caemos en un activismo. Pero es más bien el arte quien va primero.”

Siendo el hijo de una actriz, no es asombroso que la expresión artística desempeñe un papel importante en su vida. Ahora René Joglar es el rostro de Calle 13, junto a su hermana y su medio hermano. El grupo recibió su fama con una serie de canciones reggaetoneras picantes, un género musical típico puertorriqueño, que no deja paso ni a la vergüenza ni al tabú. Su coraje de gritar las cosas, sobre las que los otros  prefieren callarse, se manifestó por primera vez en 2005. Apenas 30 horas después de que la FBI mató en casa suya a Filiberto Ojeda Ríos, líder de un movimiento independentista y separatista, Calle 13 abrumó el mundo con una aguda canción de protesta. Su crítica social crecería aún más, hasta que fueron censurados en algunos países latinoamericanos. Incluso, la radio puertorriqueña se niega a transmitir sus canciones, y lleva ya 3 años que no puede dar un concierto en su propia isla.

Educación, unidad, libertad

En los últimos años su sensibilidad social se extendió por América Latina, “un pueblo sin piernas pero que camina”. Sus descripciones acertadas en la canción “Latinoamérica” continente de tanta riqueza como de miseria, contienen el deseo escondido de una unidad latinoamericana reforzada. También en su concierto en Deurne consiguieron emocionar mucha gente. “Ya estaba inspirado por el continente desde la primera vez que viajé por allá. Esta canción fue algo que surgió orgánicamente. En mis viajes estaba entendiendo más el continente. Hoy me siento más conectado con la gente.”

Y la gente se siente más conectada más que nunca con Calle 13. Sus ritmos reggaetoneros se convertían en un género variado, que llega a un público muy amplio. Pero el éxito se debe a las palabras chocantes de René, con las que revela las injusticias universales del continente. Ahora mismo Calle 13 es uno de los grupos más populares de Latinoamérica.

Contra las expectativas de los miembros del grupo, se fundió el Movimiento Revolucionario Calle 13 (MRC13). Este movimiento de protesta surgió en 2011 en las redes sociales. Entretanto cuenta con varias decenas de mil seguidores. Su inspiración la sacaron de los textos de René: un continente más unido con más atención para la educación y una fuerte lucha contra la violencia.

“Es curioso porque los iniciadores son muy jóvenes,  algunos solo tienen 16 años. Yo a esa edad, todavía no tenía esta cabeza. El movimiento está todavía en pañales pero envían un mensaje importante de revolución y educación. Todo ya no cae sobre una persona, ya que ahora existe este espacio concreto donde se puede tomar iniciativas y organizar proyectos.”

Para él refleja un renacimiento del continente. “Estos jóvenes son los hijos de familias que vivieron las dictaduras. El origen de la protesta actual viene de una generación bastante consciente y luchadora, con ánimo de mejorar las cosas en el continente completo, basándose en principios de unidad”, aclara.

Colonia

A pesar de su amor para América Latina, este sigue siendo un continente que no puede considerar propio. Después de todo su isla es un Estado Libre Asociado de los Estados Unidos, o bien una colonia, como él prefiere llamarla con melancolía. No es libre, ya que no tiene voto en el Congreso mientras que debe subordinarse al poder político norteamericano. Tampoco pertenece a los 50 estados de esa nación (EE.UU.).

Desapareció su cansancio cuando abordé este tema: “Muchos puertorriqueños no entienden porque quiero conectar Puerto Rico con Latinoamérica. Ya de por si nacemos, con los invasores en frente y nos criamos con eso. Los Estados Unidos han querido proyectarnos Latinoamérica como un continente jodido. Pero está muy desarrollada, un montón de cosas funcionan mejor que en Puerto Rico.”

Aunque su activismo no sería prioritario, René Pérez Joglar se reunió personalmente con la presidenta argentina Cristina Fernández y el presidente Uruguayo José Mujica. “Les hablé sobre lo que podría significar la independencia para nosotros. Luego abordé la idea de que integren e inviten a Puerto Rico a las reuniones latinoamericanas porque eso fomentaría que haya una conexión con el continente. Pero somos una islita, entonces no es algo que todo el mundo le haga caso. Es como caminar en dunas. Subes dos pasos y luego caes cuatro. Pero eso no me quita el sueño o las ganas.”

No obstante, la política nefasta y el recrudecimiento de la criminalidad en la isla del Caribe, la mayoría de los puertorriqueños  solo quieren guardar su estado colonial. “En el  último referéndum en 1998 resultó que apenas 2,5 por ciento votó para la  independencia. Lo que ellos no saben es que nosotros les estamos dando a los Estados Unidos más que lo que ellos nos dan a nosotros, esto en lo económico. No se estudia el caso, nadie da seguimiento a eso. Ni el gobierno se ha encargado de educar, ni explicar nada, porque no les conviene.” 

En agosto el gobierno organizó una enmienda en la que Puerto Rico tenía que decidir sobre la supervivencia del derecho a la libertad bajo fianza,  con el supuesto de que esto redujera la agresión y la criminalidad. Su gira por Europa no les impidió convencer al pueblo puertorriqueño con numerosas tentativas por internet a tomar la decisión de votar ‘no’ en la consulta. “En ningún país del mundo, ningún ser humano debería votar para restringir sus derechos. Organizaron esta enmienda para tratar de tapar y hacerse de la vista larga del trabajo que no se ha hecho en contra la criminalidad. Además, la supresión de la fianza no va a evitar que haya menos crímenes. En Texas no existe la fianza, y no es una casualidad que sea el estado más violento de los Estados Unidos.”

Para René, la solución es evidente: una profunda reforma en la educación de Puerto Rico. Sin embargo, los políticos fallaron cuando elevaron la cuota de la universidad pública (U.P.R.) el año pasado. Muchos jóvenes pierden la oportunidad de estudiar y llegan desmotivados. “Para mi no hay excusa: una universidad pública debería ser totalmente gratuita. El gobierno tiene que fomentar en que los jóvenes estudien. Recompensarlos cuando sacan ciertas calificaciones por ejemplo. O mandar profesores a los barrios pobres, para que organicen clases allá. Las cosas serían completamente distintas a largo plazo. Pero no hay interés al futuro.”

René nació en una familia de clase media, lo que sin embargo no le protege de las consecuencias crueles de la criminalidad omnipresente. Una semana antes del concierto en Bélgica su tío perdió la vida por causa de una bala perdida en la calle. “La gente piensa que es fácil, que estoy toda mi vida viviendo cómodo. Pero igual voy adelante con ganas y ánimo. La idea que tengo es hacer una escuela de arte en el futuro. Porque yo creo que el arte ayuda a crear jóvenes sensibles. Y la sensibilización es la mejor arma contra la violencia.”

LEES OOK

REUTERS/Mario Anzuoni
René Perez Joglar, alias Residente, is zanger/rapper en boegbeeld van Calle 13, de meest succesvolle Latijns-Amerikaanse muziekgroep van het laatste decennium.
CC Nicolás Carrasco Silva
De zanger van de Porto Ricaanse groep Calle 13 wordt door de jonge Latijns-Amerikanen op handen gedragen.
Calle 13
Met 12 Grammy Awards op zak staat het Puerto Ricaanse Calle 13 aan de top van de hedendaagse Latijnse muziekscene.

Añadir nuevo comentario

You must have Javascript enabled to use this form.

myrna (no verificado)

Cambiar el método de enseñanza, los contenidos, incluír el arte como una parte importante de la vida y no como algo que se tiene que aprender por obligación,

margarita (no verificado)

Totalmente de acuerdo...La educación , es la clave. Partiendo del niño y su naturaleza. Esa es la clave. No estamos atendiendo lo que realmente nos dice el niño, en su proceso de vida, en su proceso de formación.