Buscando una nueva forma de democracia después de las protestas

Chile: ‘Nadie quiere líderes, porque son sobornados o asesinados’

© REUTERS/Ricardo Moraes

Una mujer en la capital chilena, Santiago, expresa su protesta golpeando una sartén como tantos compatriotas. Los chilenos quieren soluciones políticas rápidamente.

Menos de un mes después del estallido social chileno, la clase política -el gobierno y el parlamento- dio una respuesta el 15 de noviembre 2019: habrá referéndum sobre una nueva constitución. Está programado para el 26 de abril. En tiempos revolucionarios eso parece una eternidad. Mientras tanto, ¿se apagará el fuego y se desvanecerá la frustración de los chilenos? ¿O se convertirá en un caos?

¿Cómo aprovechas el momento revolucionario? ¿Y cómo se puede canalizar la energía que surge de las masivas protestas callejeras hacia una base constructiva?

Los chilenos aportan toda su creatividad para poner en marcha este proceso. El mundo académico participa de los análisis, opiniones y debates. Los medios de comunicación están llenos de entrevistas, programas de debate y canciones sobre la solidaridad y la libertad de la época de la dictadura. Todo el mundo habla de los derechos humanos.

Las molestias causadas por la interrupción del orden (estaciones de metro y supermercados cerrados, horarios irregulares…) son tenidas en cuenta con gusto. “Algo tenía que pasar» es la reacción de la mayoría de la gente.

En el Congreso, las propuestas legislativas se suceden. Una de las iniciativas más importantes de la sociedad civil es la Plataforma Nacional para la Unidad Social (la Mesa de Unidad Social o MUS).

La MUS fue creada unos meses antes de la revuelta chilena, en vistas a la Cumbre de los Pueblos, la contraparte de la cancelada Cumbre de la ONU sobre el Clima y la Cumbre de la APEC. La explosión social de octubre dio alas a la plataforma.

Reinventando Chile

Tomo el metro hasta el final de la línea 6, hasta el municipio de Cerrillos, en las afueras de Santiago. Todavía quedan algunas sesiones de la Cumbre de los Pueblos y la nueva Constitución es un tema muy debatido. Me encuentro con Paula Muñoz, activista ambiental y miembro activo del MUS.

© Alma De Walsche

Paula Muñoz, activista medioambiental y miembro activo de la plataforma de consulta nacional MUS.

“Los chilenos tenemos una característica muy específica: estamos más o menos acostumbrados a vivir con terremotos. Cuando hay un terremoto, todos sabemos qué hacer. Nos reunimos en el lugar designado, discutimos lo que hay que hacer primero y dividimos el trabajo», dice Paula, una mujer que rebosa energía y habla como una cascada.

“Esta vez fue un terremoto social, pero actuamos de acuerdo a las mismas pautas. El 19 de octubre nos reunimos para discutir. Escribimos una carta al Presidente para hacerle conocer las violaciones de los derechos humanos y esa misma mañana organizamos una marcha hasta el palacio de La Moneda. Mientras tanto, los cacerolazos, las protestas con ollas y sartenes, salieron a las calles. Esa fue la primera reacción en ese momento».

“En las semanas siguientes, creamos grupos de discusión, llamados cabildos, sobre la erupción social. Eso resultó ser una buena salida para toda la energía que se desprendió. En esos grupos de discusión surgió la pregunta por una nueva constitución. No tenía que ser elaborada por los políticos actuales, sino por una asamblea constituyente de personas de la sociedad civil».

“Para mí, este momento es como si los jóvenes abrigaran el sueño de un mundo mejor por primera vez en sus vidas», continúa Paula. “Porque no puede seguir así. La naturaleza se está muriendo, nuestros nietos tal vez nunca conozcan los hermosos ríos. Mis hijos apenas tienen la oportunidad de ver un lagarto. ¿Qué mundo les dejaremos? Ese lunes, todo el mundo se despertó con la clara conciencia de que no queremos este mundo. No sé cuál todavía, porque aún estamos en el proceso de reinventarnos a nosotros mismos».

A lo largo del mes de noviembre, la gente se reunió semanalmente para discutir tres preguntas. ¿Qué causó esta explosión social? ¿Es una asamblea constituyente la respuesta correcta a esta crisis? ¿Y qué temas deberían ser prioritarios?

Paula: ‘Trabajamos con grupos temáticos y tenemos voceros rotativos. No queremos que nadie dirija este proceso. Nadie quiere líderes, porque los líderes son sobornados o asesinados».

La idea de los grupos de discusión también fue recogida por los municipios. 150 municipios organizaron un referéndum piloto como preparación para el de abril. Alimentar el debate y preparar a la gente para el momento decisivo.

© Alma De Walsche

150 municipios ya han organizado un consulta ciudadana para alimentar el debate público.

¿Quién va a hacer la nueva constitución?

La constitución es una pieza crucial en la herida chilena, porque data de 1980, cuando Chile era todavía una dictadura militar.

El retorno a la democracia en 1990 y el restablecimiento de un gobierno civil fueron un gran triunfo. Pero los tentáculos de la junta militar siguieron extendiéndose a todos los niveles de la democracia formal. El ex dictador Pinochet se convirtió en senador de por vida.

“La alegría ya viene», la alegría viene, fue el lema del plebiscito de 1989 (sobre la modificación a la constitución), recuerda César Padillo, coordinador de la ONG ambientalista OCMAL. “Esta alegría representaba a la justicia, la dignidad, participación, democracia, vivienda, el empleo… Pero al final, nunca llegó, porque la izquierda, también, no hizo más que administrar un modelo que había heredado de la dictadura. Siempre estaba la amenaza: si queríamos intervenir demasiado, los militares asechaban».

Con la revuelta y con el «Acuerdo por la Paz Social y por la Nueva Constitución» del 15 de noviembre, parece haber una nueva oportunidad.

En el referéndum del 26 de abril se plantearán dos cuestiones. Uno: ¿quieres una nueva constitución, sí o no? Dos: ¿debería ser compuesta por un «comité mixto» o por una «comisión constituyente»?

Por ‘comité mixto’ entendemos: un comité de cincuenta por ciento de políticos actuales y cincuenta por ciento de ciudadanos no partidistas. La alternativa, una Comisión Constituyente, estaría compuesta por un cien por ciento de personas electas para ello.

El referéndum es una decisión del Acuerdo por la Paz Social y por la Nueva Constitución, y la mayoría de los chilenos, con excepción de un núcleo duro de la élite, quieren una nueva constitución. Sin embargo, hay mucha controversia sobre la propuesta.

Algunos grupos de izquierda señalan que la propuesta ha sido formulada y cocinada por los políticos actuales, que están desacreditados y cuestionados por las mismas protestas. Otros aceptan la propuesta, pero prefieren que no haya ningún político. Y también se exige que esa comisión constitucional se componga con las cuotas adecuadas: tantas mujeres como hombres, y con una representación de chilenos indígenas. Pero esta demanda ya ha sido rechazada en el Congreso.

La élite no quiere renunciar a una posición de lujo

Tomo el autobús a Valparaíso, a unos 120 kilómetros de Santiago, donde se encuentra el parlamento chileno.

Tengo una cita allí con Tomas Hirsch, diputado del Partido Humanista (PH). En este momento, su partido se encuentra en medio de una discusión sobre si debe o no abandonar el Frente Amplio (la coalición de centro-izquierda, lo que finalmente hizo el 12 de diciembre). Aún así, Hirsch se hace el tiempo para esta entrevista.

Hirsch ha estado activo en política desde el retorno a la democracia y fue candidato presidencial en 2005.

© Alma De Walsche

Tomas Hirsch, Presidente del Partido Humanista (PH)

«En 1993, pedimos una constitución diferente. En el primer gobierno de transición de Patricio Aylwin, en 1990, todos aceptamos que no habría cambios estructurales profundos porque la prioridad era recuperar la democracia. Pero cuando se discutió el segundo gobierno de la Concertación de Eduardo Frei, nosotros, los fundadores de la Concertación, éramos conscientes de que era una traición al compromiso adquirido con el pueblo. Este compromiso no sólo significaba votar cada cuatro años, sino que también significaba cambios estructurales al sistema. Lo que entonces pedíamos era una nueva constitución y el fin del sistema privado de pensiones, de las administradoras de fondos de pensiones, las AFP”.

«¿Ha llegado ahora para tí ese gran momento?», pregunto. Hirsch: “No quiero desanimarte, pero estamos frente a una élite que no está dispuesta a renunciar a su posición de lujo. Intervenciones cosméticas, sí, pero ¿cambios profundos? Lo dudo.”

«Ayer votamos el aumento del salario mínimo. Nuestra propuesta era que este salario mínimo superara el umbral de la pobreza. La derecha votó en contra. El resultado es un aumento mínimo que, además, es financiado por el Estado, es decir, por el contribuyente, no por el mundo de los negocios».

“El salario mínimo era anteriormente de 300.000 pesos brutos (351 euros), que será de 240.000 pesos netos (281 euros). Debido al aumento, se ha convertido en 300.000 pesos netos. Pero el umbral de pobreza es de 420.000 pesos (492 euros). Más de un millón de chilenos trabajan con un salario mínimo y, por lo tanto, no logran superar la línea de pobreza».

“El debate sobre la nueva constitución es extremadamente relevante», dice Hirsch. La derecha también reconoce que la época de la constitución de Pinochet ha terminado. Pero es inaceptable que la propuesta actual provenga de la política y no de las organizaciones sociales, y que no se haya estipulado durante la tramitación que la mitad de los miembros del comité constituyente deben ser mujeres. Esto seguirá creando tensiones”.

El presidente no entiende a la gente

“Desigualdad, desintegración, abuso de los oligopolios. Todos estos problemas requieren reformas estructurales y, por tanto, soluciones políticas», argumenta Hugo Herrera. Herrera es filósofo legislativo y columnista. Escribió el primer libro sobre la reciente Revolución de Octubre en Chile.

Nos encontramos en su presentación del libro en la Universidad de Valparaíso y nos reunimos para una entrevista al día siguiente, en el café Tavelli en Las Condas, el mejor distrito de Santiago.

“La política se ha reducido en Chile. En el modelo neoliberal de Milton Friedman, la política se reduce a marcar una opción en un voto. El contacto con el pueblo se ha perdido completamente».

“Pero la política consiste en actuar, en debatir y en llegar a consensos. Piñera no tiene ese arte. El Presidente está paralizado, no entiende de qué se trata el ámbito político. Está atrapado en sus esquemas económicos. Y llena ese vacío con policías, en lugar de entablar una conversación».

© Alma De Walsche

El filósofo de la ley y columnista Hugo Herrera

También hay un nuevo componente político en esta crisis, señala Herrrera: la aparición de nuevos grupos sociales. “Hacen nuevas demandas, que no pueden ser respondidas dentro del sistema político y económico actual. Las personas de la clase media que se encuentran en una situación precaria son los protagonistas de esta revolución”.

Reinventando la democracia

Herrera aboga por un pacto social que reúna a la política y a la sociedad y que le dé a la gente una confianza renovada en la política. “Debe haber señales claras de que se está llevando a cabo un proceso para una constitución y para reformas sociales profundas, porque esta crisis es cuestión de meses o de años. Si estos dos procesos no se llevan a cabo, entraremos en una fase de desgobierno y en una crisis aún más profunda».

Según Herrera, hay indicios de que tales procesos son posibles. “Antes de la crisis, vi una polarización, tanto a la derecha como a la izquierda del espectro político, similar a lo que está ocurriendo en Europa. Hoy en día, hay grietas en las formaciones políticas tanto en la izquierda como en la derecha. El centro está ganando fuerza y eso crea nuevas perspectivas».

Para reactivar el modelo democrático, Herrera propone un modelo propio, al que llama «republicanismo popular». Le pregunto de qué trata.

Herrera: «Utilizo ese término en el sentido del filósofo francés Montesquieu: una división de poder, porque eso es lo que representa el republicanismo. Chile se ha establecido como una república desde su independencia. Sin embargo, en la sociedad no sólo se tiene un poder político, sino también un poder social. Por eso es importante que el poder se divida entre el Estado y una sociedad civil fuerte».

“Dentro del Estado, abogo, por un lado, por una división entre las tres funciones tradicionales, ejecutiva, legislativa y judicial, pero por otro lado, por una división territorial, porque Chile es muy centralista. Políticamente, debería haber una «descentralización». Y veo una tercera división en el ámbito político entre los funcionarios del partido y una burocracia profesional. En Chile la burocracia está todavía muy politizada. El cumplimiento de muchas funciones está determinado por las autoridades políticas. Una burocracia profesional también significa una forma de «compartir el poder».

En opinión de Herrera, el poder también debería dividirse dentro de la sociedad civil. “En Chile hay muchos monopolios y oligopolios. Tiene que haber un organismo que represente a los pequeños empresarios, y un fuerte sindicalismo. Tal división de poder en diferentes niveles es, en última instancia, el patrón que hace posible la libertad y la democracia».

Ecología política

“¿No es extraño que las protestas sociales que vemos hoy en día en todo el mundo tengan lugar principalmente en las grandes ciudades?”, se pregunta Herrera. “¿No podría ser que esas ciudades también se hayan vuelto inhabitables y que el descontento tenga algo que ver con eso?”

«En Santiago ya casi no se ve el verde. El paisaje natural ha desaparecido completamente de la ciudad. La forma en que concebimos nuestras ciudades y cómo nos vemos a nosotros mismos en nuestro entorno, en nuestro territorio, puede darnos tanto satisfacción como frustración».

Con esto en mente, Herrera añade otro principio a su nuevo concepto de democracia: la ubicación geográfica del ser humano (él lo llama ‘el principio popular telúrico’ en su libro). “Se trata de experiencias comunitarias y de la integración de la gente en la comunidad y en su paisaje. Estos son los bloques de construcción de una política sólida».

“Pero eso es ecología política, y es problemática en Chile», dice Herrera. “Apenas hay conciencia de la conexión con el medio ambiente. Excepto para los mapuches, que tienen esa conciencia muy clara, y por eso su lucha es tan poderosa».

“Los mapuches y el gobierno chileno han estado en conflicto durante muchos años, incluso por el reconocimiento de sus tierras y derechos como pueblos indígenas. El conflicto con los mapuches sólo puede resolverse a través de un sólido regionalismo. Más poder para las regiones, eso sería un primer paso. También aquí el proceso de la nueva constitución abre nuevas posibilidades».

*América Latina y ecología – Alma De Walsche escribe sobre temas ecológicos, desde la política climática y energética, pasando por la agricultura y la alimentación hasta las iniciativas de transición y los proyectos innovadores. Ha estado siguiendo a América Latina por varias décadas, con un enfoque especial en los países andinos.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 2630   proMO*’s steunen ons vandaag al.

Word proMO* of Doe een gift

Over de auteur

  • Latijns-Amerika & ecologie
    Alma De Walsche schrijft over ecologische thema’s, van klimaat- en energiebeleid, over landbouw- en voedsel tot transitie-initiatieven en baanbrekers. Ze volgt al enkele decennia Latijns-Amerika, met een speciale focus op de Andeslanden.