Historias pueden conectar mundos

‘Queremos preparar jóvenes al mundo digital para que también tengan una voz’

© Comundos

Clases de alfabetización mediática en una escuela agrícola en Guatemala.

La narración digital como empoderamiento. Eso es el objetivo de Comundos, una asociación sin ánimo de lucro. La organización ofrece cursos de alfabetización mediática a jóvenes en todo el mundo. ‘Renuncias al control al dejar que la gente del Sur Global crea su historia.’

Nunca hemos sido tan dependiente del internet para la comunicación, las sesiones de Zoom, las plataformas de aprendizajes y el comercio electrónico. La pandemia aceleró esa transformación digital. Al mismo tiempo, exponía la dolorosa brecha digital: casi la mitad de la población del mundo no tiene acceso a la red mundial. Especialmente en el Sur Global hay mucho trabajo por hacer.

El África subsahariano se ha quedado de los últimos. Según datos recientes de la UNESCO, que estudio la situación de los niños en edad escolar en el contexto de la pandemia, el 89% de los alumnos no tienen ordenador en casa y el 82% no tienen acceso al internet. 56 millones de alumnos viven en regiones que tampoco están conectados as las redes móviles.

Aunque la disponibilidad del internet móvil en África se ha ampliado en los últimos años – según el Banco Mundial, el 70% de la región está equipada con instalaciones de internet – las regiones remotas siguen siendo digitalmente aislados. En las zonas con acceso a internet, el umbral para conectarse realmente sique muy a menudo demasiado alto y solo el 25% de los habitantes utilizan el acceso a internet.

En zonas rurales y entre las familias pobres, la desventaja es mayor. Esto es debido a la falta de ordenadores, de smartphones, a la electricidad o a las barreras lingüísticas. Sin embargo, esto tiene importantes repercusiones: la gente que no está conectados digitalmente no tiene acceso al conocimiento y a la información y quedan excluidos de la participación y la comunicación.

Crea tu propia historia

La asociación sin ánimo de lucro Comundos quiere cambiar las cosas. En 2014, puso en marcha cursos de alfabetización mediática para los jóvenes del Sur Global. Bart Vetsuypens es quien inspiro la iniciativa. Él vivió durante años en Brasil y allí trabajó con centros de aprendizaje participativos de telecomunicación en Recife y Fortaleza.

‘No solo enseñamos los jóvenes aptitudes técnicas, sino también a tener un espíritu crítico hacia los medios de comunicación.’

A partir de su experiencia, Bart desarrolló su propio método para ayudar a los jóvenes del Sur Global a superar la brecha digital y a incitarles a crear su propia historia. ‘No solo enseñamos jóvenes aptitudes técnicas, sino también a tener un espíritu crítico hacia los medios de comunicación, cómo se realizan y cómo pueden influir nuestra visión de la realidad.’

Con la ayuda de ONG como Disop (que ya no existe, ed.) y VIA Don Bosco, Vetsuypens conectó con escuelas agrícolas en zonas rurales de África y de América Latina. Los cursos de Comundos son diseñados para los tutores mediáticos que quieren aprender las habilidades básicas de TIC, pero que también quieren trabajar con la narración digital. Jóvenes aprenden cómo crear una propia historia con palabras e imágenes sobre la realidad en la que viven, sus problemas o su futuro, y sobre como presentarlo en un vídeo de tres minutos.

En los últimos años, Comundos ha trabajado con gentes de Mozambique, Camerún, Benín, Congo, Ruanda, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Brasil. En 2015, MO participó a uno de esos cursos en los estados brasileños de Piauí y Maranhão. Jóvenes compartieron su visión sobre la agricultura sostenible. También, compartieron sus inquietudes sobre la creciente inseguridad en las cuidades brasileñas y las nueces de babasú en peligro de extinción, entre otras cosas.

También en Guatemala las comunidades locales contaron sus historias. En este vídeo (y también en el texto), Levi Estuardo de León cuenta que estrategias ha utilizado para sobrevivir. Sus padres emigraron a Estados Unidos y hace diez años que no los ha visto. Sus hermanos/as y él desarrollaron proyectos para mantenerse.

Acceso a información fiable

El Camerunés Emmanuel Sengafor explica que estar digitalmente conectado es muy importancia para las zonas remotas. Es coordinador pedagógico para Proceffa, una red de unas treinta escuelas agrícolas rurales en Camerún, y siguió un curso de Comundos. Ahora, él mismo forma a jóvenes de entre 12 y 20 años alfabetización mediática. Este curso lo da en una plataforma a la que participan diez de las treinta escuelas.

Sengafor cuenta desde Yaundé, la capital camerunesa: ‘Para nosotros, este curso fue muy útil por diferentes razones’. Esto lo ilustra con un ejemplo. ‘En la parte anglófona de Camerún se libra una guerra que también es una guerra de información. Hace unos años, había una noticia que decía que el movimiento para la secesión de la parte anglófona había ganado su batalla. La celebración oficial de la secesión se iba a hacer el 1 de octubre, el día adonde tradicionalmente se conmemora la reunificación de las partes francófona y anglófona de Camerún.’

‘Las cosas si cambian cuando los agricultores se pueden informar sobre los precios y consultar las previsiones meteorológicas.’

Según la noticia, las Naciones Unidas enviaría cascos azules para proteger el nuevo estatuto. Eso explica Sengafor. ‘Se mostraron fotos de cascos azules que llegaban a Camerún. Muchas gentes creyeron las noticias y fueron hacia el punto de encuentro. Solo que las fotos eran de otra operación de los cascos azules. La gente terminó en disturbios violentes que incluso provocaron muertes. Nadia tuvo la idea o la oportunidad de comprobar la llamada a la acción.’

Sengafor da otro ejemplo: ‘Una conexión a internet es un cambio importante para los agricultores que viven en zonas remotas. Tener acceso a internet significa tener poder. Poder informarse sobre los precios y consultar las previsiones meteorológicas si cambia las cosas para los agricultores al determinar sus precios y planificar su trabajo.’

La colaboración de Comundos con Proceffa empezó desde cero. Comundos proporcionó 100 portátiles en total: 10 por escuela. Estos portátiles los había adquirido por Close the Gap, una iniciativa que ofrece ordenadores y portátiles usados con vistas a la inclusión digital.

La línea de comunicación con Camerún falla constantemente durante nuestra conversación de WhatsApp can Sengafor. Así, explica Sengafor: ‘La cualidad del internet es otro problema. Esto demuestra adonde nos encontramos en la realidad digital, incluso en la capital.’

De todas las escuelas afiliadas, unas 40% participan activamente. Esto se debe a la conectividad. Hay algunas comunidades que ni siquiera tienen cobertura telefónica. En una escuela en la parte anglófona a veces se corta la electricidad durante seis meses. Sengafor sueña con poder equipar las escuelas con paneles solares para así tener acceso permanente a la energía. Pero siguen faltando los medios financieros.

© Comundos

Toucountouna en Benin trabaja junto con Merelbeke en Belgica.

La comunicación conecta

Las competencias lingüísticas y comunicativas son tan importante como las competencias TIC. Se trata de aprender a contar tu historia con palabras e imágenes y desarrollar una visión.

‘Los jóvenes encuentran eso mucho más interesante que las lecciones aburridas en una clase’, explica Sengafor. Los alumnos buscan fotos que corresponden a la historia que quieren contar, crean frases y aprenden como expresarse. No solo piensan en su propia realidad, pero también piensan temas globales como la migración o el cambio climático.

‘Queremos preparar digitalmente a los jóvenes para que también tengan una voz.’

Una vez que tienen una primera versión de su historia, hablan con otros alumnos y aprenden a ser crítico sobre el mundo que les entorna. Después, continúan con editar y montar su historia. Los alumnos aprenden a subir imágenes en un ordenador, leer una historia en voz alta e incorporar una canción de fondo.

Sengafor: ‘Poder hacer ese trabajo preparatorio offline es una gran ventaja cuando no hay internet. Cuando vuelve la conexión, se puede poner los vídeos en línea.’

© Comundos

Formación en Filipinas

Cosas de la vida

El contenido de los cursos corresponde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Las historias de los jóvenes hablan de la educación, la sanidad, la pobreza y del alojamiento – cada vez en un contexto muy específico.

Sengafor: ‘Los ODS son conceptos abstractos que fueren creados durante un debate global en línea. Nuestra voz no se oyó. Queremos preparar digitalmente a los jóvenes para que puedan debatir esos temas y pueden tener una voz.’

En este vídeo, se habla del problema del trabajo infantil en el este de Camerún. Y aquí, uno de los tutores habla del problema del abandono escolar en Ngaoundéré en la región de Adamaua. También, aborda las consecuencias para la sociedad de ese abandono escolar.

Sengafor: ‘La narración digital ayuda a encontrar información y a formar una opinión. Contándose las historias, debatiendo los problemas y buscando soluciones, queremos que los jóvenes desarrollen una mente abierta y sean más tolerantes con el otro.’

Los problemas que las comunidades tienen que enfrentar no son insignificantes: en el noroeste de Camerún existe la amenaza de Boko Haram. Allí, la vida de la gente gira en torno cumplir las necesidades humanitarias básicas. Además, hay el problema del matrimonio infantil y la mutilación genital. Temas que son tabú y según Sengafor de los que deberíamos hablar. Digital storytelling (la narración digital) puede ayudar a iniciar una conversación.

Por último, Sengafor señala cómo la conexión digital puede contribuir a la paz. ‘Camerún es un país con mucha diversidad. Una parte es paisaje de Sahel, otra es de sabana y otra es bosque. Nuestro país tiene más de 250 comunidades, cada una con su idioma propia. Esa diversidad hace que sea aún más importante de comunicar entre sí a través de todos los canales posibles. La comunicación es una manera de aprender a entenderse y apoya el camino hacia la paz.’

© Comundos

Formación en Guatemala.

Descolonizar el internet

Es una cosa ser inquieto de estar conectado. Otra cuestión es la gestión de datos una vez conectados.

¿Quién controla y gestiona la World Wide Web? Esta es la pregunta principal de Tierra Común en Colombia. Tierra Común es una red de periodistas, activistas, defensores de los derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil. Entienden la importancia de la conectividad global y se preocupan por la falta de transparencia en el robo de los datos.

Tierra Común tiene como objetivo proporcionar a las regiones remotas de Colombia acceso a la conectividad digital. Si necesario están dispuestos a ampliar redes locales si no se dispone de internet. Además, Tierra Común también pertenece a un movimiento internacional de tecnologías no alineadas. Este movimiento fue creado para reducir la dependencia de los grandes actores tecnológicos como Google, Microsoft, Apple, Facebook, entre otros. Este movimiento cuestiona tanto el modelo estadounidense basado en lucro de Silicon Valley, como el modelo chino de centralización de control. También, quieren descolonizar los datos del internet.

‘No solo colonizan nuestras tierras y nuestros recursos naturales, pero también todos los ámbitos de nuestra vida’, diz Julio Gaitán, director del Centro ISUR (Internet e Sociedade da Universidade de Rosario) en Bogotá.

Junto con Comundos, Tierra Común dará pronto un curso para los profesores de la comunidad indígena Wayuu. Una comunidad que vive en el noreste de Colombia, en la península de La Guajira. Miles de venezolanas que huyen su país entran Colombia a través de esa región remota. Julio Gaitán explica en una conversación de WhatsApp que las aptitudes en los TIC y en la narración digital pueden ayudar a contactar los venezolanos y colombianos y llamar la atención a este problema.

El Norte y el Sur

Pero la narración (digital storytelling) también sirve para acercar el Sur y el Norte. En Evergem, la narración ofreció nuevas perspectivas en tiempos de corona. El ayuntamiento apoya varias iniciativas del Cuarto Pilar en África y América con el Consejo Municipal de Cooperación Internacional (GRIS). Se trata de iniciativas privadas hechas por los ciudadanos belgas que quieren apoyar un proyecto en el Sur que a muchas veces han conocido por contacto personal.

Cuando muchas iniciativas, yendo de festivales a puestos de caridad, fueren canceladas por la pandemia, la comunicación digital ofreció una oportunidad para un enfoque nuevo y más substantivo. Junto con Comundos, el ayuntamiento puso en marcha un proyecto en el que los socios del Sur se relacionaron con una circunscripción de Evergem a través de la narración digital.

‘Al principio se notó bastante resistencia de la gente de aquí’ cuenta el embajador del Norte-Sur, Koen De Baets. ‘Muchos tienen más de 65 años y no siente muy a gusto en el mundo digital. Pero para ellos también, este proyecto y aprender sobre las habilidades técnicas fueron experiencias muy instructivas.’

Una sorpresa aún mayor fue la respuesta del Sur. Renuncias al control al dejar que la gente del Sur Global crea su historia’ explica De Baets. ‘Se han invertido los papeles: se les daba muy bien a los socios del Sur buscar imágenes y contar sus historias y la circunscripción de Evergem se convirtieron en espectadores y testigos de las historias del Sur, en vez de ser benefactores. Además, les socios del Sur expresaron como querían que se desarrollara sus proyectos.’

El proyecto se terminó con un ‘festival de cine’ en el que se proyectaron una decena de narraciones y se entregaron varios ‘Oscar’. ‘Fue un proyecto muy laborioso, pero muy instructivo para todo el mundo’ concluyo De Baets.

Más intercambio a través de la narración digital

El intercambio entre los municipios flamencos y el Sur no se limita solo a Evergem. También Sint-Niklaas, que tiene un acuerdo de hermanamiento con Tabacounda en Senegal, utilizó la narración digital para contar los problemas locales. Por ejemplo, los habitantes de Tabacounda hablan de su lucha contra el cambio climático:

También Merelbeke, que está asociada con Toucountuna en Benín, descubrió como se asegura el suministro de energía para los cursos con la instalación de paneles solares en los edificios:

Y también de se cuenta la historia de Sahi Boukari, jefe del Departamento de Tierras y Medio Ambiente de Toucountuna. Se escucha como Merelbeke apoyó al municipio en la concienciación de los puestos del mercado sobres las medidas higiénicas y sanitarias:

 

 

traducción: Melina Cajal Allue

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3248   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift

Over de auteur

  • Latijns-Amerika & ecologie
    Alma De Walsche schrijft over ecologische thema’s, van klimaat- en energiebeleid, over landbouw- en voedsel tot transitie-initiatieven en baanbrekers. Ze volgt al enkele decennia Latijns-Amerika, met een speciale focus op de Andeslanden.