El gran fraude de carbono

Para 2012 Bélgica y Flandes comprarán por más de 100 millones de euro cada uno aire purificada para cumplir con sus obligaciones de Kioto. El mercado de reduccion de emisiones en países pobres avanza. MO* siguió el dinero hasta India y vio un desierto lleno de fatamorganas y una oasis.
Lejos del foco de la atención pública en Copenhague magnates de industria del Sur firman contratos con gobiernos en países ricos acerca de gastos de sus reducciones de emisiones. El mercado global en “aire purificada” ya vale más de 100 mil millones de dólares. En él, la venta de Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL) es una de las maneras más importantes para negociar aire limpia: países ricos inviertan en desarrollo sostenible en países pobres. Más de la mitad de las reducciones de CO2 que Flandes y Bélgica han prometido, puede ser realizado en otro sitio, a condición que el desarrollo realizado para eso causa menos emisiones  que hubiera sido el caso sin la transacción.

Himanshu Thakkar de South Asia Network on Dams, Rivers & People realizó una investigación para donantes occidentales y llegó a una constatación estremecedora. ‘De los doce proyectos de MDL que he investigado, ni uno de ellos había reducido sus emisiones de verdad.’ Kushal Yadav del Centre for Science and Environment de India queda - a base de sesenta proyectos investigados - en un resultado más mediano de “treinta a cuarenta por ciento de todos los proyectos MDL no reduce las emisiones’. Barbara Haya de California University investigó los últimos seis años 85 proyectos de MDL en India y China. Ella concluye que ‘mucho más que la mitad de los proyectos MDL no lleva a una reducción de desecho’. MO* viajó a India, porque es el país que cuenta la mayor parte de los proyectos de MDL y la mayor parte de los proyectos belgas.


Yash: una cereza belga en el pastel indio



En Faizabad, estado federado de Uttar Pradesh, la corriente se corta constantemente. Esta es la razón por la cual, dice Santosh Pandey, director financiero de Yash Paper Limited, la producción de electricidad es imprescindible. Yash dejó de comprar electricidad de la red desde 2001 y trabaja desde años con corriente verde producido por su misma compañía. Santosh: ‘Todavía utilizamos un por ciento de combustible fósil: para los camiones que traen biomasa por nuestro caldera de bio.’
Con la expansión de la producción se necesita más electricidad. Según el prospecto que Yash presentó en marzo 2005 con el Securities and Exchange Board de India, un caldera de bio extra le costará 19,56 millones de roepie por MW producido. El primero de Avril 2007, más de dos años después, se decida que el caldera de Yash es un proyecto de MDL. Bélgica puede hacer ejecutar una parte de su deducción de desecho por Yash. En la solicitud se encuentra la siguiente motivación: ‘El proyecto anticipa en una readaptación de combustible fósil a biomasa y así disminuirá el desecho de gas que contribuye al efecto invernadero.’ La compañía nunca ha utilizado combustible fósil, pero Yash tiene una explicación. ‘Sin este proyecto la energía que necesitamos vendría de la red regional, que funciona principalmente con centrales de hulla.’
Santosh, quien escribió el documento, dice sin embargo que la compañía nunca utilizaría electricidad de la red. Se hace aún más extraño cuando vemos la prueba de las barreras de inversión. En ello leemos que el precio es de 73 millones de roepie por MW y que se necesitará entonces dinero del mercado de carbono. Eso es casi cuatro veces más que el precio indicado en el prospecto para un caldera parecido que fue presentado dos años antes con las autoridades indios. En otro proyecto indio parecido resulta que el precio es de 21 millones de roepie por MW.

Un sondeo internacional de 2007 dice que 86 por ciento de los empresarios encuestados opinan que ‘en muchos casos los ingresos del mercado de carbono son la cereza en el pastel, pero no determinan la decisión de inversión.’ En el caso de Yash se tomó la decisión de inversión en febrero 2004 y la decisión de dar créditos de carbono el primero de abril 2007. La suma exacta se mantiene en secreto, como siempre.
Yash afortunadamente es una compañía respetable. Centenares de campesinos reciben una suma pequeña para las pieles de arroz que Yash se les compra. Durante la visita comentada Santosh me enseña tres escuelas bien equipadas que Yash ha construido a la par de la fábrica. S.K. Yadav, el ingeniero del caldera de bio, me explica junto a los hornos que en el futuro quiere hacer cemento de la ceniza y que Yash impuso sus propias normas de recyclage químico. La subvención belga sin embargo no hará ninguna diferencia para el cambio de clima, porque la compañía ya tomaba la decisión correcta.


Rampur: destrucción sostenible



El tipo de proyecto más común en MDL es la central hidroeléctrica. En China el gobierno valón compra créditos de una presa grande por la cual centeneras de personas han debido mudarse, pero MO* visitó en India un proyecto de agua sin presa. En teoría la central hidroeléctrica en Rampur, estado federado de Himachal Pradesh, solo tiene ventajas. La compañía Satluj Jal Vidyut Nigam Limited (SJVNL) construye un túnel en el cual agua fugaz hasta 412 MW producirá energía renovable. La construcción empezó casi tres años antes la solicitud de los créditos MDL fue aprobada. El dinero MDL entonces no se necesita  de verdad y no llevará a más reducciones de CO2, pero quizás es un proyecto de desarrollo sostenible que por lo menos dará empleo temporal a mil personas.

Vimal Bhai, un experto de ríos, no está de acuerdo. ‘Este proyecto no purifica el ambiente, el proyecto borra la naturaleza.’ Durante un paseo en pueblos cercanos vemos vertederos ilegales con lodo del túnel, en el medio de pueblos y a la par de escuelas. Kailash Bramta, presidente de la organización que sale en la defensa de los pueblerinos afectados: ‘Esta gente da en arriendo su tierra a la compañía, que solamente tiene la autorización para colocar barracas temporales para los obreros.’ Las tierras se han quedado sepultado bajo los escombros, cuyo polvo cubre todo en los alrededores. Kailash enumera las consecuencias: menos cosechas y más cosechas contaminadas, animales enfermas, más asma, costos de transporte extras para pasto limpio para los animales… La compañía se esfuerza para abordar el problema? Kailash deja esta pregunta para Rajesh Negi de Sarpata, quien enseña su cuello lleno de erupción. ‘Cuando SJVNL empezó a utilizar sustancias químicas para limpiar sus hormigoneras, empezamos a tener esta alergia de piel.’

El túnel de agua atraviesa las capas de agua que normalmente proveen los pueblos de agua, que tiene como consecuencia que las fuentes se desecan. Los vehículos de tanque de agua que la compañía implementa en compensación proveen apenas suficiente agua para uso domestico, y mucho menos para irrigar los campos polvorientos. Según la ley el proyecto debe tener también de antemano un plan de gestión del agua que a través de repoblación forestal y presas pequeñas debe conservar agua. No obstante, en Rampur el túnel ya está finalizado por tres cuartos, mientras el plan no existe todavía. La compañía prometió de continuar con el aprovisionamiento de agua potable para todas las casas, pero cuatro años después de esta promesa SJVNL no ha pagado no más de un cuarto del dinero necesario. Kailash: ‘Ni suficiente para empezar la construcción.’

Cuando enseño una copia del plan de rehabilitación y refundación, cuatro delegados del pueblo Aberi están sorprendidos. Muebles para la escuela, cocinas gratis: cuando repaso la lista del plan oficial, comienzan a reírse. Después de una discusión resulta que las 215 familias que han debido mudarse han recibido su compensación monetaria, pero no recibieron el empleo fijo prometido. Jogender me indica casa por casa las casas rajadas ‘por las explosiones del túnel’.

En un encuentro de delegados de cinco de los ocho pueblos afectados pregunto como está ‘el permiso temprano e informado’. Jogender: ‘Cual permiso?’ Los representantes de pueblo dicen que en ninguno de los ocho pueblos se hizo la votación necesaria. Sin embargo la compañía transfirió un número de certificados ‘Sin objeción’ al Banco Mundial, que actúa como intermediario para el gobierno español que tomará los créditos. Jogender: ‘Cuando me pidieron de firmar una hoja de papel vacía, no acepté, pero sé que en otros pueblos sí firmaron.’


Contabilidad en orden



Eva Filzmoser de “CDM Watch”,  reclama que en los proyectos MDL hay muy poca atención para el objetivo englobada de desarrollo sostenible. Bajo las reglas actuales cada país puede determinar que es lo que entienden cuando hablan de desarrollo sostenible. India tiene una institución que debe repeler los proyectos no sostenibles del sistema, pero esta no ha detenido ninguno de los más que mil proyectos indios.
Por esta razón, el gobierno belga ha formulado un nuevo criterio. En su selección de proyectos el gobierno federal pide asesoramiento a especialistas en la ciudadaná y contrariamente al gobierno flamenco excluye ciertos proyectos de antemano. Así la posibilidad que la política federal seleccione proyectos no sostenibles es menos grande. Flandes siempre refiere a acuerdos internacionales y acepta cada enfoque, también para la cuestión más delicada en el comercio de carbono: gases HFC-23. Con el uso de HFC-22 para producir gases para refrigeradoras se liberan gases HFC-23. Estos causan, por unidad, 11.700 veces más calentamiento que CO2. Hay suficientes razones para prohibirlos en la Unión Europea, pero en India y China se construye nuevas fábricas que solo obtienen ganancias destruyendo HFC-23. El mercado para la destrucción HFC-23 es mucho más grande que para HFC-22. Michael Wara de Stanford University’s Law School calculó en 2006 que los proyectos HFC-23 en el CDM en ese momento rentaran por lo menos 4,7 mil millones de euro, mientras que una prohibición mundial de HFC-22 y la substitución de ellos por otros gases de refrigeración costará más o menos 100 millones de euros. El mercado HFC-22/23 vale 47 veces más que una prohibición.


Sirsa: una oasis vulnerable



Lieven Top, el asesor del ministro flamenco de medio ambiente Joke Schauvliege, a veces se queja en un debate público de la pura palabrería que otros países compran. Cuando preguntamos sobre eso la administración dice que respeta las reglas internacionales del juego. El argumento indicado para comprar extras créditos sin criterios de grandes fondos de carbono es ‘la difusión del riesgo’. Lo que importa es que Flandes está en orden con su contabilidad. Pero también los criterios sostenibles del gobierno federal no bastan, porque no hay medios de control en el campo. Un funcionario que ya no pudo seguir viéndolo, dijo off the record que ‘los proyectos que de verdad disminuyen el desecho y los proyectos sostenibles siempre pierdan, justo porque es menos seguro que producirán los créditos.’ Esto explica porque proyectos de repoblación forestal representan menos de un por ciento del mercado de CDM completo.

Cerca de Sirsa, en el estado federado occidental Haryana, se encuentra el primer proyecto de repoblación forestal registrado dentro de los CDM en el mundo. Al borde del gran desierto Thar el departamento local de bosque hinca nuevos árboles en los campos empobrecidos que los campesinos ponen a la disposición para eso. El gobierno toma los costos de la plantación y el mantenimiento por su cuenta, mientras que los campesinos recibirán el dinero del CDM.  Ellos siguen siendo propietario de los terrenos y aún de los árboles.  Una asociación con representantes locales dividirá el dinero entre los campesinos que participan. En una visita a las plantaciones Baldev Dhaial, presidente de la asociación, dice que ‘los árboles no solo absorban carbono. Para nosotros también sirven como protección contra el desierto que está ganando terreno, los árboles purifican el aire y hacen subir el nivel del agua subterránea de nuevo.’ Otros campesinos lo respaldan con entusiasmo. Uno de ellos dice que los árboles harán fértil a la tierra nuevamente, que también generarán frutas para la venta y que las ramas muertas son perfectas para usar en la cocina domestica. Este proyecto ayuda a la gente de adaptarse a los problemas del cambio de clima y al hecho que el desierto gana más terreno. Además combate la pobreza.
Lamentablemente este oasis es muy vulnerable también. Cuando el silvicultor Raj Kumar Jangra nos explica sobre las ventajas, vemos un pastor con rebaño yendo hacia la plantación. Jangra: ‘Este año tuvimos insuficiente lluvia monzónica y las tierras para pastar están resecos, así que tenemos que proteger más las plantaciones.’ Otro riesgo es la temporalidad del almacenamiento. En cada momento, por ejemplo cuando la cosecha fracasa, el campesino puede tomar la decisión de cortar o vender sus árboles. Una parte del carbono guardado terminará en el atmósfera de nuevo, aunque una parte grande queda bajo el suelo y en la parte de la madera vendida que no se quema. Los riesgos son grandes, pero la Comisión Europea apoya este proyecto de prueba exactamente porque tiene mucho potencial. Pero el oasis en Sirsa elabora una disminución verdadera de desecho de invernadero que seguramente es cien veces más pequeño que la producción fequa del proyecto en Rampur.


Las cuestiones quedan



Profesor Aviel Verbruggen de la Universidad de Amberes, miembro del IPCC, pone que el comercio de emisión fuera de control y los CDM burocráticos ‘son manifestaciones de los obstrucciones en la política de clima que provienen de la mala voluntad de los elites ricos para dedicarse al desarrollo sostenible.’ El gobierno federal trata, aunque sea como elefante en un chinero, de actuar cuidadosamente. El gobierno flamenco ni es prudente.
Y mientras todo mundo se aventura en el terreno resbaladizo extranjero, inversiones en el propio país no aparecen. El tribunal de cuentas satiriza en una evaluación muy afilado que el gobierno federal invistió en tan pocas conexiones entre parques de viento “off shore” y nuestra red de electricidad que hoy solamente se realizaron 30 de los 2010 2000 MW parques de viento “off shore” planeados. El dinero necesario quizás literalmente se hizo humo. Aún con criterios estrictos la pregunta queda: que tan durable es una política que quiere comprar créditos en un mercado que por más de la mitad no existe de área purificada pero de pura palabrería?

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift

Word proMO* of Doe een gift