Empresas estatales como instrumentos de la política

La caída del Muro de Berlín significaba para muchos que la economía capitalista liberal iba a lograr- y vencerlo todo. Sin embargo, las economías emergentes reprimen hoy en día por gran parte la idea de que la globalización y las empresas privadas conduzcan la economía mundial. Ahora que China, Brasil, Rusia y los demás países con sus empresas estatales parecen sobrevivir de mejor manera la crisis, la suerte está de nuevo echada.

  • Gazprom El presidente ruso Putin con Alexey Miller, CEO de Gazprom. El gobierno ruso posee más de la mitad de las acciones del gigante de energía y utiliza los ingresos de la empresa entre otros para los gastos sociales aumentados del país. Gazprom

El hecho que ochenta por ciento de las empresas chinas sean propiedad del estado o disfruten protección del gobierno chino no es sorprendente. Sin embargo, también en otros países de crecimiento las empresas más grandes son a menudo propiedad del estado.

A través de estas empresas estatales, el gobierno puede controlar mejor el mercado. A la vez, los estados utilizan las empresas estatales para alcanzar objetivos políticos.

Gazprom

La compañía eléctrica y del gas ruso Gazprom es un buen ejemplo de esto. El gobierno ruso posee más de la mitad de las acciones de la compañía. Este mismo gobierno subió también los impuestos para Gazprom para poder financiar así los gastos sociales aumentados.

El año pasado, el ministerio de finanzas aumentó los impuestos a la extracción de recursos naturales para producentes de gas con 61 por ciento. La presión tributaria de Gazprom hará más que doblarse este año. La compañía dejó saber que perderá unos dos millones de dólares de beneficios en 2012. En 2011 la compañía tuvo todavía 30 por ciento de ganancias más que en el 2009.

Inversores privados en los países BRICS hacen menos beneficios hoy en día que lo esperable. Visto que las empresas estatales en estos países persiguen también otros objetivos que la maximización de beneficios, los inversores a menudo salen perdiendo en estos tiempos de crecimiento económico reducido.

Mercado de energía

Muchos gerentes se siguen comportando como si la globalización y la iniciativa privada siguieran dictándolo todo. No obstante, se puede desprender de datos recientes que no aciertan totalmente. Sobre todo en el mercado de energía son las empresas estatales que cortan el bacalao. Se desprende de un informe de la oficina de gestión Mc Kinsey que las trece compañías de petróleo más grandes – según las reservas de las que disponen – son empresas estatales.

Empresas como Saudi Aramco, Gazprom y China National Petroleum Corporation (CNPC) tienen reservas de petróleo más grandes que cualquier compañía de petróleo privada. En la lista de las compañías petroleras más grandes – basada en sus reservas de petróleo crudo – la primera empresa privada, Exxon Mobile, ocupa únicamente el decimocuarto lugar. De hecho, la cifra de ventas de compañías como Exxon Mobile y Shell sigue siendo más grande que la de las empresas estatales, pero la distancia se está reduciendo. En la lista Fortune Global 500 con las 500 empresas con la cifra de venta más alta el proveedor de energía chino Sinopec sólo debe ceder lugar para Wall Mart, Shell, Exxon Mobile y BP.

Imitación

Los gobiernos no únicamente controlan el mercado de energía mediante las empresas estatales. No, grandes países de crecimiento como la China y Rusia han enseñado el camino a empresas estatales en diversos sectores y muchos otros países en vía de desarrollo se inclinan a imitarlos. Los gobiernos de estos países de crecimiento más pequeños no prevén renunciar a sus empresas estatales más importantes, incluso si no son muy eficaces o a veces hasta deficitarias.

El hecho de que esto no siempre se logre es ejemplificado por Vietnam. En 2006 entraron en vigor una serie de reformas que pusieron las empresas estatales aún más bajo el poder del gobierno. Críticos indican que, efectivamente, el gobierno ganó más control, pero que lo que hace falta es una gestión adecuada. Empresas estatales vietnamitas como EVN (electricidad), Vinacomin (minería) y PetroVientam (petróleo y gas) están afligidos por altas deudas y constituyen un punto flaco en cuanto a la corrupción. En abril de este año incluso se condenó a nueve gerentes de Vinashin, la empresa de construcción naval nacional, a veinte años y más.

Diferentes tipos de empresas estatales

No se puede equiparar todas las empresas bajo control del estado. En China, por ejemplo, existen tres tipos importantes de empresas estatales. Estos tres juntos ocupan ochenta por ciento de la bolsa.

El primer tipo es el más conocido. Se trata de empresas grandes, sobre todo del sector financiero o del sector de Telecom, transporte o energía. A pesar del hecho de que estas empresas estén similares a empresas totalmente privadas, generalmente sólo un treinta por ciento de sus acciones está a la venta.

Al segundo tipo pertenecen las empresas que forman una especie de joint-venture entre una empresa privada y el gobierno. Se trata a menudo de empresas occidentales que buscan acceso al mercado chino en pleno crecimiento. Los chinos, por su parte, se interesan por la pericia occidental y obligan estas empresas extranjeras a trabajar juntos con las empresas chinas. Así, las empresas occidentales corren el riesgo de que los chinos traten de obtener la mayoría de acciones una vez adquirida la pericia.

En el tercer grupo encontramos las empresas privadas que disfrutan del control del Estado grande en el mercado. Ejemplos típicos son las empresas de Internet chinas. Los sitios chinos disfrutan de la actitud hostil de su gobierno frente a concurrentes occidentales como Google y Facebook.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 3190   proMO*’s steunen ons vandaag al. 

Word proMO* of Doe een gift