Foro Social Mundial trama nuevo consenso

La globalización neoliberal se estanca en la crisis. En el Foro Económico Mundial de Davos ya no saben qué hacer. ¿Podrá indicar el Foro Social Mundial el camino? La nueva edición pareció tan fervorosa e indecisa que las anteriores. A pesar de esto, hubo más consenso que nunca.
Hubo 8809 organizaciones inscritas, más de 2000 talleres y 100.000 participantes. El noveno Foro Social Mundial (FSM), que se realizó en la ciudad brasileña de Belém, tenía el mismo aspecto que los anteriores, igual de diverso, dinámico, infinito y ocasionalmente caótico. Greet Vandendriessche, jefe de prensa del sindicato cristiano ACV: ‘A veces era difícil de encontrar el buen camino. El foro estuvo muy portugués. La traducción no se daba por entendida en pequeños talleres y en sesiones grandes hablaban tan fuerte que no se podía entender la traducción.’ Thomas Miessen del Servicio International del ACV notó sobre todo la presencia masiva de los sindicalistas jóvenes brasileños. ‘Era increíble, impresionante. Nosotros ya no tenemos ese tipo de poder. Esto da esperanza para el futuro. Ellos definitivamente presentaron temas diferentes que las que se presentan en las grandes redes internacionales: pedagogía, cultura, teatro, espiritualidad. Estuvo muy “Amazónico”.’

Bastantes observadores constataron que la participación extranjera se había disminuido en comparación con los foros anteriores y culpan a la crisis que le impidió a algunos pagar el viaje. El sindicato socialista ABVV intentó de actuar en contra invitando a nueve sindicalistas del Sur (particularmente de África). Eddy Van Lancker, secretario nacional del ABVV: ‘Tenía la impresión que África y Europa estaban menos representados pero America Latina estaba omnipresente. Se sentía el viento Bolivariano del continente izquierda Suraméricano, por decirlo así. De cualquier modo, encontré la presencia de tantas organizaciones tanto más gratificante.’

Punto de encuentro

Eddy Van Lancker no tiene la impresión de que el foro logró dar una respuesta a la crisis.  ‘La palabra clave era definitivamente la crisis, tanto político como financiero, ecológico… pero no hubo una reacción unánime.  Las organizaciones son demasiado heterogéneas para eso.’ Thomas Miessen veía tampoco formarse un programa de acción colectiva. ‘El foro sigue siendo ante todo un espacio de diálogo, no tanto de decisiones. La situación en las distintas regiones es tan diferente que se hace difícil definir un solo punto de vista.’
El manifiesto del FSM plantea explícito que el foro es “un punto de encuentro abierto donde se reflexiona, debate, intercambia experiencias y donde grupos y movimientos de la sociedad civil conectan acciones que se oponen al neoliberalismo y la preponderancia del mundo por el capital.” Además “nadie puede hablar en nombre de una de las ediciones del For”. El llamado Consejo Internacional del FSM coordina unas cuantas cosas pero “no es una autoridad en una estructura de poder” y… “no reclama representar de ninguna forma la sociedad civil mundial”. Este consejo está formado por cientos de organizaciones de casi todos los países pero sí intenta respetar los equilibrios geográficos y sectoriales.
Desde el inicio el Foro adoptó una posición humilde porque los miles de participantes valoran mucho la democracia y la diversidad. Esto complicó las decisiones acerca de acciones colectivas. El FSM ni dispone de un órgano que puede tomar este tipo de decisiones. Sin embargo este FSM parecía más orientado hacia la acción que en las ediciones anteriores. Lo comprobó el Consejo Internacional del FSM cuando alineaba todas las declaraciones y convocatorias. ‘Nunca antes hubo un consenso de este tamaño en un análisis de la situación y en las propuestas de acción. Esto es un gran adelanto’, según el profesor belga emérito François Houtart, que tiene años de formar parte del Consejo. Francine Mestrum, quien participa en el Consejo en nombre de la Federación Internacional de los Derechos Humanos, comparte la opinión de su compatriota. Mestrum: ‘Aspiramos consenso y miramos mucho la diversidad. Pero este foro está bajo influencia política, no solo con la visita de cinco jefes de Estado, pero también con la aprobación de una larga serie de agendas de acción colectivas. Los movimientos para los Derechos Humanos, las mujeres y el medio ambiente y los sindicatos eran los más emprendedores. Se esforzaron al maximo por convergencias y lo lograron bastante bien por primera vez. Por un instante decían que el FSM iba a proclamar el año 2009 como año de acción global, pero no lo lograron. Los brasileños temen hacer pasar cualquier cosa como resolución de “El FSM”.
Manifestaciones mundiales el 28 de marzo!

Asambleas

Arnaud Zacharie, secretario general del 11.11.11. francés, cuenta como trabajaron en un consenso respecto a la crisis financiera: ‘Fue por primera vez que, en el último día del foro, los organizadores juntaron los participantes de los talleres del mismo tema en asambleas temáticas y estas últimas en una asamblea de las asambleas. Además muchas ONG’s vinieron a Belém con la voluntad de formular demandas concretas. La crisis ya no permite que el FSM siga siendo únicamente un foro de debate. Por esto mismo hubo contacto entre las diferentes asambleas temáticas durante el transcurso del foro para identificar puntos de contacto. El penúltimo día teníamos ya un texto que fue propuesto en cuatro asambleas. Esto hizo posible la aprobación por un grupo importante de participantes de una convocatoria con demandas concretas y una agenda de acción. No fue aprobado por el FSM, ya que esto sencillamente no es posible. Ahora vamos a intentar de tener la aprobación de un máximo número de organizaciones.’
El texto, mencionado por Zacharie, convoca reformas radicales de las finanzas (vea www.choike.org/gcrisis).
Muy llamativo es la convocatoria de manifestar en todo el mundo desde el 28 de marzo, para este “nuevo modelo” antes de la cumbre G20 de los países ricos, que se realizará principios de Abril en Londres.
La Central sindical Internacional (IVV) no ha firmado el texto. Algunos de sus sindicatos afiliados, en cambio, sí han firmado. Pero el IVV se movilizará para la cumbre de los G20. ‘Ya teníamos pensado hacer algo para la cumbre de los G20 y las conversaciones en Belém han reforzado ese plan’, respalda Mathieu Debroux del IVV. Esto demuestra como el FSM puede estimular procesos sin manejarlos.

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3229   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift