La intervención de China en Africa y América Latina

El dragón cruza el río tanteando las piedras

La relación entre China, África y América Latina ayudará a dar forma al mundo en el siglo XXI. Cuáles son los contornos de su cooperación? Y qué significará para Europa? Una respuesta bajo la forma de siete preguntas.

Mucho ha sido escrito sobre China haciéndose más y más presente en África y América Latina durante los últimos años. En mucha de esa literatura suena sorpresa y además inquietud. Lo que es por una parte comprensible porque el surgimiento chino es algo relativamente nuevo. Pero si aceptamos que cada uno es igual – lo que hacen los países occidentales por definición cuando se meten como defensores de los derechos humanos – es muy normal que la nación más poblada del mundo, y hace poco también con los ahorros más grandes, está llamativamente presente en todos los rincones del mundo. Igualdad implicaría que tendrían estar más presente que la UE y los EEUU juntos. Ellos “solamente” representan los 800 millones de inhabitantes en comparación con1.3 mil millones de chinos.

1. Son nuevos los contactos chinos con África y América Latina?

La República Popular China ha sido activa en ambos continentes hace mucho tiempo. La cooperación internacional de China está caracterizado por una cierta continuidad durante décadas. Ya en 1954 el primer ministro Zhou Enlai suponía el interés mutuo, como la igualdad, la soberanía y la independencia de los asuntos domésticos. África, China y también América Latina se encuentran en eso, porque comparten la experiencia de la opresión europea y/o de la hegemonía americana.
Sin embargo durante esa continuidad también hay cambios. El significado del interés mutuo tiene una gran evolución. En el 2010 el interés mutuo es sobre todo un interés económico. Pero en el época de Mao, la inspiración de China era mucho más ideológica. Construía grandes obras infraestructurales en cambio de apoyo política, como por ejemplo la distancia diplomática de Taiwán y la Unión Soviética. Este motivo político explica porque China entre el 1967 y el 1973, en aquel entonces un país muy pobre, dedicó hasta el 5 por ciento de su presupuesto a la cooperación al desarrollo. Un récord histórico, sobre todo para un país en vías de desarrollo.

2. Está exportando China su propio modelo de desarrollo al África y América Latina?

La constatación en China que la competición y el funcionamiento del mercado bajo determinadas circunstancias puedan ser positivo y resultar en mejores resultados que la planificación central, se traduce en Pekín también en cooperación internacional. Hoy en día hay mucho más diversidad en comparación con el período maoísta cuando China casi solamente investaba en iniciativas del estado. China intenta de reanimar proyectos improductivos del estado dándoles más autonomía y una orientación más hacía el mercado, muchas veces cambiándoles en operaciones conjuntas con compañías chinas.
En su cooperacón internacional China aplicaba sobre todo instrumentos cuales también contribuían a su propio desarrollo. China por ejemplo firmó un acuerdo bilateral con el Japón respecto a las materias primas en los años setenta. China ofreció petróleo o carbón en cambio de fábricas y tecnología. Hoy en día celebra acuerdos parecidos con países africanos: esta vez China suministra la infraestructura, las fábricas y la tecnología, y los países africanos a su vez las materias primas.
Además, China empezó operaciones conjuntas con empresas occidentales. Las empresas recibían acceso al mercado chino, mientras que China recibió acceso a la tecnología, la gestión moderna y puestos productivos. Ahora China empieza operaciones conjuntas con socios africanos.
En casi todos los países asiáticos orientales el control del gobierno sobre el dinero por bancos estatales y una política monetaria era un instrumento crucial del desarrollo. Eligían “campeones nacionales” entre las propias empresas y esas empresas recibían todas las oportunidades con créditos baratos para desarrollarse en los sectores determinados por el gobierno. China hizo y hace lo mismo, pero el control sobre el dinero también importa en su cooperación internacional.
Bancos públicos como por ejemplo el Banco de Desarrollo de China o el Banco Chino Exim (exportaciones e importaciones) no tienen la maximización del beneficio a corto plazo como objetivo sino los objetivos estratégicos de la política y economía china. Los bancos conceden préstamos con diferentes intereses, dependiente de las selecciones políticas detrás de los préstamos. De esa manera China puede empezar proyectos cuales son más dificiles para empresas europeas: los países europeos casi ya no disponen de bancos estatales. El Banco Mundial como instituto intergubernamental tiene la posibilidad para hacerlo, pero funciona más lento que los bancos chinos. Además impone mucho más condiciones, también sociales y ecológicas, por las cuales en realidad a veces pierde la posibilidad.
China se pone pragmática y aprendiendo cuando está utilizando sus instrumentos. “Cruza el río tanteando las piedras” (mozhe shitou guo he). Como en la política doméstica, nuevas ideas se prueba a escala reducida. Cuando los resultados son positivos, se aplica la idea a escala más grande.

3. Será posible una relación entre África, América Latina y China de la que los tres pueden aprovechar?

Esa potencia existe entre otras porque hay una complementaridad entre África y América Latina por un lado y China por el otro lado. África y América Latina disponen de muchas materias primas. China tiene un hambre non aplacado para materias primas, para si mismo pero también porque el taller de la producción mundial tiene que aplacar nuestro hambre por una parte. Ese hambre causa el incremento de los precios de las materias primas y contribuye de esa manera al crecimiento de los ingresos nacionales de muchos países en África y América Latina. Con el rendimiento de sus materias primas pueden pagar las carreteras, las  plantas generadores, las escuelas y los hospitales que necesitan tanto. Pocos pueden construirlos más baratos que las empresas chinas. Esas empresas producen vestimientos, zapatos, televisiones, móviles, ordenadores y herramientas para el campo muy baratos. Como consecuencia los africanos y latinoamericanos pueden comprar más con sus ingresos. Pero al otro lado, no tan positivo, la importación china compete con las empresas industriales en África y América Latina hasta que desaparecen. En el sector de textil ya muchos puestos han desaparecido.
América Latina es un productor importante de alimentos. China por el otro lado es un país pobre en tierra que no puede alimentar su población masivamente con carne sin importar pienso. China también alquila tierra en África. Esos proyectos corren al riesgo irse a expensas del aprovisionamiento local de alimentos.
Se está desarrollando posiblemente otro complemento que pueda solucionar eso. El gobierno chino quiere que las empresas chinas “salgan” (zou chuqu) y construyan sucursales en otros continentes: de esa manera abordan nuevos mercados, y pueden utilizar fácilmente las materias primas. Sobre todo la deslocalización de industrias contaminantes y de un alto coeficiente laboral se incentiva. Lo que puede crear puestos en África y América Latina. Cómo se desarrollará sigue siendo incierto, porque también en China mucha gente suena con un puesto fuera de la agricultura. Como consecuencia sigue siendo delicado cuando empresas chinas crean puestos en otros lugares. De todos modos ya hay ejemplos de operaciones conjuntas industriales en Nigeria y Etiopía entre empresas africanas y chinas cuales pueden competir con la importación china. Entre Europa y África o América Latina el complemento es menos evidente.

4. Es la intervención china en África una nueva forma de colonización?

Empresas chinas no toman en cuenta las normas laborales locales y el cuidado medioambiental. Y utilizan muchas veces la corrupción para alcanzar sus objetivos.
No. Los chinos no conquistarán países, pero cuando los africanos y latinoamericanos – en primer lugar sus gobiernos – lo juegan mal, pueden encontrarse en una posición dependiente. Lo que es crucial es que ellos mismos tienen una visión sobre como pueden aprovechar de su relación con China. En general se puede poner que la posición de negociador de los países africanos contra el oeste se fortalece por el surgimiento de China como socio alternativo. Además, el enfoque chino puede mantener África en su papel como suministrador de materias primas, como hizo el oeste también. China da acceso a construcciones infraestructurales y posiblemente a tecnología e industria, pero también constituye un competidor industrial quien ya ha costado muchos puestos. Mucho dependerá del enfoque de los países mismos.
Como donante China queda relativamente pequeño al nivel mundial y al nivel africano. Los EEUU o el Banco Mundial son donantes mucho más grandes. Si uno cuenta con todas las formas de financiamiento (préstamos, inversiones, créditos públicos de exportación), China llegará a ser un jugador importante en África según la investigadora americana Deborah Brautigam. Después de los EEUU y Alemania, China ocupa el tercer lugar.
La ayuda de China está más concentrada en grandes obras infraestructurales. En ese sentido la intervención china puede ser complementaria a la ayuda occidental, que se dirige más hacia los sectores sociales.
Una parte de la irritación europea y belga sobre la intervención china en África es comprensible desde el hecho de que, depués de varias experiencias negativas, hemos decidido de distanciarnos de obras infraestructurales y de la contaminación comercial de la ayuda. Los chinos no lo hacen. Trabajan con ayuda vinculada: las obras que financian, se realizan por empresas chinas. Al otro lado gran parte de lo que realiza China en África – por ejemplo los grandes acuerdos de cambio – no es ayuda. China tampoco lo dice, es una situación de la que ganan los dos. Como consecuencia es incorrecto de comparar ese enfoque con nuestra ayuda y tomar conclusiones sobre su ayuda.

5. China está poniendo los EEUU en la sombra en América Latina?

No. Los EEUU siguen siendo hasta ahora un inversor mucho más grande y socio comercial que China. El surgimiento chino hace disminuir la hegemonía americana. El éxito del modelo de desarrollo chino y las malas experiencias con el modelo de desarrollo neoliberal impuesto por Washington – con como remate la crisis financiera – dejan a los líderes latinoamericanos de seguir su propio camino. Sin embargo es llamativo el aumento de la presencia militar de los EEUU en América Latina durante los últimos años. Queda la pregunta si haya fronteras a la emancipación de América Latina.  

6. Cuál es la crítica más importante de la actuación china en los dos continentes?

Empresas chinas no prestan mucha atención a las normas políticas locales y al cuidado medioambiental. Desde el principio de no mezclarse China tampoco está dudando hacer comercio con estados prestando poca atención a los derechos humanos y la democracia. Empresas chinas muchas veces utilizan la corrupción para alcanzar sus objetivos. Probablemente la mayoría de los países occidentales se apunte tantos en todos esos campos, no obstante su recorrido tampoco queda sin errores.

7. Es posible para la cooperación internacional occidental de aprender algo de China?

Quizás. Porque los países occidentales ayudan más, y también lo enfatizan más, llama más la atención la contradicción entre esa ayuda y lo que causa en otros campos como el comercio, el medio ambiente o la migración. Eso parece lamentablemente una falta en coherencia. Cuando los EEUU, con ayuda como lubricante, impulsa a los estados africanos de mala gana a acuerdos de comercio libre y al mismo tiempo anuncia que está ayudando África, eso no siempre suena muy creíble. Los acuerdos amenazan la clase de los campesinos africanos y proporcionan la UE con una posición preferente con respecto al nuevo competidor comercial China. Los Europeos son más ambiciosos y como consecuencia corren el riesgo de perder.
Porque en China la ayuda es solamente un aspecto pequeño de su política y porque en esa ayuda casi siempre esperan un interés mutuo, hay menos acento en la ayuda. China no es tan ambiciosa. El interés mutuo es el principio dominante y es más fácil llegar a una coherencia en eso que en la política de ayuda.
Eso no significa que el enfoque chino para África o América Latina por definición inculca menos que la política europea (ayuda y parcelas adyacentes juntos). No existe ninguna duda sobre que la ayuda occidental ayuda a mucho más personas a corto plazo – y además salva la vida – a través de fondos para la enseñanza, la atención sanitaria, la ayuda en caso de emergencias o ayuda alimentaria… Lo que es positivo. Creemos también que la presión occidental a veces apoya y mantiene con vida a fuerzas locales positivas, como activistas para los derechos humanos y los sindicatos.
Otra pregunta es cuánto de la ayuda occidental es sostenible. Siguen viviendo los proyectos de ayuda cuando ya no hay dinero? Cuáles son los resultados cuando se toma en cuenta las consecuencias negativas de por ejemplo nuestra política comercial? Cuando se toma todos esos pensamientos en cuenta, la opinión deja de ser tan claro – lo que ya muchas veces resulta de evaluaciones.
El hecho de que los chinos interceden por el interés mutuo, puede contribuir a que solamente empiezan cosas cuando serán sostenible. Es posible. Y eso puede tener efectos más radicales que a veces pensamos. Cuando una operación conjunta china con empresas nigerianas causa el surgimiento de una burguesía nigeriana en quienes interés es de aumentar la producción, y de esa manera crear puestos, es positivo para Nigeria. Si también es al favor de la burguesía que el estado – corrupto – nigeriano suministra ciertos servicios – electricidad, transporte, enseñanza, seguridad jurídica -  eso crea una dinámica de hacer algo contra uno de los problemas grandes de África: el mal funcionamiento del estado.
Es una casualidad que Bob “Live Aid” Geldof empieza ahora con el fondo de inversiones? Probablemente no. Inversiones pueden ser una forma sostenible de cooperación, pero también puede ser explotación de la que no queda casi nada útil. Pero también ayuda – y eso es lo que nos confronta personalmente porque desde que podíamos pensar, creemos que el Norte rico tiene que ayudar el pobre Sur – tiene muchos talones de Aquiles: que paraliza en lugar de activar, que cooperantes al desarrollo trabajan un período tan corto en un lugar que no piensan en sostenibilidad… Buena ayuda supone muchísimo de todos los interesados.
No queremos emitir un juicio definitivo y general, para eso la problemática es demasiado y este marco limitado. No sabemos en que resultará la participación china, pero una cosa es cierta: China cambia las proporciones.

John Vandaele y Marc Vandepitte escribieron un ensayo más amplio sobre este tema. Qué hace China en África y América Latina? se puede bajar gratis en www.MO.be/papers.

Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift