La sociedad a dieta

La UE está revisando completamente su Política Agrícola Común, que entraría en vigor en 2014 (véase Una agricultura más verde y más justa en la UE). Debemos preguntarnos si la reforma de la política agraria, en el estado actual, ofrece una respuesta a los obstáculos presentes y a las tareas futuras.

  • Google Earth Paisaje agrícola, con el amarillo de la colza, en Bosc-le-Hard en el norte de Francia Google Earth

La UE está revisando completamente su Política Agrícola Común, que entraría en vigor en 2014 (véase Una agricultura más verde y más justa en la UE). Debemos preguntarnos si la reforma de la política agraria, en el estado actual, ofrece una respuesta a los presentes obstáculos y las tareas futuras (véase Una agricultura desequilibrada).

Desde hace años, los ecologistas de Flandes en el Parlamento Europeo abogan por una política agraria más verde. Nos preguntamos si están contentos. El miembro del Parlamento Europeo Bart Staes (partido verde de Flandes, Groen!) explica: “es un paso ecológico en la dirección correcta, pero depende de la interpretación concreta si esta reforma se convierte en historia.” Aunque Staes manifiesta su satisfacción sobre la más amplia atención por el clima, sí señala una debilidad porque no se impone obligatoriamente el treinta por ciento de recursos para las medidas ecológicas.

Oportunidad perdida

Como ningún otro partido, los ecologistas en el Parlamento Europeo han defendido una agricultura más ecológica y más social, con figuras claves como José Bové. La reforma de la PAC, según aseguran los ecologistas seguidos por una mayoría del Parlamento Europeo, podría por lo menos reducir nuestra dependencia del importe de proteaginosos del sur (sobre todo la soya de Brasil). También se puede trabajar en aquellos cultivos en los Estados miembros de Europa Oriental, donde se dispone del espacio suficiente.

Sería un paso importante disminuir igualmente el robo de tierras en el sur. En este momento, Europa incauta millones de hectáreas para el consumo de alimentos en otras partes de Europa. Que en la actualidad no se aborde ese problema de manera efectiva constituye una oportunidad perdida y una laguna significativa para llegar a un sistema socialmente justificado y ecológicamente sostenible, según afirman las críticas.

Seguridad alimentaria

Además se enfatizan aspectos como la sostenibilidad y la competencia con la misma insistencia en el texto de opinión del Comisario Europeo Ciolos. Se teme que el deseo de aumentar la producción vaya a minar la sostenibilidad. El relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, Olivier De Schutter, añade en este contexto que la elevación de la producción supone un foco demasiado limitado. La seguridad alimentaria no es únicamente una cuestión de demanda y producción, informa De Schutter. Se trata de un asunto que tiene que ver con un buen sistema de división, justicia social y derechos humanos.

Otro aspecto del pensamiento “productivista” es el despilfarro en el mercado de alimentos. Se estima que se pierde o se tira un tercio de la producción alimentaria global para el consumo humano, alrededor de 1,3 mil millones de toneladas por año. Otros hábitos de consumo lo pueden remediar. Aproximadamente la mitad de la producción de cereales se destina a los alimentos para animales. Una dieta alternativa puede reducir notablemente la demanda creciente.

Un cambio profundo

Desde la base, las organizaciones agrícolas y alimenticias han defendido desde hace años un modelo agrícola más sostenible y más justo. El verano pasado, se encontraron en el Foro Nyeleni, que tuvo lugar en Krems, en Austria. Allí emitieron en una declaración común un llamamiento para la soberanía alimentaria en Europa y para un cambio profundo de los patrones de producción y consumo.

Hasta en el mundo académico se pone de manifiesto aquel llamamiento. Por encargo de la Comisión Europea, un equipo de científicos, entre los cuales destaca el economista de agricultura Erik Mathijs (Universidad Católica de Lovaina), ha investigado algunos escenarios de futuro para la agricultura europea. Los resultados se pueden encontrar en el llamado informe SCAR (Standing Committee on Agriculture Research). Las conclusiones de los investigadores van mucho más allá de las propuestas que se debaten actualmente en Europa.

Se debe abordar la producción y el consumo simultáneamente. Además, la eficiencia y capacidad de recuperación son las nuevas prioridades que se deben elegir, aparte de la productividad. Los investigadores afirman que no se puede realizar la transición necesaria si seguimos con la historia conocida de la productividad aumentada. Para llegar a un modelo sostenible, también los sistemas de alimentación justos y la “suficiencia” son importantes.

El investigador Mathijs opina que un modelo agrícola fuerte únicamente se puede conseguir si existe además un modelo de sociedad sólido. No basta con la implementación de determinadas correcciones ecológicas. “Un modelo agrícola basado en la agroecología solamente se puede lograr si se establece una estructura diferente de la sociedad”, concluye Mathijs. Considerando este criterio, a la política agrícola europea le queda mucho trabajo por hacer.

Lea los otros artículos sobre la agricultura europea y la reforma de la Política Agrícola Común de la UE

Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift