Las estrategias alternativas de las fuerzas emergentes

En el campo de la economía o de las finanzas los países BRICS adoptan otro enfoque que la tradicional estrategia neoliberal de los países occidentales. También otros terrenos, como la energía, el clima, la política social, la seguridad y la paz son abordados de manera diferente por los países emergentes.

  • Associated Press Tráfico en las afueras de Ahmadabad, India, con en el fondo chimeneas de fábricas. Los países emergentes, con India y China a la cabeza, no quieren estar equiparado a los países ricos si se trata de esfuerzos relacionados con el clima y el medio ambiente. Associated Press

Energía y medio ambiente

Thijs Van de Graaf de la Universiteit Gent indica que los estados de los países emergentes también desempeñan un papel más grande en el campo de la energía. ‘Bajo Putin el estado se hizo el amo de las compañías eléctricas y del gas más importantes en Rusia. En el Brasil Petrobas toma posesión del terreno. Empresas estatales fuertes de China e India viajan por el mundo buscando campos petrolíferos y gasíferos interesantes. Para los países de crecimiento, la seguridad de abastecimiento es más importante que la sostenibilidad, los derechos humanos o la democracia.’

En la última cumbre CNUCYD los países en vía de desarrollo indicaron que sólo a través de la industrialización es posible crear empleos. El problema: quien dice industrialización, dice gases del efecto invernadero. Taffere Tesfachew, responsable dentro de la CNUCYD para ‘los países menos desarrollados’: ‘Tememos que la economía verde sea una manera de proteger la economía de los países ricos. Reconocemos la importancia de un consumo y una producción más verdes, pero nos preguntamos: ¿cuán rápido esto debe cambiar? Y, ¿qué pasa en el ínterin? Los países en vía de desarrollo quieren industrializarse y esto es imposible sin un uso más intensivo de las materias primas.’

Peter Wittoeck sigue las negociaciones del clima para nuestro país desde 1998. ‘Al principio el tratado del cambio climático hizo una distinción clara entre los países que debían hacer esfuerzos (los países ricos, jvd) y los que no debían hacer esto. El crecimiento explosivo de los BRICS ha socavado esta distinción.’

Es que, sin esfuerzos de los países emergentes, no se puede guardar el ascenso de la temperatura a menos de dos grados. El dossier del cambio climático ciertamente se ha vuelto más complicado con el crecimiento de estos países. Wittoeck: ‘Desde hace algunos años los países emergentes luchan fuertemente para mantener la diferencia entre ellos y los países ricos lo más grande posible. Sobre todo China e India lo juegan muy duro: estos países siempre han sido buenos negociadores. Lo nuevo es que ahora coordinan sus opiniones en función del llamado grupo BASIC con compuesto por estos dos países y también el Brasil y Sudáfrica. En Copenhague también las opiniones de este grupo fueron decisivas para el resultado final.’

Arena social

Los ingresos de los países emergentes han aumentado mucho en los últimos años, pero no fueron divididos igualmente. Un estudio del OCDE de finales del 2011 indica que la desigualdad en India, China, Sudáfrica y Rusia ha crecido mucho, pero sí ha bajado en Indonesia y en Brasil, aunque la diferencia sigue siendo más grande que en Europa Occidental.

La desigualdad salarial es todo un tema en los países en vía de desarrollo. ‘Llegó a ser el problema más grande del gobierno chino’, testimonia Yu Yongding. Por esta razón levanta los salarios mínimos, trata de mejorar la posición de los empleados con una nueva ley del trabajo y está trabajando en una seguridad social mejor. Sugeng Bahagijo, director del ONG Infid, duda del hecho de que la desigualdad en Indonesia haya decrecido, reconoce que, con la aprobación de una ley a la seguridad social esta primavera, el país va por buen camino. ‘Esta ley instaura instituciones que deben desarrollar el derecho universal al cuidado y a la jubilación.’

Maria Wiesebron enumera una serie de iniciativas con las que el gobierno brasileño quiere actuar contra la desigualdad: ‘Bolsa familiar y Fome zero son programas conocidos, pero también existe ‘Luz para todos’ que quiere proporcionar corriente a todas las familias. Además, también están en marcha programas masivos de alojamiento social.’

En India la situación es menos buena. Amartya Sen y Jean Drèze clarifican que la India, aunque creció más que el Bangladesh, marca menos puntos en casi todos los parámetros sociales. El diplomático Amar Sinha no desmiente el problema: ‘No se trata de mala voluntad de la parte del gobierno; simplemente no logra cumplir con todos sus objetivos.’

Desde hace muchos años Luc Cortebeeck está involucrado en el trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y, por el momento, dirige el grupo de empleados en el consejo de administración de la OIT. ‘Los países emergentes cambian la situación en la OIT. Son por parte responsables del hecho de que, a finales de mayo del 2012, con Guy Ryder por primera vez un representante de empleados llegó a ser Director General de la OIT. Tanto América Latina como Asia y África han votado para él. Alguien como el diplomático brasileño Rafael Leme, quien representa América Latina y el Caribe en el consejo de administración, realmente tira del carro social. Países como el Brasil y la China apoyan la introducción de una seguridad social a nivel internacional. Están ampliando ahora su propia seguridad social y prefieren no entrar en competencia con países en los que todavía no hay seguridad social.’ En este sentido el progreso social es facilitado por la emergencia de los países de crecimiento.

Democracia y derechos humanos

‘El modelo de desarrollo de Asia del este atribuye más importancia al crecimiento económico, a la independencia política y a la cohesión social que a los derechos humanos, la democracia y los mercados no-regulados’, dice Gregory Chin de la York University en Canadá. Queda claro que los países emergentes son menos dispuestos a darle una lección el uno al otro en estos campos. Maria Wiesebron: ‘El Brasil democrático no se ocupa de la situación interna de otros BRICS como Rusia y China. Mostrar un dedo amenazador hace demasiado europeo.’

No obstante, también China y Rusia forcejean con estos asuntos, como se destaca de la energética protesta contra la reelección de Putin. La China se topa con que la gente próspera exige más participación. Yu Yongding: ‘La ventaja de tener un estado fuerte es que se pueden tomar más rápidamente iniciativas de desarrollo. En China se necesitan unos pocos meses para construir una carretera de circunvalación, mientras que esto es imposible en India. A medida que la población china se va haciendo más próspera y más educada, esto se hará igualmente más complicado en China. Lo mismo vale para la contaminación del medio ambiente. El gobierno constatará que es más difícil imponer sus planes de crecimiento sin el apoyo de la población.’ No se puede saber cómo terminarán las cosas, pero queda claro que, en el futuro, el paternalismo occidental se tragará cada vez menos.

Seguridad y paz

El bien público mundial más importante – la paz – se gestiona en diferentes gremios, de los cuales el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es el más importante. Una nueva división de poderes, incluyendo a India, Brasil o Sudáfrica como miembros permanentes, se ha considerado necesario durante veinte años ya, pero nunca se pasa al acto.

Los países emergentes quieren paz para poder seguir con su desarrollo económico. Recalcan su fe en un mundo multipolar – un mundo con varios polos poderosos y no una sola superpotencia que puede cambiar todo de signo. Esta división de poder suena muy positivo, pero también es un desafío administrativo.

‘La Guerra Fría, con dos superpotencias que hicieron acuerdos entre sí, fue más estable. Un sistema multipolar es de por sí inestable’, sabe Rik Coolsaet, profesor en política internacional de la Universiteit Gent. ‘Los países cooperan mientras tienen la idea de que están defendiendo sus propios intereses. Pequeños cambios en la observación pueden transformar una situación de cooperación en una situación de antagonismo.’

En este contexto realizar los bienes públicos globales que hacen falta en el mundo no cae de por sí. A pesar de esto, se espera que la envergadura de los problemas mundiales y los encuentros en el seno del G20 y de otras organizaciones puedan prevenir lo peor. ‘Nunca se puede descartar por completo la posibilidad de una guerra, pero es mucho menos probable que en el siglo XIX, ya que ahora existen instituciones internacionales, la política se ha democratizado más y las democracias no entran a la guerra tan rápidamente, y porque se ha dispersado la idea de que las guerras son una aberración.’

Sea lo que sea, seguir una política global con varios bloques con trasfondos diferentes será uno de los retos más grandes de este siglo.

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3195   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift