LOS DISTURBIOS POR ALIMENTOS ESTAN EN AUMENTO EN TODO EL MUNDO

El Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon calificó como “la nueva cara del hambre” la reciente crisis alimenticia. No se caracteriza tanto como escasez sino porque las masas ciudadanas no pueden comprar los alimentos por los precios fuertemente en alta.
Las consecuencias son protestas sociales, agresiones y disturbios. La situación explotó por primera vez en octubre de 2007 cuando una multitud enfurecida incendió negocios en el estado indio de Bengala del Oeste. Un mes después cientos de jóvenes rompieron una enorme cantidad de vidrios y se quemaron gomas en el centro de la capital senegalesa Dakar para protestar contra los altos precios. En febrero de este año hubo disturbios en Burkina Faso. Hubo saqueos en negocios, y edificios del gobierno fueron incendiados. En la misma época una huelga por los chóferes de taxi en Camerún se transformó en protestas contra los elevados precios alimenticios, murieron 24 personas y más de 1.600 manifestantes fueron arrestados.
En Marruecas 34 personas fueron arrestados por participar en protestas similares. En Yemen los precios de pan y otros productos alimenticios subieron al doble en cuatro meses, causando disturbios resultando por lo menos 12 muertos. En Egipto hubo peleas entre las personas que estaban haciendo fila por pan y hubo 4 muertos. En Indonesia subieron los subsidios con un tercio para evitar violencia. Joachim von Braun, Director General del Instituto Internacional de Manejo de Alimentos IFPRI, habla de un “tema serio de seguridad”. Gian Carlo Cirri, director del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en Senegal, advirtió el año pasado que el 2008 será un año muy peligroso. La constante suba de los precios afecta a una creciente parte de la clase media citadina, que se congregan en la calle y, por la cantidad de personas involucradas, forman un peligro para la estabilidad política y social.
Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift