Niger sufre una crisis humanitaria que afecta a más de la mitad de su población

El número de personas con hambruna en el país africano sigue aumentando después de las últimas sequias sufridas, que han provocado la pérdida de cosechas y la escasez de alimentos. Las agencias británicas de ayuda humanitaria han realizado un llamamiento porque cerca de la mitad del país está pasando hambre en la actualidad. Muchas escuelas están perdiendo alumnos debido a que éstos emigran con sus familias en busca de comida.

Níger, situado en el centro de Africa, posee el peor Índice de Desarrollo Humano del mundo. El estar situado en el desierto Sáhara provoca que en numerosas ocasiones las cosechas no fructifiquen y mucha gente no tenga comida para alimentarse. El problema se agrava si tenemos en cuenta los cambios de gobierno que sufre el país producidos por golpes de estado, el último ocurrió el pasado febrero, donde el presidente Tandja Mamadou fue derrocado del poder. En la actualidad el país está gobernado por una junta presidida por el oficial Salou Djibo.

Los niños tienen que abandonar la escuela


El problema de la crisis de comida afecta en todos los sentidos al país. En muchos casos las familias con menos recursos tienen que emigrar hacia las ciudades más importantes el país o en otros casos a otros estados para poder tener algo de comida que meterse en la boca, lo que provoca que en muchas ocasiones los ninos tengan que abandonar sus estudios por necesidades mayores. Ésto se ha visto fortalecido debido al fracaso que ha tenido la cosecha este año y la subida en el precio de los alimentos, que muchas familias no pueden permitirse.
Acorde a los últimos datos que se han revelado más de siete millones de personas no tienen suficiente comida con la cual alimentarse. Normalmente esto suele ocurrir en esta época, pero este ano se ha aumentado en más de medio millón. La situación ha provocado que muchas familias hayan abandonado todo para ir a buscar trabajo, o como ocurre en una gran cantidad de casos pedir en las calles..
Boukar kolomi, director de los servicios educativos en Zinder dice que “las perspectivas de futuro son muy duras pero los padres no pueden dejar a sus hijos en sus hogares ya que es difícil mantener la solidaridad entre los miembros de las comunidades cuando nadie tiene nada para comer”. En dicha región el 37% de los alumnos se han visto obligados abandonar la escuela. Esta crisis educativa afectará y muy gravemente al país, que está sufriendo un retroceso en el programa educativo por culpa de la crisis humanitaria.
El único rayo de luz que se puede vislumbrar viene por parte del nuevo gobierno, que como no ocurría en otras ocasiones, está intentando informarse sobre que regiones están más necesitadas y están realizando llamamientos para recibir ayuda. El nuevo primer ministro recorre el país para informarse de los problemas de hambruna existentes a lo largo y ancho de todo el estado.

Los hospitales se llenan


Los centros médicos de las regiones más afectadas no dan a basto, en muchas ocasiones tienen que poner incluso a “dos o tres niños en la misma cama debido a la falta de recursos con la que tienen que lidiar y a las habitaciones tan pequenas”.Por ello, organizaciones como Oxfam y Save the children están aportando ayuda para erradicar esta crisis provocada por la sequía.
Muchos de las personas y menores que son llevados a los hospitales provienen de regiones del sur donde predomina la cosecha del cereal, por lo que deberían ser las menos afectadas. Dichas regiones están sufriendo como los que más porque el problema no es la cantidad de alimentos, es la distribución de los mismos. La realidad de la crisis en Níger no tiene tanto que ver con la producción, sino con la extrema pobreza que existe en determinadas regiones, donde las familias no tienen dinero para poder acceder a los alimentos, debiso al aumento de precios provocados por la liberalización y la especulación.
Save the Children dice que si esto continua, unos 400.000 menores se encuentran en riesgo de morir. Lo que ocurre en la actualidad es que no hay alimentos, la próxima cosecha se espera para septiembre y mientras tanto la gente necesita ayuda, porque sino todo el país se encontraran bajo mínimo.

La ayuda está en camino


Tras analizar las zonas más afectadas, el gobierno, UNICEF y otras organizaciones han intervenido para tratar de frenar está crisis humanitaria. Porque cada problema en la cosecha, o ya sea por una sequía más larga, muchos más ninos mueren. Hasta ahora no se había realizado casi nada para combatir esto. En la actualidad, tras la grave crisis las agencias han aprovechado la oportunidad para lograr más apoyo internacional.
La asociación española Médicos sin Fronteras con ayuda de otras organizaciones ha logrado tratar a más de 30.000 ninos, demostrando que si todos colaboran se pueden lograr progresos. Pero todo esto no dará buen resultado hasta que las propias familias tengan dinero para poder pagar por los servicios médicos y los alimentos.

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3195   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift