ONGs belgas espiados por servicio secreto colombiano

El día miércoles 19 de mayo la UE y Colombia firmaron un nuevo acuerdo comercial, a pesar del escándalo de espionaje por el servicio secreto colombiano. Este servicio secreto espiaba entre otros al Parlamento Europeo y a las ONGs Broederlijk Delen y Oxfam Solidariteit.
Raül Romeva i Rueda, miembro español del Grupo de los Verdes del Parlamento Europeo, provocando así la indignación tremenda de cada uno, salió con la noticia que el servicio secreto colombiano, llamado Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), está operando hasta en el Parlamento Europeo. 
El salió con esta noticia en la asamblea del 21 de abril en Estrasburgo, durante un debate sobre la estrategia de la UE para Latinoamérica, unas semanas antes de la Cumbre UE-Latinoamérica en Madrid, donde estaba planificado la firma del acuerdo comercial entre la UE y Colombia.

El DAS, según Romeva, está espiando a organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos, a ONGs y a instituciones de la UE y de la ONU, mas no pierden de vista a periodistas y todo el mundo que se atreve a criticar al gobierno colombiano. La información requerida se junta por espionaje, escuchar a escondidas y control de correspondencia de correos electrónicos. Miembros de la oposición son perseguidos judicialmente y criminalizados. Se falsifica testimonios y se arma campañas difamatorias para relacionar las ONGs con las FARC.

Desestabilización emocional




Las actividades a las cuales se refiere Romeva, forman parte de la tal llamada ‘Operación Europa’ del DAS. MO* encontró aún más blancos del DAS en Bélgica.
El colombiano Luis Guillermo Pérez, que radica y trabaja en Bruselas, sabe muy bien lo que significa ‘Operación Europa’. Pérez es el Secretario General de la Federación Internacional de las ligas de los Derechos Humanos (FIDH) y miembro de la ONG colombiana en defensa de los derechos humanos Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo. Por estas actividades él es uno de los blancos del servicio secreto. En octubre del año pasado entraron en su casa y robaron sus tres computadoras y un disco duro externo. Luis Guillermo Pérez dice: “No tengo ninguna prueba de que hayan sido los del servicio secreto colombiano, pero es muy curioso, porque aparte de eso no se llevaron nada más.”
De una conversación con el vicepresidente Santos, que habló más de la cuenta cuando se encontró con Pérez en Ginebra y en un encuentro personal con el actual Director del DAS, Felipe Muñoz, que había viajado a Bruselas especialmente a causa de las últimas revelaciones sorprendentes a finales de marzo, se confirmó que Pérez también está en las listas del DAS. A través del tribunal en Colombia, Pérez ha recuperado su archivo con el DAS.
Según el nuevo Director, estas prácticas ya no forman parte de las del DAS, pero Pérez lo duda. Cuando salió para México a finales de abril, su madre, que también vive en Bruselas, recibió una llamada desde Colombia: “El Presidente anuncia que se va, así que su hijo pueda volver a su país. ¿Y, mientras tanto, cómo está su hijo?” Pérez dice: “Ésta es la estrategia típica del DAS: quieren mostrar que saben dónde estás y que te tienen bajo su poder. Incluso involucran a tu familia en ésta práctica de desestabilización emocional. No veo que algo haya cambiado con el nuevo Presidente.”
También los nombres de Broederlijk Delen, Oxfam Solidariteit y Oidhaco (Oficina Internacional de Derechos Humanos Acción Colombia, con sede en Bruselas), son mencionados en los documentos del DAS. Por ejemplo se da la orden de investigar ‘si una de las empleadas de Broederlijk Delen tiene relaciones otras que profesionales con empleados de las organizaciones copartes colombianas’ e impedir que una solicitud de un proyecto de Broederlijk Delen para el Colectivo de Abogados sea aprobado por la UE. Pérez igual que Broederlijk Delen tenía una entrevista con del Director del DAS en Bruselas.

La Guerra sucia del DAS



Desde 2009 se ha formulado acusaciones contra el DAS porque ha ido demasiado lejos con escuchar a escondidos de forma ilegal a hasta los jueces en el Tribunal Supremo, por las campañas difamatorias e incluso la complicidad en homicidios.
En febrero de este año el periodista Hollman Morris hizo responsable al Presidente Uribe para las redadas criminales del DAS en la época 2002-2005 con director Jorge Noguera,  en un reportaje en el programa televisivo Contravía. En este momento Noguera está preso, acusado de ayudar a los paramilitares con asesinar a los dirigentes sindicalistas y miembros de la oposición. Pero la situación no mejoró mucho después del 2005. A principios de abril el Tribunal Supremo ha detenido al fugitivo Gian Carlo Auque, el ex Secretario General del DAS, junto con otras seis figuras destacadas del servicio. En ésta ocasión se ha decomisado todo un sinfín de documentos oficiales, que demuestran que había una operación ‘Europa’, de la cual la estrategia se constaba de infiltrar en el sistema judicial europeo, y en particular en desestabilizar la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
El periodista colombiano Juan Gossaín de la radio RCN se levantó la liebre el día 15 de abril, cuando tenía los documentos en la mano y estaba leyendo algunos párrafos en la radio en vivo.

Algunos gobiernos europeos, entre otros el gobierno alemán, invitaron al servicio secreto colombiano a aprender aquí cómo se espía a la población civil.
Acuerdo comercial de la UE



Romeva y dos miembros del Parlamento Europeo Catherine Gréze y Ulrike Lunacek, han instado a la Comisión Europea y al Consejo Europeo a que le piden al Presidente de Colombia Uribe una explicación, ya que el DAS depende directamente del Presidente. Sin embargo, Uribe niega todo con énfasis. Según el partiendo Jefe de Estado, todo es obra de la oposición, ahora que las elecciones presidenciales son venideras, con la primera ronda del 30 de mayo. Uribe utiliza el nuevo Director del servicio como pretexto.
Sin embargo, la cuestión es cuáles repercusiones este incidente tendrá para la UE. Mientras la Unión siempre está luciendo su política de derechos humanos, este suceso no le parece molestar. A finales de abril una delegación del Partido Popular español viajó a Colombia para limar las asperezas y para calmar los ánimos. A causa de las revelaciones sorprendentes de mediados de abril, los EEUU han cortado todo apoyo al DAS.
Según Luis Guillermo Pérez, Europa tolera una zona de penumbras que incluso estimula este tipo de actividades.
Pérez dice: “Algunos gobiernos europeos, entre otros el gobierno alemán, invitaron al servicio secreto colombiano a aprender aquí cómo se espía a la población civil. El DAS hizo prácticas en Alemania, pero también en Bruselas y en otros países europeos. No puede ser que los servicios secretos de Bélgica no se hubieran enterado nada de esto.” ¿Y la razón por esto?
Pérez: “Hay muchos intereses que están en juego. Primero los intereses económicos. Pero también hay tres grupos colombianos que figuran en la lista de redes terroristas: las FARC, el ELN y los paramilitares de las AUC. Por eso Europa quisiera saber si hay ciudadanos europeos que tienen contactos con estos grupos, de ahí que se hace la vista gorda en algunas ocasiones.
¿La Seguridad de Estado de Bélgica estaba al tanto con las actividades del DAS en Bélgica, y cómo actuará el servicio ahora que se ha revelado este suceso? El Administrados General Alain Winants dice: “No podemos responder a ésta pregunta. Lo que sí le puedo asegurar es que ninguno de los empleados del DAS ha hecho sus prácticas aquí con nuestro servicio secreto.”

Este artículo será publicado en el No 75 de la revista MO* en junio de 2010.
Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift