‘Oslo está muerto, liquidado en Gaza’

Mustafa Barghouti es el Secretario General de Almubadara, la Iniciativa Nacional Palestina. El movimiento fue fundado en 2002 y quiere lograr un Palestina independiente por medio de la resistencia pacifica. En una conversación con MO* Barghouti, el ex-candidato a la presidencia y médico de profesión, analiza las consecuencias del conflicto en Gaza para la cuestión palestina. ‘El futuro nos favorece.’
El contador está en 1340 muertos y 5400 heridos cuando Mustafa Barghouti toma el avión en Omán a la Franja de Gaza. ‘Esta es una de las guerras más bárbaras jamás visto por la cantidad de victimas civiles que fueron matados intencionalmente. Y eso en un periodo de tres semanas’, dice Barghouti al teléfono. ‘La guerra en Gaza es un punto de rotura en la historia de la cuestión palestina. Ha desenmascarado los crimines del estado de Israel y ha iniciado mundialmente un gran movimiento de solidaridad, lo cual se puede comparar con la solidaridad contra el régimen de apartheid en Sudáfrica.
Según usted, la guerra reciente en Gaza no fue contra el Hamas. Entonces, ¿por qué fue?
Mustafa Barghouti: La guerra se trata de la pregunta si los palestinos se aferran a sus derechos: Jerusalén como capital de los palestinos, los derechos de los refugiados y el derecho de vivir en dignidad y libertad. La guerra pretendía destruir la voluntad palestina de vivir como pueblo libre y obligar a los palestinos a dejar la lucha.
Israel dice haber ganado la guerra y Hamas sostiene lo mismo. ¿Qué opina usted?
Mustafa Barghouti: Aquí no se trata de una victoria pero de una derrota para Israel. A pesar de la gran cantidad de victimas y los estragos, Israel no logró destruir la voluntad palestina y la firmeza de vivir como pueblo libre. Al contrario. A pesar del silencio y la complicidad de la comunidad internacional, esta guerra ha desenmascarado a Israel y ha expuesto los crimines que el país comete contra la población palestina. Considero esta guerra como un punto de rotura en la cuestión palestina. Un punto de rotura que se puede comparar con los acontecimientos en Soweto en 1976, los cuales desenmascararon el régimen de apartheid en Sudáfrica y que iniciaron una protesta mundial. La guerra en Gaza ha revivido la cuestión palestina y la dio un nuevo inicio.
¿Cuál fue el efecto en los palestinos de Cisjordania?
Mustafa Barghouti: La guerra ha provocado dos cosas. Había un apoyo enorme para la resistencia y el derecho a resistencia. Y a la vez hay una gran desilusión en la Autoridad Palestina. Esa pretendía tener buenas relaciones con los Estados Unidos y encontrarse en una posición de negociación en cuanto a Israel. Pero cuando la guerra en Gaza estalló, la Autoridad no fue capaz de defender y proteger a su población. Además, ha hecho muchos errores.
¿Cuáles errores reprocha usted a la Autoridad Palestina?
Mustafa Barghouti: Entre otros, su reacción dura contra las protestas pacificas en Cisjordania y la detención de la ayuda humanitaria para la Franja de Gaza. Otro gran error era la coordinación con el poder de ocupación, cuando Gaza estaba bajo fuego. Pero el error más grande de Mahmoud Abbas y su Autoridad era la declaración que la guerra era culpa de Hamas. Abbas no ha jugado su papel como un líder que defiende a su pueblo como se debe. La consecuencia era que Hamas recuperó todo lo que había perdido de popularidad por las divisiones internas.
¿Qué explica la falta de energía de Abbas?
Mustafa Barghouti: La mala actitud de Abbas está basada en una visión errónea y una estrategia mala. Y eso se encuentra en la línea del error más grande desde los Acuerdos de Oslo hasta el día de hoy. El problema más grande es pensar que la Autoridad Palestina representa una alternativa para el movimiento de liberación. Eso también es exactamente lo que llevó a las divisiones internas y a la lucha para una Autoridad que finalmente no es autoridad. Todavía se trata de una Autoridad bajo una ocupación.
Ahora se están negociando para formar de nuevo un gobierno de unidad.  ¿Piensa usted que es posible?
Mustafa Barghouti: Solo bajo 3 condiciones. Primera, se necesita la verdadera voluntad para llegar a un acuerdo. Segunda, Hamas y Fatah deben de aceptar que no solo ellos gobiernan el pueblo palestino. Tercera, se necesita la fuerza suficiente para resistir la presión de afuera.
¿Quién obstaculiza más un gobierno de unidad, Hamas o Fatah?
Mustafa Barghouti: La Autoridad tiene muchos problemas. Su actitud ante la guerra en Gaza ha debilitado su posición para defender al pueblo palestino. Otro problema es que la Organización para la Liberación OLP se ha vuelto una organización cerrada la cual excluye a todos, no solo a Hamas y el Jihad pero también a nuestra organización Almubadara. Creo que el problema más grande para movilizar un gobierno de unidad es la oposición de Israel. Eso ya se notó en 2007. Cuando se formó un gobierno de unidad, Israel hizo todo para poner el mundo en contra. Primero los Estados Unidos se adhirieron a Tel Aviv, después la Unión Europea siguió. Era justamente esa presión que paralizó al gobierno de unidad y que lo llevó a su caída.
Israel no quiere saber de Hamas porque Hamas no reconoce a Israel.
Mustafa Barghouti: Si Israel tomara primero un mapa del país y definiera las fronteras, entonces hablamos de reconocimiento. No sabemos hasta el día de hoy sobre cuales fronteras Israel habla. Israel no quiere regresar a las fronteras de ’67, no quiere dejar a Jerusalén, no quiere desmantelar las colonias y no quiere reconocer los derechos de los refugiados. Israel quiere reconocimiento sin mostrar la voluntad de terminar la ocupación. Israel solamente ha reconocido a la Organización para la Liberación OLP pero no a un estado palestino; y eso es a mi modo de ver, un error grande. Si Israel acepta un estado palestino independiente basado en las fronteras de ’67 y la demolición del muro, entonces todo es posible. De eso estoy seguro.
Si Obama no cambia su política, las palabras y los valores que representa no tienen ningún significado.
Hamas también puede poner el primer paso y reconocer a Israel.
Mustafa Barghouti: El reconocimiento es un pretexto. Abu Mazen (Mahmoud Abbas) y la OLP reconocieron a Israel y discutieron durante un año en Anápolis. ¿Qué pasó después de estas negociaciones? Las colonias se expandieron por 38 veces. La cantidad de puntos de control ha aumentado de 521 a 696. La construcción del muro ha avanzado. La ‘judaización’ de Jerusalén ha continuado. Dejaron libre a 990 prisioneros pero arrestaron en el mismo periodo a 4590. ¿Dónde están los resultados de las negociaciones de paz? Israel no quiere negociar, no con aquellos que reconocen al país ni con los que no lo reconocen. El centro del problema es la ocupación y sin poner fin a la ocupación, no se puede obtener la paz.
Personalmente, usted prefiere la resistencia pacifica.
Mustafa Barghouti: No estoy en contra de otras maneras de resistencia, siempre y cuando la resistencia está de acuerdo con el Derecho Internacional. Hamas tiene el derecho de defenderse. Israel no puede exigir el derecho de defenderse sin respetarlo de los otros. La causa de la violencia no es la resistencia pero la ocupación. Sin embargo, yo creo que solamente una resistencia popular amplia y pacifica tiene futuro.
En los países árabes el pueblo salió a la calle, pero era llamativamente silencioso entre los gobernadores –piensa por ejemplo en Egipto.
Mustafa Barghouti: La resistencia popular fue grande y fantástica. La cantidad de gente que salió a la calle contra la guerra en Gaza fue enorme. No solamente en los países árabes pero en todo el mundo. Desafortunadamente el apoyo en el nivel oficial no fue tan amplio. Los gobiernos no siguieron a sus poblaciones, y eso no es nuevo. Nelson Mandela, quien cubre el símbolo mundial de la conciencia humana, fue quitado apenas hace 6 meses de la lista de terroristas de los Estados Unidos.
¿Qué piensa de la actitud de Europa?
Mustafa Barghouti: Muy decepcionante. Ahora me voy en camino a Gaza, el fósforo blanco todavía quema ahí. El uso de armas prohibidos, la matanza de civiles, el ataque en las escuelas de la ONU, todo aquello no ha detenido a los ministros europeos de ir a cenar con Ehud Olmert. También es terrible constatar que la UE mantiene todavía relaciones especiales con Israel y que los países democráticos que a fin de cuentas respetan los derechos humanos importan armas israelíes. Probar nuevos armas era de hecho una de las razones más importantes para el conflicto de Gaza. Israel es el cuarto exportador más grande de armas en el mundo.
¿Cual es su opinión acerca de la llegada de un poder exterior entre Israel y la Franja de Gaza?
Mustafa Barghouti: Según yo, aquellos que ahora piden tropas internacionales para la Franja de Gaza quieren proteger a la ocupación. ¿Por qué las tropas no van a Jerusalén? ¿Por qué no a Cisjordania para protegernos contra la ocupación? ¿Por qué no a El-Khalil para protegernos contra los colonialistas? Es la primera vez en la historia de la humanidad que se hallan dos fenómenos: que se exige de una población y una autoridad bajo ocupación garantizar la seguridad del ocupador, y que se pide al resto del mundo de proteger al ocupador contra la gente que está ocupando. Eso es penoso.
¿No iría de acuerdo con la presencia de un poder exterior?
Mustafa Barghouti: Desde luego. Estoy de acuerdo que Israel se retira de las regiones ocupadas. De Gaza, porque Gaza sigue bajo ocupación, y de Cisjordania. Solamente cuando se realiza esa retirada, se puede instalar un poder internacional en la frontera entre ambos países.
Aparte de la guerra en el terreno también hay una guerra en los medios. ¿Los palestinos ganaron la guerra?
Mustafa Barghouti: Hay una derrota palestina y árabe en este aspecto. A pesar de las victimas civiles, en muchos de los medios se seguían acentuando la responsabilidad destructiva de Hamas y el derecho de Israel para defenderse. El lado israelí es dominante. Hay una unidad en la historia de Israel. Con nosotros no es así. Algunos han responsabilizado al victima de la guerra. Al otro lado vemos por primera vez la innovación por la sociedad civil, quien por medio del Internet dio un foro a la voz palestina. Y de ahí tenemos que seguir trabajando.
¿Piensa usted que los Estados Unidos tomarán otro rumbo bajo Barack Obama en lo que concierne el conflicto Palestina-Israel?
Mustafa Barghouti: Eso es el desafío más grande. Si Obama no cambia su política, las palabras y los valores que representa no tienen ningún significado. Lo que esperamos de él, pero también de la Unión Europea, es que designe una comisión de investigación para investigar los crimines de guerra en la Franja de Gaza y para ayudar a levantar el bloqueo. Tal vez la gente no lo sabe, pero Israel bloquea todo y no deja entrar ningún pedazo de vidrio, ninguna bolsa de cemento y nada de madera. Y esto mientras la mayoría de las ventanas en Gaza se encuentran rotas. El bloqueo es una guerra organizada y constante.
¿Todavía es posible hablar de la paz?
Mustafa Barghouti: Es posible. Que sea dentro del marco de una conferencia internacional y en base a la implementación de las resoluciones de la ONU y el Derecho Internacional y no en base a lo que Israel quiere o no. Oslo está muerto, la última fase fue liquidada en Gaza.

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3229   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift