Peruanos se oponen a expulsión padre McAuley

El pasado 3 de julio el Ministerio del Interior instó al sacerdote británico que debía abandonar el país. El escrito dicta que Mc Auley ha venido participando en diferentes actividades de carácter político, como marchas de protesta y demás actos que constituyen “una alteración del orden público”. El gobierno se aferra al artículo 63 de la Ley de Extranjería que no permite a extranjeros participar en manifestaciones políticas y de protestas.
Pero el pueblo Peruano conoce bien a este hombre. Mc Auley los últimos años se ha dedicado a defender los derechos de las comunidades achuar afectadas por la contaminación provocada por los vertimientos indiscriminados de las empresas petroleras, en especial Pluspetrol. En los últimos días el Padre anuncío que se realizara una inspección hacia esta compañia por el derrame de más de 300 barriles de crudo en el río Marañón.


Un hombre del pueblo



Mc Auley junto a otros voluntarios creó la Red Ambiental de Loreto, RAL, que se ha dedicado a denunciar a las empresas e instituciones que atentan contra el medio ambiente.
Pero por lo visto el Gobierno de Alan García no aguanta las críticas a su política extractivista y pide el abandono del país del sacerdote inglés. Las comunidades indígenas a su vez elaboraron un memorial con el objetivo de mantener al parroco en el país. Ellos afirman que la expulsión sería un atropello contra ‘un personaje que se identifica plenamente con la realidad de la región Loreto y la problemática de los pueblos indígenas y el medio ambiente de nuestra Amazonía’.
Amnistía Internacional se dirigió al Ministro del Interior de Perú, Octavio Salazar, ‘para que reconsidere la expulsión del religioso británico Paul McAuley, presidente de la Red Ambiental Loretana y reconocido activista por el derecho a un medio ambiente sano’, ya que ‘de esta forma se estaría enviando el mensaje de que defender los derechos humanos y el medioambiente en Perú es una actividad legitima, respetada por las autoridades’.

No es un caso aislado


Para luchar contra la represión por parte del gobierno y la explotación de las multinacionales numerosas manifestaciones han sido convocadas, como la ocurrida en la plaza 28 de julio, en la que se exigía la no expulsión del Padre Mc Auley. El 7 y 8 de julio se protestará contra el crimen ecológico en el río Opamayo por el derrame de desechos tóxicos por parte de la minera Caudalosa Chica.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift

Word proMO* of Doe een gift