Por un metro mexicano con más igualdad de la mujer

En el metro del Distrito Federal de México se inició la campaña llamada ‘Viajemos Seguras’. La iniciativa la tomó el gobierno del DF y está dirigida a prevenir la violencia física y sexual contra las mujeres en la red del metro de la capital mexicana.
Por todas partes se ven carteles que estimulan a las mujeres a reclamar posibles abusos en un número especial. La presencia de cameras de seguridad sirve para aumentar la posibilidad de detener a los agresores. Además se reparten grandes cantidades de muñequeras con un mensaje muy claro: ‘Viajar seguro es nuestro derecho. El abuso sexual es una crimen’.
Las cifras de la Justicia mexicana demuestran que en el año 2007 las agresiones representaron 14 porciento de los casos de violencia contra las mujeres en el metro. En el mismo año se registraron 395 denuncias de tocamientos. Además, ese fenómeno no es nuevo. En el año 2006 se registraron 383 denuncias de agresiones en el metro, y también los años anteriores la cifra estaba alrededor de las 400. Una investigación del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México revela que la mitad de las agresiones tiene lugar dentro de los vagones de metro.

Uno de los objetivos de la campaña es estimular a las víctimas a denunciar las agresiones a la policia, porque hasta la fecha las denuncias eran muy raras. En conclusión, las cifras disponibles representan solamente la punta del iceberg. Socoro Viveros, que vive y trabaja en el Distrito Federal, ya no soporta la situación: ‘Hasta hace unos meses tomaba el metro para ir al trabajo, pero me ponía triste escuchar todos los comentarios sexistas cada día o, peor aún, que me metan la mano. Actualmente suelo tomar el taxi o buscar alguien que puede llevarme.’

Viajemos Seguras no es la primera medida del gobierno mexicano para hacer el transporte público más seguro para las mujeres. Por precaución reservaron los tres primeros vagones del metro entre las seís y las diez de la mañana y de la noche para mujeres y niños.  Los críticos opinan que esta medida es una solución engañosa y argumentan que se requiere un cambio de actitud fundamental. No obstante la gente utiliza masivamente los vagones separados. A partir de ahora hay personal de seguridad vigilando las rejas que separan a los hombres de las mujeres con el fin de prevenir que los hombres entran un vagón de mujeres “por azar”.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 3190   proMO*’s steunen ons vandaag al. 

Word proMO* of Doe een gift