Revolución a plazos

Este 19 de julio fue el trigésimo aniversario de la marcha triunfante del Frente Sandinista de Libéracion a la capital nicaragüense Managua. Con esto se terminó la dictadura de Anastasio Somosa. Hace dos años Daniel Ortega, el primer presidente sandinista, ganó las elecciones presidenciales otra vez, después de tres gobiernos neoliberales. Entre entonces y ahora hay un mundo de diferencia, pero para un sinnúmero de nicaragüenses el sandinismo queda sinónimo de un sistema nuevo, de un mundo más justo.
El autor uruguayo Eduardo Galeano califica la revolución sandinista de hace treinta años como ‘el periodo de una espléndida locura’.  Un ejército popular que se subleva en masa y que consigue poner término a la dictadura de Anastasio Somosa, hombre que terrorizaba  a toda Nicaragua con su Guardia Nacional desde hace 1936.  Fue la época de la Guerra Fría y de la doctrina marxista-leninista, pero también de la Teología de la Liberación y de los pobres que se rebelaron contra la opresión. 
Más de un coro de solidaridad en Flandes cantó a todo pulmón el himno de combate del FSLN – Frente sandinista de Liberación Nacional – compuesto por los hermanos Mejía Godoy.  La solidaridad flamenca con la lucha heróica en Nicaragua, era grande. Fue una revolución compartida, como dijo Sergio Ramírez, uno de los líderes de entonces.  En los últimos treinta años tanto Nicaragua como el FSLN recibieron golpes duros y se han vuelto las tornas a fondo.  Una guerra con los Contra’s, tres gobiernos neoliberales y dos huracanes destructores – Mitch en 1998 y Felix en 2007 – dejaron sus huellas. Pero el sueño sandinista de democracía, igualdad y solidaridad sigue vivo para decenas de miles de nicaragüenses.

Sandinismo en el año 2009


A primera vista no sobran motivos para festejar.  Nicaragua es el segundo país más pobre de América Latina, después de Haïti.  El 47 por ciento de los 5,7 millones de habitantes viven en  pobreza según las estadísticas oficiales, pero cifras recientes de ECOSOC (la Comisión de Naciones Unidas por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales) hablan de 77,8 por ciento de gente que sobrevive con menos de 2 dólares al día.  Más de 60 por ciento de la población  activa está trabajando en la economía informal.
Cuando llegó al poder en enero de 2007, el gobierno Ortega concibió una serie de programas sociales para hacer frente a las necesidades primordiales, retomando así el sueño sandinista de partición y de justicia social.  Ya aumentaron tres veces el salario mínimo legal y el empleo en el sector público redobló hasta 83 000 puestos a finales de 2008.  Los gastos sociales triplicaron.  Aún más gente tiene acceso a agua potable limpia y a enseñanza,  atención médica es gratis y hay programas de alojamiento social.  El programa más notable es Hambre Cero.  La intención fue iniciar un programa de entrega de ganado, semillas y herramientas agrículas a 75 000 de familias rurales, para que con esto puedan iniciar una pequeña empresa.  A finales de mayo la organización de Naciones Unidas para la Alimenticia, FAO, elogió a Nicaragua, porque este programa está promoviendo a la vez la salud, el desarrollo rural y el aprovisionamiento de alimentos.
Enseñanza también es una prioridad.  Medidas sociales suplementarias como cheques de víveres, ayuda en los gastos de transporte y pequeñas mochilas con útiles escolares estimulan a familias pobres para mandar asus hijos a la escuela.  El 19 de julio, cuando festejan el trigésimo aniversario de la revolución sandinista, declararán a Nicaragua libre de analfabetismo.  Para remitir los programas sociales a la población, fundieron Comités de Participación Ciudadana (CPC) que coresponden en su mayor parte a los Comités de Defensa Sandinista (CDC).

Amigos de antes y de ahora


Para el financiamiento de su gestión social Nicaragua está recurriendo casi totalmente a Venezuela. CEPAL, la Comisión Económica por Latinoamérica, estima el apoyo financiero  venezolano a Nicaragua - aparte de la liquidación de un paquete de deuda de 31,8 millones de dólares-  a unas centenas de millones de dólares.  Estos se gastan en en proyectos energéticos, en asistencia médica y en crédito agrícola.  El gobierno de Chávez provee Nicaragua de petróleo a tárifas favorables. Cincuenta por ciento de las entregas tiene que ser cancelada dentro de tres meses, mientras que la otra mitad va a un fondo especial para programas sociales. El país tiene un plazo de 25 años para saldar este 50 porciento a Venezuela.
La ALBA (Alternativa Bolivariana), la interrelación cooperativa socioeconómica de Venezuela, de Cuba y de otros paises latinoamericanos de tendencia izquierdista, provee la gestión de Ortega de oxígeno vital.  Al mismo tiempo el tratado de libre comercio con los EE.UU. – el CAFTA-DR en lo que, aparte de Nicaragua, otros paises centroamericanos forman parte – seguirá también, a pesar del discurso anti-imperialista de Ortega.
Otro socio estratégico es Rusia.  En diciembre del año pasado firmaron los dos paises convenios de colaboración para energía, navegación espacial, aparatos militares y agricultura.
Las relaciones con Rusia aún tienen más importancia desde que la Unión Europea y los EE.UU. bloquearon su ayuda al desarrollo de Nicaragua a finales del año pasado. Lo hicieron por el presunto fraude en las elecciones municipales de noviembre.  La UE suspendió los 37 millones de dólares, asignados para el presupuesto de 2008. Tampoco pagó los 94 millones que habian sido reconocidos para 2009 y que aún no se había entregado. 
Los EE.UU. suprimieron 64 millones de dólares para el reto del Milenio, especialmente para proyectos sociales y agrícolas.
Este aplazamiento fue un golpe super duro justamente en un momento en que también la crisis económica mundial golpeó fuertemente a Nicaragua.  En las zonas de libre comercio el crecimiento retardó en la industria de ensamblaje, sector económico muy importante desde los tres gobiernos neoliberales anteriores.  En los últimos dos años se perdieron 25 000 puestos en las zonas de libre comercio, según José Angel Bermúdez del Frente Nacional de Trabajadores, el sindicato más grande del país.  En el primer semestre de 2009 la exportación bajó de 40 millones de dólares, comparado con el mismo periodo en 2008.  Estiman que las sumas que los nicaragüenses migrados enviarán a casa van a bajar de veinte hasta treinta por ciento.  La crisis climática también tiene sus efectos negativos en Nicaragua.  En 2008 los gastos aumentaron en un 8 por ciento en términos reales, de lo que la mayor parte se gastó en  reparaciones de la infraestructura averiada por el huracán Felix y por las lluvias torrenciales en el noreste del país.

El FSLN inició en Nicaragua el proceso de democratización. Y lo primero que tenemos que aprender es ser tolerantes entre nosotros mismos.
Los reformistas


Para el gobierno Ortega, las elecciones municipales de noviembre del año pasado fueron
como un referéndum sobre su política.  El FSLN ganó gloriosamente, con 105
de los 146 municipios en favor del FSLN.  Los demás, menos seis, fueron para el Partido Liberal Constitucionalista (PLC ).  Pero varios grupos de la sociedad civil, especialmente la organización no gubernamental Etica y Transparencia (E&T) acusan al gobierno de fraude en el tercio de los centros electorales.  Las decenas de miles de observadores que E&T quiso enviar en las elecciones, no fueron admitidos en los colegios electorales. A dos partidos, el MRS (Movimiento de Renovación Sandinista) y el Partido Conservador, no les dieron tampoco el permiso de participar en las elecciones, porque no hubieran arreglado todas las formalidades de antemano.  Aunque el FSLN no tiene nada que temer de la MRS, este partido, que cuenta entre sus miembros a unos antiguos sandinistos con fama, como Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal y Gioconda Belli, está asediado gravemente por el gobierno de Daniel Ortega.  Aparte de  intimidaciones a unas organizaciones no gubernamentales que se atrevieron a lanzar criticas al gobierno, hay el juicio muy doloroso contra el sacerdote-poeta Ernesto Cardenal, ex-Ministro de Cultura en el gobierno sandinista 1979-1990.  En septiembre del año pasado condenaron a Cardenal de una multa de 1025 dólares en una antigua disputa sobre tierra con un hombre de negocios alemán.  Cardenal se niega a pagar la multa opinando que es injusta, ilegal y solamente el resultado de motivos políticos.  Le robaron su ordenador y sus e-mails fueron controlados. Entretanto hicieron un llamamiento internacional de ayuda a Cardenal, firmado por personas como Eduardo Galeano, como José Saramago, el ganador portuguesa del premio Nobel de Literatura y otras celebridades.

La metamorfosis de Ortega


Los últimos treinta años han exigido un precio muy alto al FSLN y a sus líderes políticos.  Tanto la guerra con los Contras (1981-’90), respaldada por los EE.UU. con el objetivo de hacer caer a los sandinistos,  como las discusiones ideológicas dentro del FSNL después de la derrota de 1990, causaron golpes duros a la utopia.  Para llegar al poder otra vez, Daniel Ortega contrajo unas alianzas que más de uno de la base sandinista tomó a mal.  Especialmente el pacto con el jefe liberal y ex-presidente Arnoldo Alemán, acusado de grave corrupción, fue un paso equívoco para muchos.  Este pacto no bastó para asegurar el triunfo en las elecciones de 2006 y Ortega buscó el apoyo de la Iglesia Católica en la persona del cardenal ultraderechista Obando y Bravo.  Junto con Alemán logró adaptar la constitución, en el sentido de que bastaría el 35 por ciento de los votos al candidato presidencial para estar elegido, en vez del 40 por ciento de antes, a condición de que el candidato que le siga, tenga un atraso de por lo menos 5 porciento. En compensación por el apoyo obispal, Ortega dio su aprobación a una ley contra el aborto, que prohibe el aborto, incluso cuando la vida de la madre esté en juego.  ‘Existe un pragmatismo político que hace que uno se queda perplejo’, dice Manuel Muñiz, el representante regional por Oxfam Solidaridad en Centroamérica.

Dignidad


Caudilismo de la vieja escuela y clientelismo están a la orden del día en la política nicaragüense y están muy arraigados  tanto por los politicos de derecha como de izquierda.  Pero aparte de estos políticos, hay la población.  ‘¿Por qué poner a Ortega tanto en el centro?’, se pregunta también Maribel Ochoa, una sandinista hasta la médula, de Esteli.  ‘Hoy se trata del gobierno por la Unión y la Reconciliación Nacional.  Miles de nicaragüenses siguen rindiendose y entregandose para este sueño de un mundo mejor’.
Johan Bastiaensen, docente en jefe del Instituto por la Gestión al Desarrollo’ (IOB) de la Universidad de Amberes, sigue la situación en Nicaragua ya durante unas decadas.  Según él, los fundamentos del antiguo sistema están afectados por la revolución sandinista, aunque este sistema todavía no haya desaparecido por completo. ‘En la época de Somoza la estructura vertical autoritaria en la que se apoyaba el orden de la sociedad, era muy fuerte, comparado con hoy en día.  Actualmente el hormigón ideológico detrás de las estructuras de explotación más y más padece de erosión.  Otra diferencia importante:  un campesino pobre miraba al suelo, hablando a usted. Ahora le mira en los ojos.  Los nicaragüenses de hoy difieren de los de hace veinte, treinta años.’
Lautaro Sandino, mandatario de la embajada nicaragüense, tiene un análisis en el mismo sentido.  ‘El 19 de julio significa para nosotros: atrevernos a hablar.  Hemos dejado el temor.  Los de derecha, los de izquierda, los del centro, todos comenzaron a hablar.  Y hasta ahora no nos hemos parado en decir lo que pensamos. Por supuesto quedan muchos problemas sin solución y discusiones penosas, pero el FSLN ha initiado el proceso de democratización, y lo principal que tenemos que aprender es de llevarnos con tolerancia unos con otros.’
El bloqueo de la ayuda europea por el desarrollo de Nicaragua deja un sabor amargo.  ‘¿Quién autorizó a la UE de constituirse de juez en nuestras elecciones?  Los europeos están olvidando que recorrieron un camino largo y que tuvieron una historia de numerosas guerras.  La UE está entremetiendose de padre autoritario, hoy mismo en las negaciones de un acuerdo de asociación entre la UE y los paises de Centroamérica, Nicaragua incluido.  Siempre imponen  exigencias nuevas.  ¿Por qué?  ¿Porque ustedes tienen dinero y nosotros somos pobres?  Nosotros también tenemos nuestro orgullo.  Déjanos actuar de manera propia y danos el tiempo que necesitamos.  A la palabra soberanía damos mucha importancia.  Un sentido de dignidad nacional que no conocimos antes.  Lo debemos a Sandino’.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift

Word proMO* of Doe een gift