Si el gran rio se desborda, los pequeños se llenan

China crece. ¿Será que ese crecimiento tambien beneficia a los Chinos que producen nuestra ropa, zapatos, teléfonos moviles o computadoras portátiles? ¿Será que la globalización crea oportunidades para el hombre trabajador en los paises en desarrollo? John Vandaele viajó al Delta del Rio Perla, donde veinte millones de trabajadores migrantes producen más de un tercio de todas las exportaciones chinas. El observó “pequeños pasos hacia adelante”.
En la provincia de Guangdong, en el extremo sur de China, justo por encima de Hong Kong, empezaron en 1978 las reformas económicas y la apertura china al mundo. La zona que rodea el pueblo de pescadores Shenzhen, se volvio una zona económica especial donde los inversores extranjeros recibieron varios beneficios. La capital de Hong Kong, Taiwan y otros paises fluia hacia la region. Treinta años después ese Shenzhen es una megalópolis con un mínimo de doce millones de habitantes, de los cuales más de la mitad son migrantes. Poco a poco casi todo el Delta del Rio Perla – los 150 kilómetros entre Shenzhen, Guangzhou y Zhuhai – fue llenado con fábricas. Los trabajadores de todas estas fábricas llegaban de toda China. Por lo menos veinte millones de los trabajadores que trabajan en el Delta del Rio Perla vienen de zonas rurales. Los llaman dagongzai.
La región se volvio el centro productivo del mundo y la referencia mundial para todos quienes querian ser competitivos en productos de una gran intensidad laboral. Es un lugar por excelencia marcado por la globalización, que debe las caracteristicas que tiene hoy día gracias al lo que produce para el resto del mundo. Durante años hemos escuchado historias sobre la región de explotación, dedos cortados, ‘sweatshops’ y salarios de miseria. Averiguado si la situación ha mejorado mientras tanto.
Los migrantes
Todas las personas con las que yo hablé, están de acuerdo que los dagongzai del Delta del Rio Perla se han vuelto más asertivos. ‘Están mas conscientes de sus derechos’, dice Yukyuk Choi de la ONG Worker Empowerment de Hong Kong. ‘Los trabajadores están dispuestos a luchar por sus derechos. Si su situación ha mejorado, es por eso.’
En abril del 2007, por ejemplo, los estibadores de Yantai en Shenzhen se declararon en huelga independientemente del sindicato oficial, aunque el derecho de huelga en realidad no existe en China. ‘De inmediato recibieron los mismos salarios como en otros darsenas y los lideres de esa huelga ahora funcionan como una sección separada de la unidad sindical’, dice Geoff Crothall de China Labour Bulletin, una ONG en Hong Kong que defiende los derechos de los trabajadores.
Liu Kaiming, director del Instituto para Observaciónes Contemporáneas (ICO), una ONG que defiende ya por años los derechos de los trabajadores en Shenzhen, ve varias razones por esta toma de conciencia. ‘Esta es la segunda generación de migrantes. Setenta por ciento de ellos nacieron después de 1980, después de la introducción de la politica de hijo unico y a causa de esto el numero de trabajadores disponibles ha diminuido. Ellos nunca han tenido hambre, gozaron de la educación secundaria y apenas trabajaban en el campo. Tienen una mente abierta, un teléfono movil y navegan por el internet. Ellos saben mucho mejor lo que está ocurriendo. La información circula muy rapido.’
Ellos saben, por ejemplo, cuánto se puede ganar en otras fábricas, y si hay trabajo en otros lugares. A partir de 2004 ha habido escaséz en el mercado laboral en el Delta del Rio Perla. Habian construido tantas fábricas, mientras que Beijing tambien atraía más y más inversores a las provincias en el interior del país, que muy pocos trabajadores hacían el viaje largo a la provincia de Guangdong.
‘Yo renuncié a mi trabajo en esta companía porque no me gustaba mucho la comida y mi sueldo de 1500 yuan (150 euros) me parecia muy bajo’, dice Xiang en Huizhou, un hombre joven con un corte de pelo a la moda, con el teléfono movil en la mano. ¿Como ve su futuro? Sonrie: ‘No lo sé muy bien. Quiero formarme mejor para así poder trabajar en las industrias de alta techonologia lo que paga mejor.’ Liu Kaiming de ICO cree que ahora que los trabajadores tienen más opciones de trabajos, disponen de un poco más de poder.
Las leyes
Los ultimos años ha habido mucha inquietud social en la región. El gobierno en Beijing reaccionó con una serie de iniciativas legislativas, donde la ley sobre contratos laborales tenía una posición central. Professor Chang Kai de la universidad Renmin de Beijing quien ayudó a escribir esa ley: ‘Los trabajadores eran el motor para establecer la ley. El partido communista queria garantizar la estabilidad social a través de la ley.’
La nueva ley demanda que todos los trabajadores tengan un contrato escrito – lo que les brinda una posición mas fuerte en caso de accidentes y controversias. La ley regula explicito la indemnización de horas extras y ofrece contratos de duración indefinida e indemnización de anulación a los trabajadores que han trabajado durante 10 años en un lugar.
Antes de aprobar la ley hubo un debate público: todo el mundo fue invitado a proponer preocupaciones y enmiendas. Hubo decenas de miles de respuestas. Esta discusión contribuyó a la concientización de los trabajadores en el Delta del Rio Perla, atestigua el dueño de una companía proveedora de una empresa grande Europea multinacional en Dongguan, quien pidio el anonimato: ‘Después de que la ley fue votada en junio del 2007, mis empleados esperaban que iban a ganar más. Si aplicabamos la ley literalmente – con el pago de horas extras al 200 por ciento – los salarios aumentarían con 47 por ciento. Nos parecía demasiado. Con el fin de obedecer la ley, hemos reducido el sueldo basico, para que finalmente los trabajadores ganarian 17 por ciento más. Quince por ciento de los empleados lo consideraban insuficiente. Ellos renunciaron.’ Nos asegura que la mayoria de las empresas en Dongguan aplican ‘trucos’ como ese.
La regulación para las horas extras también es manejada ‘creativamente’. Willy Fung de Topformbras, el mayor productor mundial de sostenes y socio de la empresa de textil flamenca Vandevelde, lamenta que la ley restringe la cantidad de horas extras hasta 16 horas por semana. ‘Asi es más dificil para los empleadores para manejar la cantidad de trabajo cuando hay mucho trabajo y los empleados no pueden trabajar tanto como ellos quieran. En Beijing el gobierno nos dijo: “No vamos a cambiar la ley – hay demasiados desempleados en este pais – ¿Pero alguna vez hemos multado a alguien porque están trabajando demasiado?”’ Fung concluyó, entonces se puede trabajar tantas horas extras como uno quiere, si los pagamos como tal.
Recientemente la ONG Sacom de Hong Kong se quejó del hecho que los trabajadores en Primax, donde producen camaras para iPhones, tienen que trabajar más de cien horas extras al mes, mucho más de lo permitido legalmente. Un empleador dice: ‘Muchas veces el gobierno local se cierra los ojos, a cambio de dinero. Después de un incendio los bomberos nos exigieron que arreglariamos las construcciones lo que nos costaría más de un millon de yuan. Pero si les dabamos 100.000 yuan, iban a guardar el silencio al respecto. La corrupción rampante, pero admitido, no es peor que en otros paises en desarrollo.’
La ley sobre contratos laborales ha procurado un crecimiento enorme de contratos escritos. Las empresas pagan las horas extras, porque las multas para infracciones de la ley ahora son más explicitas. Más y más empresas tienen un seguro social. Algunos temen que el aumento de los costos salariales será la causa de muchos cierres empresariales y crisis, ahora que la economia mundial esta en recesión. Otros señalan que por la baja de las exportaciones, como consequencia de la crisis, es necesario que el consumo chino y los salarios, aumenten más.
Los tribunales
El gobierno chino canalizó la frustración de los trabajadores, dandoles mas oportunidades judiciales. Además de la ley sobre contratos laborales, también hay una nueva ley sobre arbitraje laboral. ‘Eso hace que sea más facil y gratuito para denunciar una queja a la comisián de quejas laborales’, dice Geoff Crothall de China Labour Bulletin. Segun Liu Kaiming de ICO, eso causó una proliferacion juridica: ‘El número de las denuncias laborales en la provincia de Guangdong aumentó durante el primer semestre de este año a 39.000, un aumento de 300 por ciento en comparación con el año anterior.’
Guangling trabaja en una fábrica que produce muebles para laboratorios: ‘Hace varios años un colega mio perdió dos dedos durante el trabajo. El no podia seguir trabajando y regresó a su casa, en la provincia de Shaanxi. Después de negociar la indemnizacion con el jefe, el recibió 20.000 yuan (2000 euros). Me parece muy poco. Eso ahora ya no seria posible. Pero en aquellos días el proceso legal era poco claro; la gente no sabía que era lo que tenian que hacer. Si a mi no me darían una indemnización aceptable después de un accidente, yo vendría al centro de migrantes y denunciaría la queja.’
Guangling se refiere al centro de danongzhu, trabajadores migrantes de Panyu, en el sur de la ciudad Guangzhou (antes Cantón). Es uno de las ONG medio legales, que por lo general están registrados como una empresa, que ayudan a los trabajadores migrantes para defender sus derechos. Haipeng, quién dirige el centro, también perdió un dedo hace años. Pegaron el dedo a la mano, aunque no funciona casi. ‘Yo firme un arreglo barato.’ Haipeng confirma que los trabajadores ahora son mucho más asertivos que antes. ‘Hay muchos más solicitudes de indemnización por accidentes de trabajo. No es que haya más accidentes – los directores anteriormente se descuidaban más de la seguridad en el trabajo – sino porque los trabajadores conocen mejor sus derechos.’
Hong en la ciudad de Huizhou trabajaba desde 1990 hasta 2001 para Lucky, una empresa de Hong Kong que talla piedras preciosas. ‘Cuando yo trabajaba allí, no habian ni regulaciones mínimas para la salud. El cielo estaba gris del polvo, en nuestro cabello habia una gruesa capa de polvo. En 2001 me diagnosticaron silicosis. Yo dejé de trabajar y recibi 25.000 yuan. Después, gracias a la ONG Labour Action en China, estuve consciente de mis derechos. Colegas en casos similares han recibido 200.000 yuan de indemnización. Ahora estoy denunciando a Lucky ante el tribunal.’ El procedimiento de Hong no es facil, porque Lucky se estableció en otra ciudad y reclama que el tribunal de Huizhou no está autorizado. Además Hong firmó en aquellos tiempos un acuerdo con la empresa. Hong sabe que las condiciones laborales de Lucky ahora son mejores.
Los trabajadores del Delta del Rio Perla también son asistidos por unos 500 gongmin daili o mediadores civiles. Ellos son por lo general ex-trabajadores migrantes que han ganado experiencia jurídica y ahora ofrecen sus servicios. Gracias a la nueva ley sobre contratos laborales ha expandido su mercado, en parte porque ahora hay mucha más presión para indemnizar las horas extras realmente extra. Los gongmin daili enrolan sus clientes por las entradas de las fabricas señalandoles que es posible de ‘recibir el pago de dos años de horas extras no remuneradas, sin costos adicionales.’
‘Esos gongmin daili generalmente hacen buen trabajo’, reconoce un abogado. ‘Sin embargo no son héroes pero hombres de negocios. Uno de ellos me dijo que el años pasado había ganado 200.000 yuan.’ Los mediadores son muy accesibles debido a que el trabajador solo debe pagar una parte del ‘rendimiento’ de su caso.
Sin embargo, no todo el mundo tiene confianza en el proceso legal. Un empleado de un productor de contenedores en la ciudad de Jiangmen se enfermó por su trabajo: ‘Mi presión arterial es demasiado alta, el gobierno ha reconocido eso oficialmente. Me siento muy débil y no soy capaz de trabajar más.’ El hombre no se atreve a quejarse. ‘El gobierno local es accionista de esa empresa. Si empezamos un proceso, nunca vamos a ganar. Las ONG y sus abogados no pueden competir. Además, me dan mi sueldo todavia, porque supuestamente estoy en mi período de recuperación. Si denuncio una queja,  pierdo ese derecho instantaneamente.’ Las quejas de que en los hospitales a veces se niegan a certificar que alguien está enfermo, bajo la presión de las autoridades locales, no son una excepción.
Los salarios
Los salarios en el Delta del río Perla han aumentado considerablemente, pero también los precios subieron mucho. Asi que no está claro si, y en qué medida, el poder adquisitivo ha aumentado. Un diplomático occidental está convencido de que los salarios reales han aumentado durante los últimos tres años. ‘Cada año con diez por ciento. Eso es más que la inflación.’
‘El gobierno hace subir muy conscientemente los salarios en Shenzhen y en otras partes del Delta del río Perla’, dice Willie Fung de Topformbras. ‘En Shenzhen, el salario mínimo aumentó de 690 yuan en 2005 a 1.000 yuan ahora. La intención es que las empresas de un elevado indice laboral abandonen Shenzhen y que las empresas más creativas y sofisticadas
permanecen aquí. Según el gobierno, 3.000 empresas han cerrado las puertas, la propia industria habla de 10.000 empresas.’ Topformbras todavía tiene una fábrica más pequeña con 1.000 trabajadores en Shenzhen. ‘Tenemos dificultades para quedarnos con nuestro personal: ellos aprenden el oficio en nuestra fabrica y después son recogidos por otras empresas. A veces, los reclutadores están esperando en la puerta. La escaséz de trabajadores es para nosotros un problema aún más grave que el aumento de los salarios.’
Hablamos con los trabajadores de la empresa. Los areas de trabajo no dejan una impresión desagradable: son claros y tienen aire acondicionado, por lo que el calor no pesa tanto. Los salarios varían de persona a persona, porque Topformbras usa la combinación de un salario fijo y el sistema de salario a destajo. ‘El salario a destajo está en nuestra sangre’, dice Fung. ‘Si el gobierno nos impone salarios mínimos, buscamos un compromiso.’
Una mujer de 35 años de edad, de la provincia de Guangdong gana 1120 yuan por mes, de los cuales 500 yuan son para su apartamento, porque Topformbras no se encarga de dormitorios. Ella no está satisfecha con su salario. Otros ganan 1500 o 2000 yuan y viven con su marido o sus padres. Un colega con nueve años de experiencia gana un promedio mensual de 2400 yuan y está satisfecho. El alquiler es 500 yuan para una habitación que comparte con sus colegas. ‘Puedo ahorar 1000 yuan por mes. Eso es más que nueve años atrás, pero a veces me pregunto si podria comprar tanto como en aquellos tiempos.’
Topformbras ahora tiene sus mayores fábricas en Longnan, en la provincia de Jiangxi. Fung: ‘Allá el salario minimo aumentó de 330 yuan en 2005 a 480 yuan ahora. Topformbras inauguró su planta de allí hace ocho años. En aquellos tiempos teniamos que manejar 10 horas a Longnan. Desde hace 3 años hay una autopista por lo que ahora solo son tres horas en coche. Desde entonces han llegado tantas empresas que la region está saturada otra vez. Ahora buscamos mudarnos a otras provincias.’ En un grupo de los trabajadores migrantes en el centro de Panyu, las opiniones sobre los sueldos son diversos. Un joven ganaba 800 yuan hace tres años, ahora su sueldo mensual varía entre 1600 y 2000 yuan. ‘Se trata de un salario por hora. Yo trabajo en una gran empresa que cumple con la ley, incluyendo las horas extras.’ Cuando le pregunto si está satisfecho, él dice primero que sí. ‘Pero en realidad nadie deberia estar satisfecho con un salario como tal. Ahora gano más que hace tres años. He comprado más productos de marca. Bueno, si ganas más, gastas más.’
Xinghua y su esposa tienen las mismas experiencias. Son un poco mayores en edad. Ellos antes trabajaron en el campo, pero ‘eso no les rentaba gran cosa, solo era suficiente para sobrevivir.’ Su salario diario se elevó durante cuatro años de 18 a 72 yuan. Ahora trabaja como jefe de equipo y gana en 29 dias por mes 2000 yuan. Su esposa gana 1.400 yuan. Ellos viven y comen gratis con su empleador.
Las ONG
Durante los últimos diez años surgieron varias ONGs que defienden los derechos de los dagongzai. También sirven como lugares de reunión y entretenimiento. En el centro de Panyu por ejemplo, no sólo dan clases sobre computación y derecho laboral, los visitantes también se divierten juntos. Eso es más dificil en los dormitorios donde los trabajadores normalmente duermen con ocho personan en un espacio de cuatro a dos metros y donde solo puede entrar el personal. Aunque el centro no ha podido desempeñar bien su papel de lugar de encuentro durante los últimos meses, porque se tuvo que “esconder” en un apartamento, lejos del centro comercial.
Este centro de dagongzhu existe desde 1998 y es el más viejo de su tipo. Sin embargo, aún no ha adquirido una posición estable. El centro se mudó este año ya tres veces porque el gobierno local presionaba a los propietarios de poner un fin al contrato de alquiler. ‘Nos sentimos presionados’, dice Haiping, quien dirige el centro. Los trabajadores se enojan: ‘Este centro lucha contra los empleadores, pero el gobierno prefiere estar con ellos, especialmente porque quieren un crecimiento económico. Esto es aún más importante que los derechos de los trabajadores.’ Pero si les pregunto si hay progreso en la situacion de los trabajadores en China, me responden de forma tipica: ‘Si el gran rio se desborda, los pequeños se llenan (Da he jiang shui, xiao he man).’
Otro centro de migrantes en Shenzhen también esta bajo la presión de los gobiernos locales. Incluso Huang Q.N. fue molestado el año pasado y la oficina fue atracada, por lo que era necesario una mudanza.
Liu Kaiming se ha adaptado con su Instituto de Observaciones Contemporáneas a la presión por cooperar más y más con multinacionales occidentales. Él les ayuda a cumplir con la ley y sus propios códigos de conducta y asi también a mantener su personal. ‘Los empleados nos pueden llamar si la empresa no cumple con las normas y acuerdos. Luego nosotros actuamos como un mediador para arreglar la situación. Tengo la sensación de que asi mejoró muy concretamente la situación de las personas. Por cooperar con las multinacionales, también disfruto de un cierto grado de protección, por lo que puede hablar libremente.’ Liu, en efecto, no tiene pelos en la lengua: ‘El gobierno chino es actualmente el más rico del mundo. Podría hacer más para los trabajadores.’
El sindicato
¿Gonghui? ¿Sindicato?  Yo no conozco a esa gente. Si tengo un problema, vengo al centro de migrantes en Panyu’, dicen varios obreros en Shenzhen. La unidad sindical All China Federation of Trade Unions (ACFTU) no solo es un caso muy ambiguo para ojos occidentales. En la fabrica en Shenzhen de Topformbras, el presidente de ACFTU también es el director, una señora amigable que está muy cercana a los propietarios. Cuando preguntamos a una de las costureras por el ACFTU, ella dice: ‘El sindicato, son los supervisores. Nosotros, los obreros, no podemos ser representantes sindicales.’ En otro lugar, un propietario me confia que el ve el sindicato más bién como un “club recreativo”.
¿Qué pasa con el dos por ciento de la masa salarial que va al sindicato? ‘La mitad va al departamento provincial de la ACFTU, el resto lo usamos aqui internamente, para hacer paseos con el personal o para comprar ropa barata.’ En un proveedor de una empresa multinacional europea, las cosas no son diferentes: los representantes sindicales son los directores de diversos departamentos. Ellos comprueban si la aplicación de la ley sobre contratos laborales está más o menos aceptable para los trabajadores. Dice alguien que conoce el sindicato por experiencia: ‘Este no es el sindicato que ustedes conocen en el Occidente. Se trata de un departamento del Partido Comunista y, por lo tanto, del gobierno. El sindicato tiene que mantener la situación bajo control. Eso no impide que algunos individuos se preocupen por las condiciones laborales.’
Sin embargo, la ACFTU está tratando de reorientarse durante los últimos años. Esta administración enorme se formó en un ambiente con sólo las empresas públicas. En la provincia de Guangdong, con todas estas empresas privadas, el sindicato tiene que adoptar una actitud diferente. Yukyuk Choi de la ONG Worker Empowerment: ‘El sindicato se encuentra entre la espada y la pared. El partido y el gobierno no están felizes con todas estas protestas de los trabajadores. Y los trabajadores no ven el sindicato como su representante.’ Eso explica por qué el sindicato era uno de los motores y defensores de la nueva ley sobre los contratos laborales. En esa ley su papel está acentuado drasticamente.
Kong Xianghong, vice-presidente de ACFTU-Guangdong, reconoce que tienen dificultades para defender los intereses de los veinte millones de migrantes en la provincia. ‘Ni la mitad de ellos es miembro. Los tenemos que convencer para defender sus derechos.’ El camino es largo, admite Kong.
El profesor Chang Kai está seguro que la ACFTU no será un sindicato independiente, de estilo europeo, a corto plazo. ‘El partido quiere que el sindicato está capaz de negociar colectivamente. Las negociaciones colectivas son cruciales para dividir la prosperidad más equitativamente entre labor y capital.’ Eso se hará para hacer el sindicato ‘más independiente de la gerencia, pero no del gobierno’, indica Geoff Crothall de China Labour Bulletin. Ese proceso parece ya haber comenzado en la provincia de Guangdong. Kong: ‘Desde este verano, los miembros del personal directivo superior ya no pueden ser representantes sindicales.’ Los delegados, los jefes de equipos y los jefes de departamentos, siguen siendo elegibles. Kong también señala que la ley en China no prohíbe el derecho de huelga, pero tampoco lo permite. Y entonces el hace una declaración notable: ‘Sería bueno si el gobierno seria más transparente con respecto a eso.’ Asi el indica claramente que deberian reconocer el derecho de huelga. El sindicato que solicite el derecho de huelga en China es realmente una gran noticia.
 Contribuyeron para el buen exito de este reportaje: Yuk Yuk Choi, Sally Choi, Frieda De Koninck, Lieven Descamps, Willie Fung, Jan Jonckheere, April Lai, Apo Leong, Dominique Müller, Alessandro Rolandi, Dirk Uyttenhove, Frank Uytterhaegen, Jessie Van Couwenberghe, Herman Vandevelde, Hilde Van Regenmortel, Kan Wang, X, Feiyang Zeng.

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3277   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift