Sudán no descansa

Darfur (Sudán) vuelve a ser centro de atención debido al récord de muertes producido el pasado mayo.
La región sudanesa de Darfur, localizada al oeste de Sudán, ha vuelto a la cruda realidad. Desde que el pasado mes de febrero se acabara el acuerdo de paz, las muertes no han hecho más que incrementarse. Pero lo peor no ha llegado, según los cascos azules,  esta sangría no tiene ninguna pinta de que vaya a parar. Solo hay que observar los datos revelados en un documento obtenido por France Press, los cuales muestran que durante el pasado mes de mayo, 597 personas habían perdido la vida.
Según un informe de la ONU, esta cifra es una de las peores desde que los cascos azules se instalaran en la localidad sudanesa en el año 2008, cuando se implantó la paz hibirada.
Desde que el conflicto comenzó, según la ONU, la guerra ha provocado más de 300.000 muertos, y que más de dos millones de personas hayan tenido que abandonar el lugar para refugiarse. A pesar de ello, el gobierno admite que esos datos son exagerados.
Los problemas crecen
Mientras tanto, las polémicas en el país no cesan. El Presidente sudanés Omar Al-Bashir, ha sido llamado por el Tribunal Internacional Criminal para hablar sobre el conflicto de Darfur. A pesar de la llamada, él niega cualquier cargo que tenga relación con crímenes de guerra y contra la humanidad.
Lo más problemático para el país son los conflictos internos entre las tribus, los más frecuentes son producidos por el robo de animales. Estos enfrentamientos en la región llevan produciéndose más de 7 años. Todo comenzó en 2003, cuando el Frente de Liberación de Darfur reivindicó un ataque a Golo, el lugar más céntrico en el distrito Yébel Marra. En ese momento, diferentes grupos rebeldes salieron a luchar contra el régimen de Jartum, para protestar contra la pobreza y marginación que estaba padeciendo la gente de la región.
Durante estos últimos meses, los cascos azules han dado informes sobre el aumento de conflictos en la zona, avisando que si nadie lo remedia va a seguir al alza. Esto se debe al aumento de enfrentamientos entre grupos árabes, 126 muertos este último mes .A pesar de ello, todavía la mayoría de muertes son causadas por la lucha contra las fuerzas gubernamentales, 440 en mayo.
¿Pacto final?
Tras el acuerdo de alto el fuego, entre el Movimiento para la Justicia y la Igualdad (MJI) y el gobierno de Jartum, parecìa que todo se había calmado. Sin embargo, el movimiento rebelde abandonó las negociaciones. Actualmente se están reanudando las conversaciones para alcanzar la paz entre el Gobierno de Omar Bashir y el Movimiento de la Liberación para la Justicia, pero sin la presencia del MJI, lo que podría facilitar el pacto final.

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3195   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift