UE-América Latina, para una nueva alianza

Ayer, España concluyó su dirigencia de la Unión Europea. Durante seis meses, este país coordinaba la politica de la Unión y aprovechaba esta oportunidad para dar un nuevo aliento a las relaciones entre Europa y America Latina.
‘Parece que solo se mira hacia Latinoamérica cuando llegamos nosotros al poder’, dijo Juan Pablo de Laiglesia, Secretario para América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Esto se debe al gran desconocimiento que tienen muchos de los países de la UE, sobre todo los últimos que han accedido a la UE, segun la embajadora y jefa de la misión de México en la UE, Sandra Fuentes.
En el seminario “Para un nuevo partenariado entre la UE y Latinoamérica”, organizado por el think tank Amigos de Europa este martes, se han debatido algunos elementos de estas relaciones renovadas entre los dos continentes. El Secretario de Estado para Latinoamérica destacó cuatro puntos en los cuales se ha centrado la última presidencia española: modificar el enfoque regional, tratándose actualmente como socios globales; finalizar las negociaciones y firmar los acuerdos de asociaciones con Centro-America y con Peru y Colombia; fortalecer los acuerdos bilaterales en el caso de Chile y Mexico,y por último, incorporar el esfuerzo de la sociedad civil, fundamental en las relaciones entre ambas regiones. Asimismo, de Laiglesia resaltó que el periodo actual es un punto de inflexión en la presidencia de la UE, un antes y un después tras la firma del Tratado de Lisboa.
La conclusión que saca el Secretario del Estado es que durante estos seis meses se han introducido cambios en las relaciones, que se han fortalecido y ahora miran a la globalidad, habiendo acuerdos con subregiones y una mayor participación de la sociedad civil, más estructurada por la labor de los gobiernos y parlamentos. ‘Aquí esperamos que empiece un nuevo ciclo con nuevos retos, ya que ahora mismo contamos con buenas bases’.

Nuevas relaciones, nuevos acuerdos


Los acuerdos mencionados, fueron firmados en la Cumbre de Madrid, mediados de mayo. Estos acuerdos todavía tienen que ser aprobados por el Parlamento Europeo, y esto va ser tarea dura.
El firmado con Centroamérica, donde seis países centroamericanos -Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá- llevaban negociando desde 2007 con la UE un Acuerdo de Asociación. En dicho acuerdo aún existen algunos puntos que discutir, debido a la situación existente en Honduras, donde el gobierno se instauró tras un golpe de Estado, lo que muchos países consideran ilegítimo. También los países centroamericanos se han quejado del trato discriminatorio que muchas veces dan los países desarrollados a los inmigrantes que acuden a Europa en busca de trabajo.
En el acuerdo con Perú y Colombia, hay problemas sobre todo en Colombia. Dichos desacuerdos se centran sobre los derechos de los sindicalistas en Colombia y por las violaciones de los derechos humanos en general, que se producen en el país sudamericano. Además Karel Gucht, Comisionado de la UE para el Comercio, piensa que una buena relación sería positiva para ambas partes. El Comisionado expresó su malestar resaltando que piensa que ‘la democracia en Colombia es mejor servido con un acuerdo que sin un acuerdo’.
 
Finalmente se habló de la complicada situación para llegar a un acuerdo con Mercosur, que incluye a los países de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay,debido al miedo que tienen los agricultores europeos por la posible importación de materias provenientes de Sudamérica, y a la sensibilidad con la que la UE trata los temas agrícolas. A su vez, Karel De Gucht demostró el interés de Europa por llegar a un acuerdo con Mercosur y afirmó que ‘conseguir acuerdos con Argentina y Brasil sería muy bueno, porque sus economías están creciendo con gran rapidez’.

Las tornas han cambiado


El tema de la crisis ha servido a muchas empresas para acudir a Latinoamérica, donde hoy en día invertir es más barato y más seguro, dijo el director de la empresa Endesa, Jose María Calvo-Sotelo. En la actualidad los países inversores en Latinoamérica tienen muchas prisas debido a la rápida y creciente actuación de China, que les está quitando los espacios que las empresas europeas tenian instaurado en el continente americano.
En la actualidad las economías de América Latina están desarrollándose gracias a la gran demanda por recursos naturales en el mundo, y a los programas de desarrollo que están utilizando dentro de estos países, en sus propios mercados internos. Aparte de esto, la nacionalización de sus productos realizadas en algunos países como Venezuela o Bolivia. Europa lamenta que algunos países no estén dispuestos a facilitarles las inversiones como si ocurría hace algunos anos.Esta posición de Latinoamérica era de esperar  por lo acontecido durante la historia reciente donde las empresas y multinacionales europeas se han aprovechado capitalizando el mercado y abusando con sus tarifas.
Economías crecientes necesitan energia y tanto Sudamérica como Centroamérica tienen un potencial abundante en hidroelectricidad,  que puede facilitar una economía de bajas emisiones de carbón. Jose María Calvo-Sotelo, Vicepresidente Mayor de Regulación y Estrategia para América Latina Endesa, piensa que “la UE puede tener un papel clave en el desarrollo del mercado de energía, ayudando a las regiones a crear mercados integrados”. Esto también precisa la transferencia de tecnología y financiación. Por otra parte, Europa también tiene mucha interés en los biocarburantes que America Latina puede ofrecer para que Europa pueda encontrar sus objetivos. Henrik Henriksson, Vicepresidente de camiones de la empresa Scania, Suecia, mencionó la importacia de cambiar el régimen fiscal para el etanol, que ahora tiene un impuesto demasiado elevado.
Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift