Una agricultura desequilibrada

La evolución que atraviesa la agricultura moderna en los últimos cincuenta años apela a la imaginación: la capacidad de producción por hectárea ha aumentado considerablemente, la industria agrícola ha transformado el oficio y en la actualidad el mercado alimentario se ha organizado a nivel mundial. Sin embargo, mientras tanto, el mismo sistema alimentario y agrícola mundial ha ocasionado graves peligros.

  • Google Earth El 'mar de plástico', la region de horticultura intensiva con miles de invernaderos en El Ejido, España Google Earth

Es un mercado que contradictoriamente genera hambre y no es capaz de ofrecer a los agricultores un sueldo digno, ni en Europa ni en otras partes del mundo. La Ronda de Desarrollo de Doha de la Organización Mundial del Comercio ha permanecido bloqueada durante años por una disputa sobre el tema agrícola. Existe mucha presión para lograr la apertura de los mercados para alimentos, pero los países en desarrollo han aprendido a comunicar sus requisitos y no desean participar en un mercado que se mide mediante diferentes raseros.

En desequilibrio

El sistema de producción depende muchísimo de combustibles fósiles, lo que pone mucha presión en el medio ambiente y los ecosistemas a causa de la emisión de gases de efecto invernadero, el consumo de agua y la erosión del suelo. Nada menos que el setenta por ciento de la pérdida de biodiversidad en la Tierra se atribuye a la agricultura. Este tipo de agricultura incluso es responsable de los recursos hídricos reducidos, porque el setenta por ciento del consumo de agua mundial se utiliza en la agricultura, lo que implica que el sistema no tiene capacidad de supervivencia, ni a nivel social ni ecológico.

Además, las dos crisis alimentarias recientes, acaecidas en el año 2008 y 2011, y el incremento de los precios alimentarios han demostrado que el sistema agrícola actual tampoco tiene capacidad de supervivencia a nivel económico. El economista chileno Manfred Max-Neef nos presenta un buen ejemplo de ello en democracynow.org. En el sur de Chile, se fabrican productos lácteos de primera calidad. Sin embargo, en un hotel en Chile ofrecieron a Max Neef mantequilla de Nueva Zelanda para desayunar. Se preguntó por qué. “La razón es que los economistas no cargan los verdaderos costes. Transportar mantequilla a lo largo de los 10.000 kilómetros hacia un lugar donde se produce la mejor mantequilla, argumentando que resulta ser más barata, es una enorme estupidez. Los economistas no tienen en cuenta el impacto medioambiental de los miles de kilómetros de transporte. La razón que explica por qué la mantequilla de Nueva Zelanda cuesta menos se debe a que recibe subvenciones.”

Prioridad estratégica

Las inestabilidades cobran todavía más importancia, debido a los serios desafíos que afronta la agricultura. Además de la población mundial creciente (nueve mil millones de personas en 2050), existe la urbanización progresiva. Actualmente, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. Asimismo, aumenta el consumo en ciertos países emergentes. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación prevé que la demanda de alimentos aumentará un setenta por ciento en 2050. Mientras tanto, las condiciones para producir alimentos se vuelven más difíciles. Después de todo, además de la disminución en los niveles de agua y los reducidos recursos de materias primas, el cambio climático pone patas arriba los ciclos agrícolas milenarios.

En resumen, el sistema agrícola y el modo de organizar nuestro aprovisionamiento de alimentos requieren una profunda revisión. En todas partes, se publican informes sobre el futuro de la agricultura; caminos de transición muestran el camino para llegar a un nuevo modelo agrícola. En aquellos diseños conceptuales, salen a relucir dos consideraciones. En primer lugar, la agricultura ya no es una cuestión que está al servicio únicamente de los intereses de los agricultores. La agricultura del futuro determinará cómo se forma el paisaje y cómo se tratan las materias primas. En segundo lugar, en los próximos años, los gobiernos volverán a convertir la agricultura en una prioridad estratégica.

También en la Unión Europea se ha abierto un debate sobre el futuro de la agricultura. En 2013, la Política Agrícola Común (PAC) actual debe sufrir cambios. Para el período de 2014-2020, se requiere una legislación adaptada.

Lea los otros artículos sobre la agricultura europea y la reforma de la Política Agrícola Común de la UE

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift

Word proMO* of Doe een gift