Vandana Shiva: “El capital especulativo tiene cada vez más mayor impacto en la agricultura”

El incremento en los precios de los alimentos también causó protestas callejeras en la India. El país mismo posee un enorme potencial en el campo de la producción alimenticia, pero la liberalización de comienzo de los noventa abrió las puertas a la importación de trigo y semillas oleaginosas, razón por la cual esta república se ve afectada por los elevados precios de los alimentos.
Entrevista con

Según Vandana Shiva, científica india y activista medioambiental, estos altos precios tienen mucho que ver con el cada vez mayor impacto de los especuladores en el mercado agrícola. Las empresas multinacionales como Cargill que retienen provisiones son también responsables por esta situación. La globalización del mercado alimenticio es, de acuerdo a Shiva, un gran error.

La India tiene un valioso potencial en cuanto a la producción de alimentos. Este país el mayor productor mundial de leche y de diversas especies de frutas. Cuenta con un increíble espectro de variedades de arroz. ¿Cómo ocurre entonces la actual crisis alimenticia?

Vandana Shiva: “Todo esto tiene que ver con las medidas políticas que se adoptaron en el pasado. Hace algunos años nuestro gobierno abrió el mercado a la importación de trigo. La India nunca había sufrido de escasez de trigo, pero igual el gobierno decidió importarlo, sobre todo porque su contraparte estadounidense lo instigaba a abrir las fronteras. Concretamente, esto significa que en la actualidad el gobierno paga a los campesinos indios 10.000 rupias por tonelada de trigo. Los comerciantes privados les pagan un poco más, 11.000 rupias. Estos mismos comerciantes revenden luego su stock a Cargill. Este especula con los abastos para lograr que el precio suba. Y, por último, el gobierno importa los productos de Cargill a 16.000 rupias. De este modo, nuestro régimen prefiere optar por los intereses de  Cargill que por los de nuestros agricultores. En este momento tengo un juicio en marcha para detener esta absurda manera de actuar, por la que multinacionales de este tipo gozan de un monopolio.

¿Los elevados precios no tienen que ver con escasas provisiones?
Vandana Shiva: La escasez no es tan grande como se le presenta. La India producía en el pasado suficiente trigo. Verduras y frutas producimos en sobreabundancia. Pero  el gobierno ha dado su aprobación para que corporaciones se encarguen de la distribución. Ellas adquieren grandes cantidades, creando así escasez. Los altos precios tienen que ver, en gran parte, con el capitalismo de casino: con especuladores, fondos de cobertura, bancos de inversión, comerciantes y cadenas de distribución. Ahora que los precios alimenticios se incrementan, la liberalización en la India se traduce hoy en que los pobres campesinos ya no pueden comer.

¿Por qué ellos no se aprovechan de los precios altos de los alimentos?
Vandana Shiva: Si el campesino pudiera elegir entre numerosos comerciantes que compran los productos, podría sacar ventaja del mercado libre, pero si sólo una empresa tiene el monopolio, entonces no le queda otra alternativa. Esta clase de monopolios hace que los precios de compra a los campesinos bajen y que el precio de venta al mercado se eleve. El precio de compra del trigo y de la papa es de 1000 rupias por 10 kilos y, finalmente, se vende en el mercado al doble del precio.  El 60% de la población en la India depende de la agricultura.
Sin embargo, mientras antes los campesinos producían alimentos para su propio mercado, se les pide ahora que cultiven algodón. Se trata del tipo de algodón Bt genéticamente manipulado. Las semillas para su cultivo son caras y van necesariamente acompañadas del uso de productos químicos. Muchos campesinos se han endeudado por ello. Y ya han ocurrido masivos casos de suicidio de los sembradores de algodón. El sistema agrícola actual presenta pues una inestabilidad total en diferentes áreas. La inestabilidad ha sido creada por las políticas tomadas y basada en un falso paradigma de globalización en la agricultura. Este modelo cuesta la vida de personas y debe ser revisado urgentemente. Es algo criminal, un genocidio.

El gobierno determinó abolir las deudas de los pequeños agricultores. ¿No es una importante compensación?
Vandana Shiva: Se trata sólo de una jugada electoral ya que el próximo año hay elecciones. La condonación de la deuda vale solamente para campesinos con menos de dos hectáreas de tierra. Las mayores deudas corresponden a los cultivadores de algodón con cinco hectáreas o más. Además, muchas de las deudas no han sido contraídas con bancos, sino con prestamistas informales, y para ello no hay condonación. Frecuentemente, estos individuos son también agentes de empresas agrícolas. Es una ilusión pensar que los suicidios se van a acabar con esta medida.

¿Cuál sería entonces la solución para usted?
Vandana Shiva: Algunos hablan sobre la necesidad de efectuar una segunda Revolución Verde. Hoy en día queda claro que la primera Revolución Verde, organizada hace 40 años en los estados de Punjab, Haryana, y en la región occidental de Uttar Pradesh  –territorios con grandes llanuras y agricultura de irrigación-, se ha extinguido. En los últimos años, lo obtenido no ha podido superar las expectativas. Esto aunado al factor de la crisis mundial de alimentos, impulsa a revisar de nuevo nuestro modelo de agricultura y producción alimenticia. Encima tenemos el hecho del calentamiento global.
El modelo industrial de agricultura y de ganadería intensivas es responsable del 25 por ciento de los gases de invernadero. En un período de calentamiento global no se puede hacer nada más ilógico que aplicar un modelo de agricultura basado en el monocultivo con fertilizantes químicos. Asimismo, optar por biocombustibles es una equivocación. Aquí también vemos cómo los campos de cultivo son tomados por jatrofa o piñón para el biodiesel. En una reunión del Fondo Monetario Internacional, nuestro ministro de Agricultura afirmó que es criminal convertir alimentos en biocombustibles. Irónicamente, él otorga subsidios para plantar 11 millones de hectáreas con jatrofa en tierras fértiles de Chhattisgarh y Rajasthan. Esto es realmente absurdo. Para mí sólo existe un criterio claro en la agricultura y es el de “Food First”! El alimento necesario para la propia población es la primera prioridad.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 2623   proMO*’s steunen ons vandaag al.

Word proMO* of Doe een gift