Emir Sader: ‘La derecha intenta restablecer el neoliberalismo latinoamericano’

Emir Sader, 73 años y amigo de los expresidentes Lula da Silva y Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores), es testigo de los acontecimientos políticos en Brasil. Dilma fue destituida por el parlamento brasileño, Lula fue inculpado por su papel en la Operación Lava Jato. ‘Lula es popular y además es candidato a la presidencia: la derecha lo quiere liquidar.’

  • Leonardo Veras (CC BY 2.0) Brasil, un país político y socialmente dividido Leonardo Veras (CC BY 2.0)
  • Radio Interativa (CC BY-NC 2.0) Un millón de personas participan a las protestas callejeras en contra de la presidente Dilma Rousseff el 15 de marzo 2015 Radio Interativa (CC BY-NC 2.0)
  • Celine Massa (CC BY-NC 2.0) En la frontera entre Venezuela y Colombia hay mucho contrabando de gasolina Celine Massa (CC BY-NC 2.0)
  • Caio Vinícius Reis de Carvalho (CC BY-SA 2.0) Dilma en el mes de mayo, a unas semanas apenas de la destitución Caio Vinícius Reis de Carvalho (CC BY-SA 2.0)
  • Agência Brasil Fotografias (CC BY 2.0) Emir Sader Agência Brasil Fotografias (CC BY 2.0)


El acontecimiento más reciente en la Operación Lava Jato se produjo el miércoles 14 de septiembre. ‘Esta mañana, Lula y yo quedamos en una reunión, esperando la declaración del procurador general’, según dice Sader. Luego el fiscal le inculpa al ex-presidente de soborno y de blanqueo de dinero. El día siguiente Sader y Rousseff reflexionan sobre los eventos. Después, Sader toma el avión con rumbo a Bélgica.

Quizá sea por el jet lag, o por la edad. Sea lo que sea, en el auditorio de Manifiesta, lleno hasta los topes, Sader parece no prestar atención. Estira las piernas y trabaja en la tablet. El día siguiente hace lo mismo: no deja de seguir los tweets de Brasil247. Sader asegura que no se aburre, ‘es que en este momento llevamos a cabo una guerrilla política.

La derecha dispone de un ejército bien organizado, los grandes medios de comunicación; nosotros disponemos de Internet. Tengo 150.000 seguidores en Facebook y Twitter. A veces conseguimos neutralizar las mentiras de la derecha, pero la situación no deja de cambiar, así que tengo que seguir las evoluciones. También desde aquí en Bélgica.’

Aún así, al ex-presidente Lula se le inculpa de haber utilizado un apartamento cuya renovación había sido pagada por la constructora OAS, un eslabón central en la red de corrupción identificada como Lava Jato. 

‘A Lula se le priva de un proceso judicial honesto, la Justicia ya lo declaró culpable.”

Emir Sader: ‘No existe ni una prueba, hasta el juez de instrucción Sergio Moro admite que son meras sospechas. Son los medios de comunicación los que crean rumores. Pero este apartamento no es propiedad de Lula; el piso donde suele pasar el fin de semana no es suyo. Hay personas claves del Partido de los Trabajadores que están encarceladas, por eso los medios concluyen que Lula es cómplice. El fiscal hace lo mismo. ¿Viste la presentación PowerPoint del fiscal? Lula se encontraba al centro de 14 eslabones. Pero éstos tampoco son hechos, tan solo son insinuaciones: “Lula es el beneficiario principal”, “Lula tiene lazos con personas sospechosas” etc. A Lula se le priva de un proceso judicial honesto, la Justicia ya lo declaró culpable.’

Usted se considera amigo de Lula. En varios de sus comentarios lo elogia como héroe. ¿Esto es aguantable?

Emir Sader: ‘Le digo que Lula nunca se ha enriquecido personalmente. Claro, tomó el papel de intermediario para empresas privadas. Esto lo hizo durante sus viajes a África, por ejemplo, pero lo hizo en calidad de presidente de Brasil. El problema es el siguiente: Lula sigue siendo muy popular y considera participar a las elecciones presidenciales del 2018. En Latinoamérica, la derecha suele disfamar a los líderes políticos de la izquierda. Los mejores ejemplos son Correa en Ecuador, Morales en Bolivia y Dilma en Brasil.’

‘Conozco a Dilma porque ambos hemos formado parte de la misma organización clandestina. Sabemos todos que ha sido torturada ella. Lo que los últimos años a la prensa le importaba era si había traicionado a los demás. La prensa de derecha intentó evidenciar su culpa. Este asunto es meramente política. En el 2010 Dilma prometió que bajara la tasa de interés al promedio mundial, con el fin de evitar la afluencia masiva de capitales especulativos. El resultado fue una campaña de difamación. La tasa de interés brasileña es una de las más altas en el nivel mundial. Sabe usted quiénes se aprovechan de esta situación? Los bancas.’

‘Esta campaña en contra de Dilma siguió hasta el 2013. La derecha quiere que el Partido de los Trabajadores pierda el poder. La derecha perdió las elecciones presidenciales cuatro veces sucesivas, mientras que en el 2018 Lula podría convertirse en el quinto presidente del PT. Es la razón por la que Dilma tenía que irse. La derecha conseguiría este objetivo al cometer un golpe de estado, con una mayoría en el Parlamento. Ahora quieren liquidar a Lula, porque saben que sin él, este partido pierde su importancia.’

Caio Vinícius Reis de Carvalho (CC BY-SA 2.0)

Dilma en el mes de mayo, a unas semanas apenas de la destitución

Temer cede ante la resistencia

Usted era estudiante cuando en el año 1964 se cometió el golpe militar. Ahora que se produce este golpe institucional, ¿no tiene efectos traumáticos?

Emir Sader: ‘Sí, lo que pasa en este momento es muy traumático, como lo es cada acontecimiento radical. La derecha ha creado el ambiente para este golpe institucional. Sin embargo, ambos eventos son totalmente diferentes. A diferencia de lo que algunos pretenden, el golpe actual no es peor. Al golpe militar del 1986 le siguieron represiones brutales contra los sindicatos y la oposición política. La Junta creía poder seguir durante mucho tiempo. Tenían una ideología muy clara. Los empresarios y el sector privado vivían una época de bonanza. Hoy en día, la situación es diferente.’

‘La izquierda estaba unida en contra de Dilma, pero la unión no se mantiene.’

‘El gobierno actual de Temer no tiene el poder de seguir manteniéndose, ni de determinar el futuro. El equipo económico tiene un solo objetivo: realizar reformas fiscales. A finales de la presidencia de Dilma, todas las grandes empresas se opusieron a ella. Sin embargo, la federación industrial brasileña no está en este gobierno, el capital financiero sí. Temer tiene lazos con los grandes productores de soya. En lugar de centrarse en el relanzamiento económico, Temer se centra en las reformas fiscales y esto ya tiene repercusiones.’

‘La izquierda estaba unida en contra de Dilma, pero la unión no se mantiene. Otorgar toda la atención a las restricciones presupuestarias resulta en tensiones internas. Dichas restricciones también afectan a los gobiernos locales, a los estados y a los municipios. 21 unidades federales van a declarar el estado de emergencia porque ya no aguantan más. La gente también estará cada vez más crítica con el Gobierno de Temer, si se les imponen restricciones a la Bolsa Familiar (una forma de asistencia a las familias en pobreza) y al programa de viviendas Mi Casa, Mi Vida.’

‘Temer, bien conocido por ceder ante una fuerte resistencia, difiere la flexibilización de las leyes laborales hasta el año próximo y no aumenta la edad de jubilación a 70 años sino a 65 años. Algunos partidarios de Temer quieren radicalizar muy rápido, pero las contradicciones al interior del gobierno frenan el éxito del equipo económico a la hora de llevar a cabo reformas radicales.’

Radio Interativa (CC BY-NC 2.0)

Un millón de personas participan a las protestas callejeras en contra de la presidente Dilma Rousseff el 15 de marzo 2015

¿Cuán grande es el movimiento progresista que se opone a Temer y sus socios?

Emir Sader: ‘Hay relativamente mucha resistencia. No en la Cámara, donde apenas tenemos 100 de los 520 diputados, sino en los movimientos populares y el entorno político. Si nos juntamos, estamos fuertes. Le costaba cierto tiempo a la izquierda para reaccionar. Dilma impuso restricciones bastante severas durante su segundo cargo. Estas restricciones fueron injustas, por afectar a los obreros, y además fueron económicamente ineficaces. Al economizar cada vez más, la recesión se hace cada vez más grave también. Medidas por las que más se criticaba a Dilma.’

‘Los movimientos populares se pusieron a movilizar al darse cuenta de que se estaba desarrollando un golpe de estado destruyendo todos los derechos adquiridos.’

‘Los movimientos populares se pusieron a movilizar al darse cuenta de que se estaba desarrollando un golpe de estado destruyendo todos los derechos adquiridos. Son las movilizaciones más grandes en la historia de Brasilia y en mi opinión es un movimiento muy maduro. La crítica ante el gobierno es muy clara pero al mismo tiempo defiende al mandato de la presidenta Dilma. Por eso no solo son los partidarios tradicionales del PT quienes participan. Se suman a las protestas los jóvenes, las mujeres, los campesinos sin tierra, las personas sin hogar, los artistas, los profesores etc.’

‘Las exigencias son totalmente diferentes ahora. Las movilizaciones de derecha gritaban “Fuera Dilma”, pero este grito se sustituyó por “No al golpe” y hasta por “La queremos de vuelta”. La conciencia de este golpe le ha dado un tremendo impulso a los movimientos populares.’

Acaba de mencionarlo usted: la derecha ha creado el ambiente para hacer nacer una ruptura institucional. En el 2015 también lograron movilizar a muchísima gente.

Emir Sader: ‘Correcto. Durante estas movilizaciones destacaron los dos temas que en Latinoamérica siempre vuelven en las protestas callejeras de derecha: el gobierno como sinónimo de la corrupción y la economía desastrosa. Es precisamente lo que pasó en Brasil. Sin embargo, la prensa analizó las protestas del 2015 y concluyó que se trataba exclusivamente del ala ultraderechista de las categorías medias altas. Los políticos de derecha tradicionales, como por ejemplo Aécio Neves, intentaron sumarse, pero han sido rechazados.’

‘Las protestas se radicalizaron verbalmente. Ya no se trataba de oponerse a la corrupción. Se gritaban cosas violentísimas como “Dilma la hubieran torturado hasta la muerte” y “Que vuelva la dictadura militar”.’

Agência Brasil Fotografias (CC BY 2.0)

Emir Sader

Post-neoliberalismo

¿Y ahora? Ha estudiado los supuestos ciclos políticos latinoamericanos. Se dice que en ciertos lugares se termina un ciclo progresista. En Brasil y Argentina llegan al poder presidentes claramente conservadores. Venezuela, gracias a Chavez un paraíso para movimientos progresistas, vive una crisis económica y política muy severa. ¿Ha terminado su ciclo progresista?

Emir Sader: ‘Creo que no. Cuando un ciclo político se termina, se supone que ya viene otra cosa totalmente nueva, como en los 90. Después del ciclo de desarrollo, siguió una ofensiva neoliberal muy severa. El continente latinoamericano fue el con la mayoría de gobiernos neoliberales y el que más ha sufrido esta política neoliberal. Sin embargo, antes de los años 2000 cambia el ambiente y viene ya el post-neoliberalismo. En varios países vemos tres rasgos comunes: la política social es primordial en el continente más injusto del mundo; no otorgan un papel central al mercado libre sino al Estado, en beneficio de un crecimiento económico y derechos sociales; se acercan a sus países vecinos e integración regional se convierte en un tema importante, se oponen al comercio libre con los EE UU. El post-neoliberalismo no es una mera teoría. El post-neoliberalismo ha surtido efectos muy concretos.’

‘La derecha intenta restablecer el neoliberalismo. Pero esta política de los años 90 fue catastrófica y tenía muchos fallos.’

‘El sueldo mínimo brasileño se aumentó del 70 por ciento en un lapso de 12 años, encima de la inflación. Salieron del trabajo clandestino unos 20 millones de personas, obtuvieron contratos laborales normales. Ya no es un país de hambre. Éstos son cambios radicales y tangibles. Ahora la constelación política cambia. No se trata de un nuevo ciclo político, no es tan radical el cambio. La derecha intenta restablecer el neoliberalismo. Pero esta política de los años 90 fue catastrófica y tenía muchos fallos.’

¿Qué hay que hacer? La situación venezolana parece dramática.

Emir Sader: ‘Prefiero no criticar abiertamente a Venezuela. Este país ha invertido las ganancias del petróleo en la solidaridad internacional, apoyando a otros países latinoamericanos. Ahora bajó el precio del petróleo considerablemente y ellos sufren las consecuencias. La caída del mercado petrolero no es la única causa de la situación actual. Tienen otros problemas, tales como la corrupción, unas administraciones ineficaces, la inflación, la violencia, la escasez de bienes de consumo, las cifras negativas de PVDSA (la empresa estatal petrolera)… El petróleo en las gasolineras es más barato que el agua potable.’

‘El Estado financia la compra de alimentos utilizando dólares subsidiados. Sin embargo, no logra controlar estas compras. Una parte supuestamente no se compra con dólares, otra parte se exporta ilegalmente hacia Colombia y otra parte termina en el mercado clandestino. Lo que queda se encuentra en las tiendas regulares. Es una catástrofe. El Gobierno pierde toda credibilidad. No sé cómo volverá a controlar la situación.’

Celine Massa (CC BY-NC 2.0)

En la frontera entre Venezuela y Colombia hay mucho contrabando de gasolina

El futuro latinoamericano

‘En cuanto al futuro de América Latina, me da esperanza, a largo plazo. Brasil es la mayor economía del continente. Es una variable de suma importancia. Si conseguimos proteger a Lula contra los ataques de los medios de comunicación y de la Justicia, y si en el debate nacional ya se trata de la política social, podremos significar una diferencia. La izquierda necesita restablecerse. ¿Por qué no por medio de una nueva carta social? Hay tanto que hacer.’

‘Los gobiernos de izquierda dependen demasiado de las elecciones. Han realizado mucho al nivel social. Pero quienes disfrutan de estas medidas no se organizaron.’

‘Los gobiernos de izquierda dependen demasiado de las elecciones. Realizaron mucho al nivel social. Pero quienes disfrutan de estas medidas no se organizaron. La izquierda solo dijo “voten por nosotros”. Los movimientos sociales están muy impacientes, pero es lo que hacen. Ellos deben estar impacientes. El MST, el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, está crítico con las reformas de las tierras, pero apoya al Gobierno. Es importante que la exigencia particular de los movimientos sociales no se convierta en la única exigencia. La entrevista con Emir Sader se hizo en Bredene, Bélgica, el domingo 18 de septiembre 2016 durante Manifiesta, la Fiesta de la Solidaridad. Contribuyó a la preparación Hanne Cottyn de la Universidad de Gante y Catapa. 
Este artículo fue traducido por Jan Lievens
Se dan cuenta de que existe el riesgo de perder los derechos adquiridos, si no hay democracia. También es clave volver a convencer los sectores empresariales, a que se pongan a invertir.’

‘Pronto unas personas y yo publicaremos un nuevo libro, titulado Las vías abiertas de América Latina, una alusión a Las venas abiertas de Eduardo Galeano. No se sabe si los gobiernos anti-neoliberales logran consolidar su poder, pero tampoco se sabe si la derecha conservadora se impone definitivamente. Ambas situaciones son posibles. El panorama político latinoamericano cambiará.’

Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift

Over de auteur

  • Schrijver, journalist, en onderzoeker

    Raf Custers is onderzoeker bij Gresea (Groupe de Recherche pour une Stratégie Economique Alternative). In 2013 publiceerde hij het boek Grondstoffenjagers.