Leonardo Boff: «El cuidado es parte de la naturaleza del ser humano»

CC Manuela d'Avila (CC BY 2.0)

Según el pensador brasileño Leonardo Boff, estamos en una profunda crisis de civilización, que amenaza con deslizarse hacia la barbarie pura. Esencialmente, esta crisis tiene que ver con nuestra relación con la Tierra – con un Groflbuchstaben, como subrayó – que estamos dañando de varias maneras. Sólo un tratamiento cuidadoso y amoroso de todos los seres vivos puede dar a la humanidad un nuevo futuro. Sólo así la vida puede derrotar a la muerte. Una entrevista hecha en Pascua de Resurrección.

Desde hace casi medio siglo Leonardo Boff es uno de los padres de la teología de la liberación que transformó a la Iglesia Católica en América Latina de un bastión conservador a una fuerza revolucionaria. En los últimos veinte años los desarrollos de la física cuántica y las ciencias naturales lo han conmovido profundamente.

Necesitamos un pacto social, dice Boff, que va de la mano con un pacto con la naturaleza, la Tierra entera y la naturaleza entera, que ponga al mundo en el camino hacia «una democracia social-ecológica».

El mundo entero está actualmente en las garras del coronavirus. Se le llama a esto «la primera guerra global».

Leonardo Boff: Veo esta pandemia como una reacción de la Tierra que quiere defenderse de la especie más violenta de la naturaleza, el ser humano. No es la guerra del hombre contra el virus, es la guerra del virus contra el hombre. El filósofo francés Michel Serres escribió el libro La Guerre Mondiale en 2008, en el que se refiere a la guerra que el hombre está librando contra la Tierra atacándola en todos los frentes. No hay ninguna posibilidad de que este hombre gane esta guerra. La Tierra no nos necesita, nosotros la necesitamos.

¿Qué lecciones debemos aprender de esto?

Leonardo Boff:  La lección más importante es que no podemos continuar con la forma en que hemos vivido en esta casa común durante los últimos dos siglos. El virus está actualmente socavando el neoliberalismo y el capitalismo, sistemas basados en la competencia, el individualismo y en un estado mínimo. Siempre hemos visto a la tierra como una reserva inagotable de recursos diseñados para proveer el crecimiento ilimitado. Estos sistemas están ahora bajo presión: los recursos inagotables y el crecimiento ilimitado son una ilusión, una premisa falsa.

Hoy vemos que todos somos interdependientes y dependientes de la cooperación. Que necesitamos un estado fuerte para formular políticas públicas que pongan el bien común en primer lugar e inviertan en la economía y en las personas.

¿Este tipo de impactos harán que lo nuevo sea normal?

Leonardo Boff: los científicos y filósofos como James Lovelock, Brian Swimme, Zygmunt Bauman, Slavoj ‘ižek, Eric Hobsbawm y otros nos advirtieron hace mucho tiempo: o cambiamos nuestra relación con la tierra, que es pura explotación, o nos dirigimos directamente a la ruina y cavamos nuestra propia tumba.

Según ellos, debemos temer al próximo gran desastre: un virus, una bacteria o cualquier otro desastre natural que pueda destruirnos. Las armas de destrucción masiva de los países militaristas son ridículas y absolutamente inútiles.

Debemos cambiar nuestra forma de producir, distribuir y consumir, y adoptar una actitud más benévola hacia la tierra y la vida. De lo contrario, simplemente no hay futuro para la humanidad en este planeta.

Mientras tanto en Brasil, el presidente ignora todo.

Leonardo Boff: Brasil está lamentablemente gobernado por un presidente que, en contra de todos los consejos de la Organización Mundial de la Salud, Bolsonaro considera que COVID-19 es una gripe leve o una histeria colectiva y está en contra del distanciamiento social.

Hoy, 7 de abril, el Brasil tiene más de 700 muertos y cientos de infecciones. La población indígena se está retirando al bosque. Como no tienen anticuerpos contra las enfermedades urbanas, hay una posibilidad real de que este virus cause muertes masivas en esta población. Existe una posibilidad real de que este virus cause muertes masivas entre la población indígena.

Por otro lado, también hay una solidaridad, especialmente de grupos progresistas, iglesias y otros grupos que se preocupan por la gente de las favelas, las zonas pobres alrededor de las ciudades.

Hasta ahora, el virus ha infectado principalmente a los ricos y a las clases medias. Pero una vez que llegue a el coronavirus a las favelas, causará estragos. Las personas viven muy cerca unas de otras y no tienen la infraestructura necesaria para cumplir con todos los reglamentos.

¿No se está pensando en presentar cargos contra Bolsonaro?

Leonardo Boff: Un juicio político toma mucho tiempo y desviaría la atención de lo que ahora es más urgente, a saber, la lucha contra el coronavirus. Mientras tanto, ha habido un golpe de estado interno. Es el ejército el que toma todas las decisiones actualmente. El gobierno está formado por más de doscientos militares, la mayoría están en el Ministerio del Interior. El general de Ejército Braga Neto ha sido nombrado presidente ejecutivo, Bolsonaro es sólo una figura.

Se espera que los militares obliguen a Bolsonaro a renunciar. Pero se teme que sus partidarios, fanáticos, puedan desencadenar una crisis social con mucha violencia.

Antes de que esta pandemia golpeara al mundo, el orden existente ya estaba bajo el cuestionamiento de los manifestantes de Hong Kong a Francia, África del Norte y Chile.

Leonardo Boff: Dondequiera que se impuso el neoliberalismo duro, parece haber sido un fracaso social hoy en día. Esto se aplica a Chile, pero también a Ecuador, a Macri en Argentina y Bolsonaro en Brasil. El resultado es una inmensa acumulación de riqueza en manos de unos pocos, a expensas de la mayoría de la población que vive en la pobreza.
Dondequiera que se haya practicado un neoliberalismo duro, ahora parece haberse dado un fracaso social.

Las manifestaciones de protesta son una reacción a este modelo neoliberal. Es el hambre y la miseria lo que llevó a la gente a la calle. En Brasil, todavía no hemos llegado a este punto de desamparo, gracias a la Bolsa Familia y a otras políticas sociales para los pobres, introducidas bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores. Sin embargo, se espera que tal marcha de protesta sea por desesperación una vez que el virus llegue a los millones de habitantes de las favelas. Sólo en Río, tres millones de personas viven en estos barrios, y en São Paulo hay muchos más.

¿Parece que esta pandemia ha sofocado los gritos de estas manifestaciones?

Leonardo Boff: La situación es muy preocupante, porque no hay un liderazgo político que pueda dar seguridad y una dirección clara en una crisis como esta. Bolsonaro es completamente incapaz de lidiar con esta crisis, los psicoanalistas lo han diagnosticado como paranoico. Ve comunistas en todas partes, aunque el comunismo ya no existe en América Latina ni en ninguna otra parte del mundo. Tampoco en China, donde hay un «Comunismo-Socialismo al estilo del modelo chino», como lo llaman las autoridades de allí.

Líderes como Bolsonaro y Trump fueron elegidos por el pueblo. ¿Qué ha pasado con nuestra democracia?

Leonardo Boff: En todo el mundo crece una ideología de derecha que no encaja con la democracia. Aquí en Brasil, la gente dice abiertamente que vivimos en tiempos post-democráticos y en un estado sin leyes. Bolsonaro y su gobierno hacen caso omiso de la constitución y gobierna en contra de las leyes. Se comporta de una manera muy autoritaria y se dirige más a sus seguidores leales que a la población del país.

Nuestras democracias están controladas por las élites tradicionales y especialmente por el capital especulativo.

En cualquier caso, está claro que esta democracia representativa ya no encaja en las complejas sociedades de hoy en día. Nuestras democracias están controladas por las élites tradicionales y el capital especulativo tiene más poder que los estados nacionales.

Necesitamos encontrar una nueva forma de convivencia en la que la dimensión ecológica ocupe un lugar central. A veces utilizamos el término «democracia social-ecológica», que no se centra en el beneficio, sino en la sociedad y la vida en toda su diversidad. La política y la economía deben estar al servicio de la vida y no sólo al servicio del mercado. Algunos hablan de una civilización «biocéntrica» basada en relaciones de amistad y cooperación con la naturaleza, más que contra la naturaleza.

Esto puede hacerse trabajando en otro sentido. Muchas personas están convencidas de que debemos prestar más atención al nivel regional que a la globalización económica. En cada región y en los diferentes territorios, la sostenibilidad puede desarrollarse de manera verdaderamente tangible, teniendo en cuenta las diferentes dimensiones culturales. A tal escala, es posible producir alimentos agroecológicos y trabajar en pro de la integración de todos, reduciendo así también la pobreza.

No sólo vivimos en una postdemocracia, sino que vivimos en una era post-verdadera.

Leonardo Boff: La desafortunada expresión post-verdad es una señal de que nuestra civilización está en agonía. Todos los esfuerzos humanos e intelectuales de Oriente y Occidente se han centrado siempre en la búsqueda de la verdad, la justicia y el amor, como se expresa claramente en los diálogos de Platón en la tradición occidental. Cuando ya no se le da importancia a la verdad y al «todo es posible» posmoderno, ponemos la verdad y la mentira en el mismo nivel. Lo único que cuenta entonces es mi propio interés y lo que me gusta. «Todo no importa», es un infierno para vivir.

Una sociedad social y humana en la que valores como el amor, la amistad y la justicia se aplican a todos no puede funcionar sobre una base tan falsa. Esto va en contra de toda la tradición de la humanidad y de tantos espíritus sabios e iluminados en nuestra historia.

Durante mucho tiempo la Unión Europea fue un modelo para América Latina. ¿Cómo ves a Europa?

Leonardo Boff: Desde aquí, desde el lejano oeste, vemos que Europa ha tenido su tiempo. La Unión Europea se encuentra en una profunda crisis porque ha puesto todo su peso en la dimensión económica y poco en la dimensión política y cultural. El neoliberalismo de Tatcher y Reagan ha destruido el estado de bienestar. Las decisiones que determinarán la humanidad en el futuro ya no vendrán de los Estados Unidos, porque esta hegemonía también está en declive. Asia, y China en particular, es la potencia emergente. Dentro de unos años, probablemente veremos cómo China da forma a la globalización según su voluntad.

Hoy en día tenemos que construir la tierra como nuestro único espacio común.

No se trata sólo de la dimensión económica y financiera, sino de una nueva etapa en la historia de la humanidad y de la Tierra, una humanidad unida y una Tierra como nuestro hogar común.

No debemos seguir centrándonos en la soberanía de las naciones. Este es un viejo paradigma que está siendo eludido por la interdependencia global. Hoy debemos enfrentar el desafío de hacer de la Tierra nuestro espacio unificado y común, en el que todos tienen un lugar, incluida la naturaleza.

¿Qué podemos hacer en estos tiempos oscuros cuando las estructuras parecen implosionar?

Leonardo Boff: Nadie sabe en qué dirección nos estamos moviendo. Existe el peligro de una guerra nuclear entre los países de la nueva Guerra Fría, los EE.UU. y China. Eso sería el fin de la especie humana. El coronavirus pone de rodillas a todos los que están en el poder y sugiere que no necesitamos esa guerra. El enemigo es invisible e inaccesible. Ataca implacablemente, sin hacer distinción entre ricos y pobres, creyentes y no creyentes.

Para mí y para muchos ecologistas esto es una señal de que la Tierra, el organismo vivo Gaia, nos está guiando e invitando a profundos cambios estructurales. No podemos continuar como estamos, no sobrevivimos. Todas las señales de alarma de la Tierra están en rojo.

La Tierra y la humanidad juntas forman una unidad única, como los astronautas de la Luna y las naves espaciales ya lo han visto antes. Somos la Tierra, que siente, piensa, ama, se preocupa, con un imperativo ético de cuidarlos. Por esta razón, las Naciones Unidas declararon el 22 de abril de 2009 que este planeta no es simplemente la Tierra, sino la Madre Tierra. La tierra como suelo puede ser comprada y vendida. Pero una madre no puede tratarte como una mercancía, debes respetarla y amarla.

¿En qué podemos confiar hoy? ¿De qué nos podemos agarrar?

Leonardo Boff: En tiempos de crisis de la civilización tenemos que volver a lo más esencial, y eso es el cuidado como paradigma universal: el cuidado de la Tierra, de la naturaleza, de nuestra existencia. El cuidado es parte de la esencia de la humanidad. Un ser vivo que no es atendido se debilita y muere. Esto no es diferente para la humanidad. Aparte de esta actitud solidaria, debemos volver a lo que nos hace humanos, y eso es la solidaridad. Hoy en día ha desaparecido casi por completo porque la cultura del capital se basa en la competencia y le importa poco la solidaridad.

Además, debemos asumir la responsabilidad colectiva de un futuro común para la Tierra y la humanidad. Debemos entender que todos los seres vivos tienen un valor en sí mismos y por lo tanto merecen respeto, no sólo porque son útiles para la humanidad.

Y necesitamos una espiritualidad cósmica. Debemos tratar de formular una respuesta a las preguntas que se hacen constantemente: De dónde venimos, quiénes somos, a dónde vamos y qué podemos esperar después de este corto paso por este pequeño planeta.

Usted fue uno de los fundadores de la Teología de la Liberación. Con el bolivarismo, la «Teología de la Prosperidad» proclamada por las Iglesias Protestantes triunfa en Brasil.

Leonardo Boff: El núcleo central de la teología de la liberación es la opción por los pobres, que tiene como objetivo su liberación a través de la justicia social y requiere cambios estructurales en la sociedad. Esto es hoy más necesario que nunca, porque la pobreza ha aumentado en el mundo. El evangelio de la prosperidad que proclaman las nuevas iglesias pentecostales es una trampa para engañar a los pobres, dándoles una caja vacía como consuelo.

Los pastores de estas iglesias son una máquina de dinero, son realmente lobos con piel de oveja. No proponen ninguna alternativa, no tienen ningún nuevo proyecto social en mente. La teología de la prosperidad se centra en aquellos que se han hecho invisibles para el capital, que sólo se interesa por el consumidor y no por el pueblo.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 2643   proMO*’s steunen ons vandaag al.

Word proMO* of Doe een gift

Over de auteur

  • Latijns-Amerika & ecologie
    Alma De Walsche schrijft over ecologische thema’s, van klimaat- en energiebeleid, over landbouw- en voedsel tot transitie-initiatieven en baanbrekers. Ze volgt al enkele decennia Latijns-Amerika, met een speciale focus op de Andeslanden.