En 2019, el 90 por ciento de las solicitudes de asilo de salvadoreños fueron reconocidas, en 2020 apenas fue el 10 por ciento

Bélgica cierra la puerta a los solicitantes de asilo de El Salvador

© José Cabezas

“Ver, oír y callar” es el mensaje de esta pintada en la capital de El Salvador. ‘Si te persigue la banda, no tienes futuro en esta región’.

Los solicitantes de asilo de El Salvador casi nunca reciben una respuesta positiva a su solicitud de protección en nuestro país. En 2020, apenas el 10 por ciento de las solicitudes de asilo salvadoreñas fueron aprobadas; en 2019, la cifra fue del 90 por ciento. ¿Indica el cambio de tendencia una revisión de la política? MO* fue en busca de una explicación y habló con un solicitante de asilo salvadoreño en Bruselas.

En breve:

  • En 2020, apenas el 10 por ciento de las solicitudes de asilo salvadoreñas fueron aprobadas. En 2019, la cifra era del 90 por ciento.
  • La gente huye de El Salvador principalmente por las pandillas extremadamente violentas, la Mara Salvatrucha y el Barrio 18. No se acobardan ante la extorsión, las amenazas de muerte, el secuestro y el asesinato.
  • En 2020 fueron mucho menos los salvadoreños que solicitaron protección en Bélgica: eran 538, cuando en 2019 eran 1369. Esto se debe en parte a la crisis del coronavirus.
  • Sin embargo, los abogados, las organizaciones de refugiados y otras partes interesadas son críticos: las decisiones negativas para las solicitudes de asilo de El Salvador están aparentemente motivadas de manera arbitraria.
  • Antiguos asesores de la CGRS indican que no tenían suficiente conocimiento para sus entrevistas con los solicitantes de asilo de El Salvador. El CGRS lo niega.
  • Desde noviembre, al menos 120 solicitantes de asilo salvadoreños ya han realizado el ‘retorno voluntario’, una práctica que el nuevo Secretario de Estado para el Asilo y la Migración, Sammy Mahdi (CD&V), quiere acelerar. “Pero si eres perseguido por la pandilla, no tienes futuro en esta región”, responden las ONG.

El 12 de noviembre de 2020 un vuelo contratado partió de Zaventem con unos ochenta salvadoreños a bordo, con destino a su país de origen. La razón: el “retorno voluntario”. A principios de diciembre salieron otros 21 salvadoreños, y en un tercer vuelo, más tarde ese mes, otros 20.

El nuevo Secretario de Estado para el Asilo y la Migración, Sammy Mahdi (CD&V), quiere modernizar la política de asilo de nuestro país: un rápido retorno voluntario se convertiría en la punta de lanza de su política. Los solicitantes de asilo de El Salvador, un pequeño país centroamericano con 6,7 millones de habitantes, ya están siendo introducidos en este enfoque.

Las cifras de llegada y salida de los salvadoreños que buscan asilo en nuestro país sorprenden. El Salvador se situó entre los cinco principales países de origen de las solicitudes de asilo en Bélgica en 2019. 1369 salvadoreños solicitaron entonces asilo en Bélgica, según las cifras de la Comisaría General de Apátridas y Refugiados (CGRS). Así fue que El Salvador ocupó el quinto lugar de solicitudes de asilo, después del Afganistán, Siria, Palestina y el Iraq.

En el año 2020 el número de solicitudes de asilo de El Salvador experimentó una fuerte disminución: apenas 538 salvadoreños solicitaron protección en nuestro país. De esta manera, El Salvador cayó al noveno lugar en cuanto a países de origen de los solicitantes de asilo. La mayoría de las solicitudes se presentaron en los tres primeros meses de 2020. Después de eso, el número de solicitudes fue de alrededor de diez por mes, lo que puede explicarse en parte por la crisis del coronavirus.

Aunque hubo menos solicitudes de salvadoreños en 2020, sus posibilidades de obtener asilo en nuestro país también disminuyeron espectacularmente. Hasta mediados de 2019, casi el 90 por ciento de los solicitantes de asilo salvadoreños recibieron una respuesta positiva. Pero en 2020, por otra parte, alrededor del 90 por ciento de las solicitudes salvadoreñas fueron rechazadas en Bélgica, según las cifras de Eurostat.

¿Ha cambiado la situación de seguridad en El Salvador? ¿Y es el “retorno voluntario” una respuesta para estos cientos de refugiados que buscan protección internacional?

Veinte años de violencia pandilleril

A diferencia de los otros países que figuran entre los cinco primeros en cuanto a solicitantes de asilo (Siria, Palestina, Afganistán, Irak), sabemos menos sobre el motivo por el cual la gente huye de El Salvador. Bandas rivales y extremadamente violentas, la Mara Salvatrucha-13 (MS-13) y Barrio 18, han estado sembrando un terror que impregna a toda la sociedad durante unos veinte años.

El origen de estas pandillas se encuentra en la ciudad americana de Los Ángeles. Los jóvenes salvadoreños huyeron de su país durante la guerra civil de El Salvador durante los años 1980 a 1992. Entraron en contacto con las pandillas americanas y sus actividades criminales. Cuando los jóvenes regresaron a El Salvador después de la guerra civil se llevaron la violencia con ellos.

Hoy en día, estos jóvenes de El Salvador libran una batalla mutua por el control de todo el territorio. Ganan dinero mediante la extorsión, pero también prestan servicios a otros delincuentes, como el contrabando de armas y de drogas. O actúan como sicarios.

Las dos grandes pandillas, tienen, juntas, 60.000 miembros: ese es el núcleo. Dedican sus vidas a la pandilla, y a menudo son reconocibles por tatuajes específicos. Además, hay más de 600.000 ” colaboradores”: las bandas pueden contar con ellos para todo tipo de servicios. Las pandillas están activas en el 94 por ciento del territorio de El Salvador.

‘Mis padres se negaron’

Nos encontramos con el salvadoreño Jorge Iglesias (24) en la estación central de Bruselas. Está alojado en un centro de acogida de Fedasil en Jodoigne, junto con su hermana María (20) y su hermano Carlos (18). Llegaron a nuestro país en junio de 2019, buscando protección internacional.

Jorge está huyendo del terror que lo persigue desde hace más de una década. En 2006, el entonces presidente (Antonio Saca, ed.) quiso poner fin a la violencia de las pandillas con su plan “Mano Dura”. Tenía a los miembros de la pandillas encerrados masivamente, a menudo sin suficientes pruebas.

‘Mis padres se negaron a defender los archivos de un grupo de pandilleros. El 1 de abril de 2006, desaparecieron, secuestrados por el MS-13.’

‘Mis padres eran ambos abogados. Cuando comenzaron los juicios contra los pandilleros, obligaron a mis padres a defender sus casos’, dice Jorge. El joven procede de un barrio pobre de las afueras de la capital, San Salvador, donde la pandilla MS-13 está activa. Uno de los archivos que tenían que defender implicaba a un grupo de 23 miembros de la pandilla. Mis padres se negaron.

La policía se entristeció al ver cuántos pandilleros fueron liberados por falta de pruebas. Ellos a su vez empezaron a presionar a abogados, incluyendo a mis padres. De ya no defender a los miembros de las pandillas o de proporcionar pruebas. Así que mis padres estaban bajo presión tanto por la MS-13 como por la policía. El 1 de abril de 2006 desaparecieron. Secuestrados por la MS-13. Tenía catorce años en ese momento y me quedé con mi hermana y mi hermano.

El coronavirus sigue en Bélgica y entonces buscamos un lugar seguro para continuar nuestra conversación, ahora que la puerta de la redacción del MO* también está cerrada. Encontramos un lugar cálido para alojarnos en la Iglesia de Beguinage en el corazón de Bruselas. Desde hace unos años, esta iglesia es utilizada por la House of Compassion, un grupo de cristianos con un corazón para los refugiados y las personas indocumentadas.

Jorge saca dos archivos de su mochila. Uno es el expediente judicial de su tío, que pidió y obtuvo asilo en los Estados Unidos. La otra es una carpeta con recortes de periódico sobre lo que le pasó a sus padres.

El 15 de junio de 2007, un año después de la desaparición de sus padres, se encontraron sus restos físicos. El autor fue un líder del MS-13 que ordenó el asesinato desde la prisión.

El tío de Jorge, también abogado, que trabajaba con el padre de Jorge, abrió una investigación. Jorge muestra el archivo con los recortes de periódico. La prensa documentó ampliamente el caso de sus padres, Jorge Alberto Iglesias López y María Hortencia de Iglesias.

La pandilla nunca olvida

En los años que siguieron, los miembros de la MS-13 continuaron persiguiendo e intimidando a Jorge y a su familia. Pero la policía también obstruyó la investigación, filtrando información confidencial a los miembros de la pandilla. Finalmente, la investigación del asesinato fue suspendida.

Al tío y a la tía de Jorge se les concedió asilo en los Estados Unidos. Jorge y sus hermanos, que eran menores de edad y estaban bajo la custodia de otro tío y una tía, permanecieron en El Salvador, pero fueron constantemente acosados por las amenazas de la MS-13. Incluso después de que se hayan mudado varias veces.

Jorge: ‘En 2017, mi familia dijo: “La pandilla nunca olvida. No tienes perspectiva en El Salvador. No son personas, son animales”. Al final, tuvo que esperar hasta junio de 2019, tras nuevas amenazas, para que Jorge lograra salir de El Salvador con su hermana y su hermano menor. A través de Guatemala, con la ayuda de un abogado y la Iglesia Luterana. Habían perdido toda la fe en los tribunales y la policía.

‘Quería ir a un país donde las maras (miembros de la pandilla Mara Salvatrucha, ed.) no operan. Y a un lugar donde podríamos empezar una nueva vida. Escuché que en Alemania y España hay mucha discriminación. Bélgica, como país multicultural en el centro de Europa, parecía un buen lugar para empezar de nuevo. Superaríamos la barrera del idioma.’

¿Fue un tatuaje de pandilla o no?

El 12 de junio de 2019, Jorge, María y Carlos Iglesias aterrizaron en Zaventem. Unos días después, se presentaron en el Klein Kasteeltje, el centro de solicitud de asilo de Fedasil. Una extensa entrevista en la CGRS siguió en febrero. La respuesta llegó en mayo y fue negativa.

“Tenía la impresión de que la persona que nos entrevistó no tenía suficiente conocimiento de la situación en El Salvador.”

‘El CGRS dio razones para el rechazo. Jorge cuenta: ‘Yo había declarado que el chico que me seguía tenía un tatuaje de MS-13. Pero antes, un abogado había escrito mi historia, y en ese entonces dije: “Sé que tenía un tatuaje, pero no me atreví a mirar de cerca para ver si era el de la MS-13. Creo que sí, pero no estoy seguro”. En la entrevista, quise aclarar esa declaración. Por eso dijeron que mi testimonio era inconsistente.’

‘También me preguntaron por qué no me había cambiado el apellido si me sentía tan amenazado. Pero cambiar tu apellido así es ilegal. También preguntaron: “Si los pandilleros te amenazaron tanto, ¿por qué no te mataron?” ¿Cómo podría saberlo? A veces matan, al azar, a veces te intimidan. ¿Por qué harían eso? Porque somos testigos del asesinato de nuestros padres.’

‘En la respuesta, la CGRS etiqueta nuestra historia como un problema económico. No tenemos ningún “problema económico” en absoluto. Nuestros padres tenían tres casas, nuestra familia en EE.UU. nos mantiene. Tenía la impresión de que la persona que nos entrevistó no conocía suficientemente la situación en El Salvador, y que el intérprete no sabía lo suficiente como para poder traducir mi historia con exactitud. Y si no nos quieren aquí, tal vez puedan enviarnos a otro país.’

La violencia en América Central

De todos los países de Centroamérica, El Salvador es el que tiene el mayor número de refugiados, según cifras recientes de la agencia de refugiados de la ONU, ACNUR. Sólo en la primera mitad de 2020, 187.232 salvadoreños huyeron de su país. Refugiarse en un país vecino no ofrece una solución inmediata, ya que toda la región está luchando con problemas como la extorsión, las amenazas de muerte y otros tipos de violencia de las bandas. Un reciente informe de Unicef y el ACNUR lo dejó claro una vez más.

Según la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas, hay un millón de personas huyendo en toda América Central. Por la inseguridad, la persecución o la extorsión de las pandillas criminales, que a menudo también reclaman niños pequeños, o por la homofobia contra las personas LGBTQ (lesbianas, gays o bisexuales, transexuales o queer), ed.

Los países de América Central se encuentran entre los más pobres de América Latina. COVID-19 y los recientes huracanes en curso han exacerbado las difíciles condiciones en las que viven la mayoría de los centroamericanos.

¿Trabajo al azar o criterios poco claros?

Jorge presentó una apelación contra la decisión de la CGRS. El abogado encargado del caso de Jorge no quiso comentarlo para no influir en este procedimiento.

El abogado Alexander Loobuyck del bufete de abogados Halius Advocaten en Brujas quiso hablar de su experiencia con las solicitudes de asilo de los salvadoreños. En los últimos dos años ha recibido más de 200 de esas solicitudes en su práctica.

Lo que llama la atención en esos archivos, nos dice Loobuyck, es la aparente falta de coherencia en los criterios de aprobación o rechazo cuando se comparan diferentes consejos negativos. A veces la evaluación parece basarse en una impresión visceral en lugar de una investigación exhaustiva y un marco de evaluación coherente.

David Serlet, intérprete jurado y socio de Loobuyck, añade: “A veces oímos: ‘Presentó una denuncia ante la policía y usted sabe que la policía es corrupta’. Seguramente eso perjudica su credibilidad”. Y esta semana tuvimos una mujer a la que se le reprochó en su informe: “No presentó una denuncia en la policía, debería haberlo hecho de todos modos. Así que no tienes credibilidad”.

“Antes se reconocía a casi todo el mundo”, dice Loobuyck. Eso no es normal. Después de todo, no es posible que todos tengan una historia creíble. Pero ahora han dado la vuelta a un rechazo casi completo, y eso tampoco tiene sentido. La política solía ser demasiado laxa, ahora parece demasiado estricta”.

Pero el abogado encuentra la aparente falta de consistencia especialmente difícil de tratar. ‘Tengo la impresión de que las decisiones sobre las solicitudes de asilo de personas de, digamos, Colombia o Venezuela están mejor fundamentadas.’

“El CGRS aparentemente asume que es normal que la gente sea extorsionada.”

La mayoría de los solicitantes de asilo salvadoreños huyen de la extorsión de una pandilla. Si la víctima se niega a pagar, se le amenaza con la muerte.

A veces la evaluación de esta práctica por el CGRS parece estar basada en un razonamiento perverso, dice David Serlet. El informe final dice: “Pagaste 300 dólares cada mes y ganaste 800 dólares”. Pero usted dice que no puede seguir pagando esa cantidad y no nos explica por qué.” El CGRS aparentemente asume que es normal que la gente sea extorsionada.

La violencia de las pandillas y la extorsión, por cierto, no son vistas como persecución política, sino como actos criminales donde las pandillas actúan por motivos económicos. Por lo tanto, este tipo de amenazas no están contempladas en la Convención de Ginebra y no son motivo de reconocimiento como refugiado.

Abogado Loobuyck: “Los salvadoreños sólo pueden calificar para el estatus de protección subsidiaria. Se trata de una disposición de la Ley de Extranjería que tiene por objeto llenar las lagunas de la Convención de Ginebra. Pero incluso ese estatus apenas se les ha concedido recientemente.”

Cuando se rechaza un caso, el solicitante de asilo aún puede recurrir al Consejo de Derecho de Extranjería. Sin embargo, la práctica ha demostrado que las posibilidades de recurrir el dictamen del CGRS son escasas.

Evaluar sin un conocimiento profundo

Los solicitantes de asilo salvadoreños, así como el abogado Loobuyck, cuestionan la objetividad y la competencia con las que se realiza la entrevista en la CGRS. Los agentes de protección del CGRS realizan la entrevista, son figuras claves en todo el procedimiento. El funcionario de protección es muy decisivo para el futuro del solicitante de asilo, ya que su juicio es fundamental en la decisión final sobre la solicitud.

Se nos ha informado de que varios agentes de protección no recibieron formación específica para sus entrevistas con los solicitantes de asilo de El Salvador. Para preparar las entrevistas y evaluar los relatos de los solicitantes de asilo tuvieron que recurrir a su conocimiento personal de la situación. Por ello, tuvieron que tomar decisiones sin la suficiente formación.

¿El número de rechazos de solicitudes de asilo de salvadoreños es quizás tan alto porque tiene que cumplir con una cuota predeterminada? No hay cuotas, eso iría absolutamente en contra del derecho internacional”, dice un ex funcionario de protección con el que habló MO*.

“La evaluación final se basa en el perfil específico y la vulnerabilidad de ese solicitante”, dice el ex funcionario de protección. ‘A un hombre de clase media, bien integrado, acomodado y educado, se le podría preguntar: “¿Por qué no has ido a la policía?”. Pero una mujer soltera y analfabeta tiene menos opciones. El asilo es un estatus individual, basado en tu historia concreta, tu familia, tus vulnerabilidades y tus habilidades”.

“Es un trabajo duro. Hay que tomar una decisión muy decisiva para el futuro de estas personas”.

Aun así, siempre hay un elemento personal de mayor o menor empatía, que es inevitable, señala el ex funcionario de protección. Si ha trabajado previamente en el país en cuestión, o si tiene experiencia sobre el terreno con refugiados y migrantes, escuchará de forma diferente a alguien que no tenga experiencia o una mentalidad muy burocrática.

También llama la atención la alta rotación de los entrevistadores. ¿Tiene esto que ver con las condiciones de trabajo o con el propio procedimiento? El ex funcionario de protección que entrevistamos lo niega con vehemencia. Trabajó en este puesto durante dos años y medio. Eso es un máximo. Es un trabajo duro. Por los testimonios que escuchas, las historias que cuenta la gente y la responsabilidad que tienes. Hay que tomar una decisión muy decisiva para el futuro de estas personas”.

Y hay otro elemento”, continuó el ex empleado. Si se hace esto durante mucho tiempo, se oyen las mismas historias repetidas. Así que cualquiera se apodera de la historia de otro. No siempre es fácil averiguar quién cuenta la historia real y quién abusa de ella. Pero aquí también se aplica la misma regla: cada solicitante de asilo debe ser escuchado individualmente y cada solicitante tiene derecho al reconocimiento hasta que se demuestre lo contrario.

El CGRS defiende su postura

En una comunicación del 10 de octubre de 2020, el CGRS afirmó que el número de solicitudes de El Salvador habían aumentado considerablemente en los meses anteriores, pero ello no significaba que se concediera sistemáticamente a los solicitantes un estatuto de protección. Las solicitudes se evalúan en función de los méritos individuales”, decía el comunicado.

Dirk Van den Bulck, el comisario general del CGRS, motiva el cambio de política respecto a El Salvador en una entrevista con MO*. Negó formalmente que hubiera presiones políticas por parte del gobierno o de partidos políticos.

Según Van den Bulck, el cambio de política tiene que ver, por un lado, con el cambio de la situación en El Salvador y, por otro, con una selección más exhaustiva del creciente número de solicitantes de asilo procedentes de El Salvador, basada en una formación adecuada de los entrevistadores. Se informó de que en los últimos años los solicitantes de asilo de El Salvador recibían a veces el reconocimiento sin una entrevista previa.

El perfil de los solicitantes de asilo de El Salvador también ha cambiado, dice Van den Bulck. El aumento del número de solicitudes demuestra, según él, que algunas personas acuden a la reagrupación familiar con familiares que ya han recibido protección, mientras que ellos mismos no corren peligro.

Esto no significa, según Van den Bulck, que no haya problemas de seguridad en El Salvador. Esto también se desprende del extenso archivo de países utilizado por el propio CGRS.

“Las personas que están en peligro real no solicitan el retorno voluntario. Pero algunas personas deciden hacerlo mientras su solicitud está pendiente.”

También presentamos a Dirk Van den Bulck el testimonio del antiguo oficial de protección de la CGRS que consideró que no estaba suficientemente preparado para su tarea. El comisario general afirma que hay una formación general para todos, que no siempre es necesaria una formación específica por país y que las solicitudes de los solicitantes de asilo salvadoreños no son tan complicadas. Además, añade: si un agente de protección se siente insuficientemente preparado, siempre puede pedir ayuda internamente.

Van den Bulck niega que los funcionarios de protección estén insuficientemente preparados para su tarea: “Esto se desprende también del hecho de que el Consejo de litigios de derecho de extranjería casi nunca anula nuestras decisiones en apelación. Y de otro hecho: “Las personas que están realmente en peligro no se ofrecen para el retorno voluntario. Pero algunos optan por el retorno voluntario mientras su solicitud de entrevista está pendiente, o mientras ya han tenido una entrevista pero siguen esperando la respuesta”.

Sin embargo, la mayoría de los salvadoreños que optan por el retorno voluntario lo hacen después de que la decisión sobre el recurso también haya sido rechazada. Tras este rechazo, los solicitantes de asilo son trasladados a un centro cerrado o comienzan una vida en la calle, sin permiso de residencia. El Estado ya no les proporciona alojamiento y comida. Además, ya no pueden trabajar legalmente para mantenerse.

‘El CGRS realizó una investigación exhaustiva sobre la situación de El Salvador en 2019’, responde el secretario de Estado de Asilo y Migración, Sammy Mahdi (CD&V). Además, cada solicitud de asilo se evalúa individualmente. El CGRS señala que en muchos casos se plantea el riesgo real o el miedo real”.

El riesgo de persecución es evaluado por el CGRS independiente en el marco del procedimiento de asilo”, continúa Mahdi en su reacción. No hay intervención política en esto. La política del CGRS fue confirmada en noviembre de 2020 por el Consejo de Conflictos de Inmigración de las Cámaras Unidas”.

¿Es El Salvador más seguro desde la entrada de un nuevo gobierno?

El cambio en la situación de El Salvador, al que se refiere el Comisario General Van den Bulck, tiene que ver con el descenso de la tasa de homicidios y con una nueva ley que ha promulgado el gobierno de Nayib Bukele. Esa ley debería garantizar una ayuda humanitaria a los refugiados internos y un acceso más fácil a la justicia. En una nota de diciembre de 2020, la CGRS también hace referencia a un informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, en el que se menciona este nuevo marco legal y jurídico.

El Salvador tiene hasta medio millón de refugiados internos (“desplazados” en la jerga técnica) entre una población de 6,7 millones.

Sólo en los tres primeros días de 2021 20 personas fueron asesinadas

Pero la nueva ley aún no ha entrado en vigor y muchos la cuestionan, nos cuenta Rina Montti. Es la directora del departamento de migración de la ONG Cristosal, que se centra en la región de Guatemala, Honduras y El Salvador. El gobierno de Nayib Bukele, presidente desde junio de 2019, se muestra especialmente fuerte a la hora de presentar una imagen halagüeña de sus políticas, afirma Montti. Pero las cifras que publica no son fiables y hay falta de transparencia en todos los ámbitos.

Ludo Van de Velde, un antiguo sacerdote belga que vive en El Salvador desde los años 80 y sigue de cerca la actualidad del país, lo confirma. Según las cifras oficiales, el número de asesinatos diarios se ha reducido a más de la mitad desde la llegada al poder del gobierno de Bukele.

‘Se han desmantelado muchas de las estructuras delictivas de las pandillas’, afirma Van de Velde. Los miembros de las bandas son llevados ante la justicia, pero muchos son liberados porque no hay pruebas suficientemente sólidas y porque se cometieron errores en la captura y durante el juicio”.

En los primeros cuatro meses de 2020, El Salvador tuvo 441 asesinatos. Es un 58 por ciento menos que los 1059 asesinatos del mismo periodo del año pasado, bajo el gobierno del anterior presidente Sánchez Cerén (FMLN). Sin embargo, sólo en los tres primeros días de 2021 fueron asesinadas 20 personas, lo que, según los expertos, evidencia la inseguridad del país.

Un acuerdo secreto

El premiado medio de investigación El Faro reveló en septiembre de 2020 que el gobierno de Bukele había negociado en secreto con los líderes de la banda MS-13. El gobierno quería que la tasa de asesinatos disminuyera y que la MS-13 lo apoyara en las próximas elecciones. A cambio, recibieran beneficios en la cárcel. 

El Faro aportó pruebas de esas negociaciones: actas de reuniones, fotografías y documentos oficiales redactados por funcionarios del gobierno. Pero el presidente Nayib Bukele niega la existencia de tal acuerdo.

Los gobiernos anteriores de El Salvador también establecieron este tipo de negociaciones secretas entre políticos y pandilleros. Cada vez querían reducir el número de asesinatos, con la vista puesta en el beneficio electoral, pero todas esas negociaciones fracasaron. Sólo provocaron picos en el número de homicidios una vez que se rompieron las negociaciones. Este fue especialmente el caso en 2015, cuando entonces El Salvador se convirtió en el país más asesino del mundo.

El retorno voluntario

“La nueva política se centra en el retorno voluntario y busca informar y sensibilizar a la población al respecto.”

¿Es el retorno voluntario una opción para los refugiados salvadoreños? La directora de Cristosal, Rina Montti, no lo cree así: ‘Quien huye de la extorsión se le llama “refugiado económico”. Si eres perseguido por la pandilla, no tienes futuro en esta región. Porque las pandillas también actúan en los países vecinos.’

El Secretario de Estado Mahdi ha dejado claro en su declaración política que el retorno voluntario es un pilar de la política de retorno”, dijo su gabinete en una respuesta. El retorno voluntario se realiza a petición de las propias personas. La nueva política se centra en el retorno voluntario y quiere informar y concienciar a los individuos al respecto. Quienes no deseen participar en este proceso no serán obligados a hacerlo.

‘El retorno voluntario del grupo de salvadoreños se llevó a cabo en cooperación con la OIM y Cáritas’, dice también la respuesta.

Regresar ya no es una opción para muchos. No lo es tampoco para el solicitante de asilo Miguel Molina (34). Él también fue víctima de la extorsión. Cada mes, la MS-13 le exigía doscientos dólares, y luego aumentaron esa cantidad a cuatrocientos dólares. Miguel trabajaba en un centro de llamadas y sabían cuánto ganaba. Su solicitud de asilo fue rechazada, con la motivación: “¿Por qué no podías seguir pagando esa cantidad, tenías un buen trabajo, no?”.

Pero Molina no se rinde. Creó un grupo de Facebook de refugiados salvadoreños y está trabajando en una carta, firmada por solicitantes de asilo salvadoreños, que quiere entregar al Parlamento federal. En él pide que se analice la situación de inseguridad en El Salvador y se reconsidere el consejo negativo.

La versión original de este artículo contenía un testimonio que ha sido eliminado por no poder garantizar el anonimato necesario.

La periodista Alma De Walsche lleva varias décadas cubriendo a América Latina, con especial atención a los países andinos.

Melissa Vida es una periodista independiente salvadoreña-belga y ha escrito anteriormente para medios de comunicación estadounidenses (The New York Times, Foreign Policy) y el periódico latinoamericano El Faro. También es editora de América Latina en Global Voices y redactora jefe del popular boletín semanal Central American News.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 3190   proMO*’s steunen ons vandaag al. 

Word proMO* of Doe een gift

Over de auteur

  • Latijns-Amerika & ecologie
    Alma De Walsche schrijft over ecologische thema’s, van klimaat- en energiebeleid, over landbouw- en voedsel tot transitie-initiatieven en baanbrekers. Ze volgt al enkele decennia Latijns-Amerika, met een speciale focus op de Andeslanden.