La crisis es una estrategia para liquidar las políticas sociales

El mundo se encuentra en medio de una crisis profunda. Al mismo tiempo quieren hacernos creer que el modelo neoliberal de crecimiento economico permanente es el único posible. El sociólogo Portugués Boaventura de Sousa Santos deshace este mito. Hay alternativas pero el sistema los oprima o impide su visibilidad. De Sousa se dedica a construir una “epistemología” de alternativas. Es tiempo que las universidades abren puertas y ventanas para que entre este conocimiento alternativo, dice de Sousa.

Alma De Walsche

MO*redactie
Latijns-Amerika & ecologie
1 Julio 2015

Boaventura de Sousa Santos es monumento en las siencias sociales. Es el director del departamento de Sociologia en la Universidad de Coimbra, Portugal pero gran parte del año pasa viajando, descubriendo nuevos mundos.

De agosto a diciembre viaja por las Americas, la otra mitad del año está dando clases y conferencias en Europa.

Es uno de los fundadores del Foro Social Mundial y miembro de la plataforma progresista Transform Europe. La crisis en Europa del Sur, y sobre todo de Grecia, lo sigue paso por paso. MO* entrevistó a de Sousa cuando vino a dar una conferencia en Lovaina La Nueva hace unas semanas.

© CES - Centro de Estudos Sociais
© CES - Centro de Estudos Sociais

En qué se distingue la actual crisis de las anteriores?

Boaventura de Sousa: “La crisis en la que nos encontramos ahora, es una crisis generalizada. Normalmente una crisis contiene oportunidades de cambio. Sin embargo la actual crisis tiene como característica que las posibilidades se están cerrando. No vemos posibilidades para salir del impase.

La crisis por su carácter amplio y permanente , se ha transformado en la explicación de casi todo lo que nos que pasa mal. Las cosas andan tan mal, “por la crisis”. Se corta los salarios, porque es crisis. Bajan las pensiones, por la crisis. Se privatiza la salud, porque es crisis. Se está destruyendo toda la social-democracia en Europa en nombre de una crisis permanente. Esta crisis se presenta como una crisis de la deuda, deuda soberana de los países, pero es más que esto: es una crisis que empezó en 2008 con la crisis financiera.

El impacto de esto no es una cuestión de números, es de vidas humanas.

En realidad no tiene nada que ver con la deuda soberana de los países. Es el sistema de un capital financiero desregulado que es totalmente cleptocrático y criminal y que especula con la miseria de la gente. Y que gana tanto más plata cuanto más están en bancarrota los países y las perspectivas de falencias. El impacto de esto no es una cuestión de números, es de vidas humanas. Un aumento de una taza de interés y una deuda significa desempleo, significa miembros de familias que se suicidan, gente en la calle sin techo. Todo se explica por la crisis, y parece que en verdad no hay salida.

Cómo analiza usted esta crisis? Qué componentes ve usted?

Boaventura de Sousa: Veo siete grandes amenazas que estamos viviendo y que a la vez son desafíos para enfrentar.
La primera amenaza es la desorganización del estado, un estado que procuraba alguna seguridad y ciertas formas de protección. El estado fue creado como un instrumento de dominación pero en base a luchas sociales populares y obreros, el pueblo logró reclamar sus derechos. Y estos derechos significaron el acceso a bienes que los obreros nunca habían tenido acceso. Por ejemplo para el consumo de ciertos productos, el acceso a la educación y la salud, el subsidio de desempleo. En el siglo 19 y 20 los  obreros nunca podían comprar los productos que producían. Iban descalzos a las fabricas donde producían zapatos. No tenían expectativas sobre un futuro asegurado. Tenían trabajo hoy, pero podrían perderlo mañana.

Después de la Segunda Guerra Mundial vino la social-democracia, que hasta hoy sigue vigente en países como Bélgica, aunque sea en crisis. Pero en algunos países está atravesando una crisis grave. Y lo que pasa en el sur de Europa es que hay partidos social-democráticos pero no hay condiciones social-democráticas. Entonces se forman condiciones para gobiernos de derecha. 

En el sur de Europa hay partidos social-democráticos pero no hay condiciones social-democráticas. 

Antes, el estado buscaba crear interacciones no mercantiles con sus ciudadanos. Con el neoliberalismo estamos asistiendo a que el estado está promoviendo interacciones mercantiles al privatizar todo y someter todo a la lógica del Mercado. Esto es una amenaza porque no tenemos nada que podría servir como alternativa para el estado.

La segunda amenaza es la desestabilización de la democracia. La democracia sobre todo en Europa después de la Segunda Guerra Mundial creó una cierta tensión entre democracia y capitalismo.

El capitalismo tenia temor de los modelos socialistas del otro lado del Muro de Berlin y habria que competir con ellos. Se reguló el capital financiero, se crearon los servicios publicos, y había un ambiente en el que la social-democracia podía desarrollarse.

Pero este pacto se rompió desde la caída del Muro de Berlín. El capitalismo ya no tiene temor de revoluciones, no tiene temor de una alternativa socialista. Está totalmente suelto y muestra su naturaleza propia que es una naturaleza destructiva. Como dijo Jozeph Schumpeter: “El capitalismo no tiene que tener miedo de sus enemigos, tiene que tener miedo de si mismo”.

El capitalismo no tiene que tener miedo de sus enemigos, tiene que tener miedo de si mismo.

Y este capitalismo destruye derechos, destruye perspectivas, destruye vidas con el único objetivo de buscar ganancias, en busca de siempre más ganancias, atacando los derechos de los ciudadanos.

Esto trajo cambios. En la teoría liberal había dos mercados: el mercado político y el mercado económico. El mercado político manejaba valores que no tenían precio, que no se podía vender y comprar. Son los mercados de convicciones: de izquierda, de derecha, del centro y podemos intercambiar ideas pero no podemos comprarlas.

Aparte de esto había el mercado económico, de valores de compra y venta. Con el neoliberalismo, estos mercados se fundaron sobre la lógica del mercado económico. En la política hoy en día todo se compra y todo se vende. Los lobbyistas presionan y influyen las decisiones políticas. A mi juicio es el fin de la democracia como la conocemos.

© CES - Centro de Estudos Sociais
© CES - Centro de Estudos Sociais

La tercera amenaza?

Boaventura de Sousa:
Es la mercantilización del conocimiento. El conocimiento que tiene más valor es el conocimiento del mercado. Las universidades invierten mucho en biotecnología pero no en todo el área de sciencias humanas o clásicas porque no tienen relevancia mercantil. Esto va llevar a un cambio total dentro del sistema de conocimiento y también en la avidez por el conocimiento. El programa Europeo de Horizonte 2020 tiene también este énfasis en innovación y tecnología.

La cuarta amenaza es la destrucción de la naturaleza. Por primera vez el capitalismo está enfrentando los límites de lo que la naturaleza puede soportar.  Esto lleva a acontecimientos extremos. Lo hemos visto en Bangladesh, Haïti, Nueva York y allí también una vez mas vemos las desigualdades del mundo porque el huracán Katrina o Sandy pueden ser resueltos de alguna forma porque hay recursos económicos. En Bangladesh no hay plata para resolverlo y mueren miles y miles de personas. No se cuenta la polución de la Amazonia y otros ríos por la explotación de petróleo.

Esta destrucción de la naturaleza es también la destrucción de los medios de vida de los campesinos y de las comunidades. Los grandes megaproyectos de represas o minerías,  obliga a millones de personas en el mundo a desplazarse. Son desplazados internos, refugiados ambientales, con mucha violencia expulsados de las tierras que tienen desde sus familiares ancestrales.

El capitalismo está enfrentando los límites de lo que la naturaleza puede soportar.

La quinta amenaza es la devaluación y la desvalorización del trabajo. El trabajo en las sociedades Europeos fue el gran instrumento de acceso a la ciudadanía. Fue gracias al trabajo que las personas lograron ser ciudadanos, se profesionalizaron y conquistaron sus derechos.  Hoy en día estamos en una degradación total del trabajo en cuanto al  acceso a la ciudadanía y a los derechos. Se están destruyendo los sindicatos en estos países. El trabajo es cada vez más precario. 70 porciento de la economía mundial es informal. Además, se está destruyendo una distinción que es fundamental para la social-democracia Europea: la distinción entre trabajo pagado y trabajo no pagado.

El joven que pasa toda la noche preparando su CV en la computadora para presentarse a un concurso o para un puesto de trabajo, son horas no pagadas. En algunas ciudades del mundo pasas 4 horas al día en el transporte, yéndose al trabajo. En vez de las 8 horas de trabajo, tienes 12 horas, pero 4 no son pagadas.

La sexta amenaza es la criminalización de la protesta social. Cada vez más se está emitiendo leyes que impiden que la gente va a la calle a expresarse. Se impide esto, mismo si son manifestaciones pacíficas. Las leyes antiterroristas han sido utilizadas en America-Latina para criminalizar los lideres indígenas que bloquean las carreteras de los multinacionales que quieren entrar en sus territorios.

La séptima amenaza es la recolonización de la cabeza y todo alrededor. El racismo de hoy se expresa en nuevas formas; es un racismo cognitivo, no es un racismo que pasa por la piel. La islamofóbia es una forma de racismo, con otro tipo de connotación. El racismo siempre es una reacción a alguien que es o inferior o peligroso. Y normalmente las dos cosas. El negro es inferior y peligroso, el islámito es inferior y peligroso, su piel también es mas obscuro. 

Es un panorama muy obscuro. Por donde empezar para cambiar el mundo?

Boaventura de Sousa: Hay que encontrar maneras para trabajar con estos desafíos. Estos 7 puntos no se dejan analizar desde la teoría Marxista. Estas amenazas vienen de otros orígenes teóricos, es el resultado del protagonismo de otros movimientos, que han puesto estas luchas en la agenda política.
Por un lado vemos el agotamiento de las alternativas. Estas luchas son locales, la prensa no les da ninguna visibilidad, la televisión no les da visibilidad, son casos aislados.

Es una “sociología de ausencias.” Y esto crea la impresión de que no hay salida, no hay alternativa. Por esto pienso yo que para encontrar una salida, no es simplemente por la vía política directa. Es por la vía de otro tipo de conocimiento, un conocimiento que nos abra la dignidad al trabajo, un conocimiento producido en las afueras de las universidades y centros de investigación. Es importante dar a conocer este conocimiento y estas luchas.

Es muy importante para la universidad y la vida académica, porque se esta aislando. Las elites ya no quieren estudiar en las universidades de su país. Mandan a sus hijos a las universidades globales, donde todo hoy está estandarizado. Ya no tiene nada que ver con la particularidad de cada país, cuando al contrario las universidades fueron criadas para un proyecto de país, dentro del marco de un país.
No puedes entender Mexico sin la Unam. No puedes entender Brazil sin la Universidad de San Pablo. Todo esto no les interesa al neoliberalismo, porque no les interesa el proyecto de país.

No necesitamos solo alternativas, necesitamos un pensamiento alternativo de alternativas.

Entonces como universidad tienes que buscar alianzas. Lo que yo estoy buscando en la Universidad de Coimbra es cómo una universidad o un centro epistemológico pueda cambiar la epistemología, para que la gente de los movimientos, las organizaciones sindicatos, puedan tener una presencia más fuertes. Para crear posibilidades de alianzas y articulaciones. No necesitamos solo alternativas, sino un pensamiento alternativo de alternativas. Tenemos que tener otras gafas, otra manera de ver. 

La manera cómo Europa trata a Grecia, es muy unidimensional, es una muestra de miopía.

© CES - Centro de Estudos Sociais
© CES - Centro de Estudos Sociais

Boaventura de Sousa: Totalmente. Estoy trabajando con gente de Grecia para ver si se puede construir un bloque mediterráneo para fortalecer otra alternativa de Europa. Tal bloque tendría a mi juicio incluir también Tunisia. Es un país muy valioso y es el único que está realizando una transición. Si nosotros no hacemos nada, lo que está pasando en Grecia y Portugal va pasar en todos los otros países de Europa.

El neoliberalismo no admite políticas sociales porque necesita siempre más campos de acumulación. Lo dicen las grandes empresas mismo: los mercados más lucrativos, de mayor rentabilidad en el futuro, son los mercados de la salud y la educación. Por eso los quieren privatizar. Y entran por los más débiles para después entrar en Alemania, Francia y los países del Norte, no cabe duda. Yo estaba en Dinamarca y la gente estaba muy preocupada con los recortes en la salud p.e. 

Entonces este es una crisis provocada, que busca crear campos de rentabilidad para el capital. Esto es lo que es la Unión Europea hoy.

Los funcionarios Europeos están conscientes de estos mecanismos? Todo esto pasa a propósito?

Boaventura de Sousa: La mayoría sabe perfectamente lo que está haciendo. Barroso sabia muy bien por dónde iba. Junker también sabe muy bien lo que está haciendo. Son instrumentos de EEUU también, y van a ser recompensados por ser fieles. Utilizan a Europa para implementar este modelo. En los años 90 con el Tratado de Maastricht se ha preparado este marco. El Banco Central de Europa fue construido bajo el control del capital financiera. No son los estados que lo controlan. Todos los líderes vienen de Goldman Sachs: Mario Monti, Mario Draghi y Victor Halberstadt.

Si la Unión Europea existiera como marco político – económico, la crisis con Grecia no existiría, porque Grecia es solo 2 porciento de la economía del euro.

Fue una estrategia para liquidar las políticas sociales de la social-democracia. Como no pudieron destruir los partidos socialistas, destruyeron sus condiciones. Y entonces empezaron por el país más débil, que fue Grecia por su deuda. Esta deuda ahora l es más grande que cuando la crisis inició. Si la Unión Europea existiera como marco político – económico, la crisis con Grecia no existiría, porque Grecia es solo 2 porciento de la economía del euro. No pudiera haber especulación, porque la deuda Griega hubiera sido la Europea. Si mutualizaríamos la deuda, no hubiera crisis en Europa. Pero Alemania quiere salvar sus bancos, sobre todo la Deutsche Bank, que con tanta plata que tenía, le ofrecía a Portugal, España y a Grecia prestar dinero, para que los Europeos compraran los productos alemanes, los Mercedes Benz, los Audi, los VW.

Con toda esta maniobra, asomó de nuevo un viejo fantasma en Europa: el colonialismo de los países del Norte hacia el Sur. Yo pienso que ahora estamos en el fin de la Unión Europea como la conocemos. O se refunda o se termina.

Sin embargo, sin la Unión Europea no significamos nada en el mundo de hoy.

Boaventura de Sousa: Durante mucho tiempo la Unión Europea fue una esperanza, una idea de convivencia, una unidad, una moneda, un solo pasaporte. Son ventajas concretas que el ciudadano vive y siente Pero ahora la Unión Europea se está transformando en una jaula de hierro para estos países. Si Portugal quiere aumentar el salario mínimo con 1 euro, la Comisión Europea interviene para decir que no puede ser. La Unión ya no es una fuente de bienestar, es una fuente de malestar. Y esto es lo peligroso para Europa.

La Unión Europea se está transformando en una jaula de hierro para los países en el sur de Europa. 

Esta línea que divide Europa entre Norte y Sur, es nuestra línea abyssal. Es la línea que divide el mundo entre las sociedades metropolitanas y las sociedades colonizadas. Lo explico en mi libro “Ensayo contra la autoflagelación”. Los Portugueses siempre piensan que si las cosas andan mal es culpa de ellos. Nos tratan a Grecia, Italia, España, Portugal como siendo de alguna manera un protectorado.

La globalización no levantó la línea abyssal, ya que el mundo de hoy es un mundo multipolar, con economías emergentes.

Boaventura de Sousa: La división está cada vez más presente también a nivel de la globalización. Hay dos globalizaciones y de alguna manera la línea abyssal divide las dos. El mundo de los olvidados, excluidos, los grassroots y el mundo del capital. El mundo del Foro Económico de Davos y el mundo del Foro Social Mundial.

Nuestra revolución contra-hegemónica desde abajo se ha debilitado, por muchas razones. La propia crisis no ayudó. Luego vino la guerra contra el terrorismo, fue una arma muy bien utilizada para impedir la globalización desde abajo.

Ahora no logras traer gente para movimientos sociales de Tunesia o del Medio Oriente porque no dan visas. El próximo Foro Social Mundial tendrá lugar en Quebec y será un problema porque muchos tienen que pasar por EEUU. Y mismo Quebec hoy en día es muy reaccionario.

El Foro Social Mundial alentó en América Latina a muchos gobiernos progresistas y estos gobiernos hoy están en crisis, la crisis “de la segunda década”: Brasil, Argentina, Venezuela. También Ecuador sentirá el impacto.

También la globalización hegemónica se diversificó con la emergencia de los BRICS y esto también confundió la cosa. Por vez primera se ve una división en el capitalismo. En la globalización capitalista el eje dinámico hoy en día está en el Oriente y ya no en el Occidente y esto va a llevar a una guerra fuerte que ahora se está dando, en America Latina y en otras partes. EEUU busca destruir la alternativa de los emergentes.

Atacaron también en Europa. La crisis en Ucrania es totalmente provocada para golpear a Rusia. Es muy importante que Ucrania sea parte de Europa para tener un bloque fuerte contra Rusia. Ucrania es también importante por sus riquezas de uranio y es un gran centro agrícola. Hay compras de tierras muy extensas de China en Ucrania. Es muy importante aislar Ucrania de Rusia, para así debilitar Rusia.
El otro golpe fue bajar de una manera radical el precio del petróleo. Es ingenuo creer que los mercados funcionan por una mano invisible. Nunca se podría explicar por qué en una semana el precio de un barril de petróleo bajara a menos de la mitad.

La crisis en Ucrania es totalmente provocada para golpear a Rusia. 

Para golpear a China es más difícil porque EEUU necesita a China. Pero atacan a sus terceros: a Brasil y Argentina. Están debilitando a los gobiernos de Brasil y Argentina con medidas muy concretas. En Argentina con el caso del juez Nisman: el servicio secreto intentó liquidar a la presidenta Cristina Fernandez inventando una versión completamente falso sobre el atentado al centro cultural Judío. (Diciendo que fue producido por Irán y que Cristina quería ocultar esto, a cambio de un negocio por petróleo con Irán).

Ahora se sabe que Nisman fue muerto a través de una alianza de los servicios secretos de EEUU y la Mosad de Israel. Hay un Wikileaks sobre esto. También está documentado que hay intentos de desestabilización para Venezuela.

Pero el caso de Brasil, que golpean con el caso de corrupción en Petrobras, es el más sorprendente. Hay 2 cosas que EEUU no perdonan: el hecho de que Brasil no quiere privatizar sus reservas petroleras del présal; y el hecho de que los Brics están tratando de crear un banco alternativo al Banco Mundial.

La primera década del siglo 21 en America Latina fue una década de luchas ofensivas. Ahora estamos en una época defensiva, de mantener lo que conquistamos. Surgen resistencias y pasan cosas que nunca hubiéramos pensado que podrían pasar. Pero también vivimos una presión muy grande del pensamiento único.

La alternativa hoy en día consiste en crear una epistemología distinta. Tienes que construir una legitimidad de otros conocimientos, para que otros mas – gente de la universidad, porque son conocedores, gente de movimientos, de ONGs, de empresas alternativas, que vengan a hablar con los profesores, para dar credibilidad y legitimidad a estas iniciativas. Para que en un momento dado, surga agencia política de esto.
No pudiéramos haber pensado que iba a surgir algo como Podemos o Syriza. Así que, nunca el capitalismo logra dominar todo. Tenemos que abrir espacios.

© CES - Centro de Estudos Sociais
© CES - Centro de Estudos Sociais

Syriza y Podemos pero también los Zapatistas en México demuestran que es importante que las alternativas en cierto momento tengan poder, para que sean un elemento de cambio.

Boaventura de Sousa: Podemos, Syriza o los Zapatistas son casos muy distintos, en su esencia y en su estrategia. Los Zapatistas, cuando empezaron su levantamiento, en enero 1994, tenían la intención de cambiar el estado mexicano y no quedarse en la autonomía de la sierra Lacandona. Yo he vivido muy de cerca las negociaciones preparando el Pacto de San Andrés, que tenía como finalidad cambiar la constitución, el estado, las formas del gobierno. Los Zapatistas sin embargo no estaban preparados para esto. Cuando fracasó, los Zapatistas decidieron quedarse en la sierra y dejaron de relacionarse con los partidos tradicionales mexicanos. Mantienen su visión internacionalista sobre ética, cultura critica y transformación social.

Podemos tiene otra estrategia, la de buscar sinergias y juntar todas las fuerzas que vinieron de los Indignados, para dar un paso adelante y formular una propuesta política. En Chile p.e. los estudiantes de la calle negociaron con Bachelet y entraron en los ministerios. Son estrategias distintas para llegar al poder.

A mi juicio, no podemos dejar el estado a la derecha. Hoy vemos que mucha gente tiene simpatía para la vertiente del anarquismo, con su cultura horizontal.

No podemos dejar el estado a la derecha.

Es una gran tradición europea y el marxismo-leninismo están en total bancarrota. Están creando zonas liberadas del capitalismo. En toda parte de Europa hay hoy día comunidades de jóvenes que viven otra cultura, creando nuevas experiencias como trueque y monedas locales, sin pasar por el mercado. Estas iniciativas tienen otro concepto de sociedad.

Yo quiero dar credibilidad epistemológica con conocimientos validos a estas experiencias.

A través de la universidad?

Boaventura de Sousa: A través de la universidad popular de los movimientos sociales. Es un “Ocupy” de la idea de la universidad. Hacemos talleres fuera de los espacios universitarios, donde juntamos intelectuales y académicos – 1 tercio son académicos, 2 tercios es gente de movimientos sociales. Y nadie puede hablar más de 3 minutos, para debatir temas escogidos por los participantes. La idea es así crear otra forma de educación popular para la emancipación. Tienen que ser alianzas de la universidad con movimientos sociales. Mucha gente también necesita recibir otra información, aparte de lo que la televisión les trae porque la tele les mienta. Y Indymedia no es suficientemente fuerte para crear una alternativa. 

Usted enfatisa la necesidad de diversidades, diferentes ontologías. Ecuador y Bolivia tienen p.e. el concepto del Buen Vivir en la constitución. Pero en la realidad no funciona.

Boaventura de Sousa: Aún así tiene su importancia. Cuando una idea entra en el imaginario de las luchas sociales, queda allí, independientemente de lo que pasa en la realidad concreta. Es por esto que el socialismo sigue en el imaginario de mucha gente. Se inscribe en la memoria de la lucha.

Cuando una idea entra en el imaginario de las luchas sociales, queda allí, independientemente de lo que pasa en la realidad concreta. 

Cómo es posible que nosotros estábamos tan aferrados a este concepto del “desarrollo” que está en plena bancarrota.

También llama la atención que un país que ha luchado con el problema de la deuda, inventa un concepto alternativo y lo nombra en quechua: “sumac causai”, para diferenciarlo de la lógica de siempre tener más. Vivir bien y tener lo suficiente, no con el fetichismo del mercado, pero viviendo en harmonía con la naturaleza. Con Pachamama como fuente de vida, que por esto tiene que tener derechos.

Tener derechos, implica que no se puede explotar los recursos naturales ilimitado pero con respeto por los ciclos vitales de la naturaleza. Y esto lleva a otra economía, completamente distinta del extractivismo, lleva a una transición al post-extractivismo, post-capitalismo, y post-colonial. Esto no es eurocéntrico, es sumac causai. Ellos dicen: “fuimos victimizados por ustedes, y tenemos aquí un instrumento nuestro.” Esto es muy  importante para la diversidad.

Son cosas embryonales pero te dan una idea de otras posibilidades.

Para usted la opción está clara: o es esta búsqueda de alternativas, o es guerra metropolitana.

Boaventura de Sousa: Si no hay relación intercultural y se destruye estas diversidades, si se utiliza el poder para imponer su posición, una posición únicamente concentrado en el mercado neoliberal, entonces si, esto es una receta para la guerra civil.

Las alternativas son varias, y están presentes en la India, en América Latina, en Africa, en todas partes. Pero hay que articularlas y hacerlas mas entendibles. Un punto clave en todas estas diversidades es el concepto de la dignidad. Cómo podemos, a partir de este concepto, dialogar con el islam, con las cosmovisiones indígenas. Es posible, pero va ser una conversación más difícil, porque hablan otra lengua y hay que aprender a ser ignorante. Mi trabajo es aprender a ser un “ignorante esclarecido”. Esto es lo que quiero ser: saber que no sé, que mi conocimiento es incompleto, y cuando se presenta una alternativa, mi postura es: qué tiene esto que puede ser valido para mi, y discutámoslo.

Meest recent van Alma De Walsche

Eneas De Troya (CC BY 2.0)
España: Construir futuro en un sistema sin futuro
España fue uno de los países mas afectados por la crisis de 2008. Hoy las figuras se parecen mas positivas.
Jeso Carneiro (CC BY-NC 2.0)
Venezuela: ¿Cuánto tiempo le queda a Maduro?
No le queda salida al presidente venezolano Maduro. La crisis económica va de mal en peor y el pueblo ya no sabe qué hacer.
© Reuters
Brasil y la demolición premeditada de un experimento social
El honor de inaugurar los primeros Juegos Olímpicos en Sud-América a principios de agosto no le será concedido a Dilma Rousseff.
© Lieselotte Viaene
El modelo de desarrollo en Guatemala excluye a los indígenas
El gobierno de Pérez Molina quiere convertir a Guatemala en uno de los principales exportadores de electricidad en América-Central.