Venezuela al borde de la auto-destrucción

A pesar de ser uno de los mayores productores de petróleo y gas en el mundo, Venezuela está al borde de la bancarrota. Esto puede también significar el fin de la revolución bolivariana. La muerte del líder legendario Chávez tuvo un gran impacto. Por primera vez desde 1998 el electorado Venezolano vota en su mayoría en contra del ”chavismo”.

  • Joka Madruga   / Flickr (CC by 2.0) Presidente Maduro asumió la presidencia en 2013, después de la muerte de Hugo Chávez Joka Madruga / Flickr (CC by 2.0)
  • DerMikelele / Flickr (CC by-nc 2.0) Por la escasez de productos, la gente tiene que hacer cola a diaria DerMikelele / Flickr (CC by-nc 2.0)
  • Jakob / Flickr (CC by 2.0) La gente pide justicia y transparencia Jakob / Flickr (CC by 2.0)
  • L.C. Nøttaasen / Flickr (CC by 2.0) La caída del precio del petróleo es la razón principal por la crisis aguda de ahora L.C. Nøttaasen / Flickr (CC by 2.0)

El mismo presidente Maduro lo ha admitido también, después de dos años de gobierno: el país se encuentra en una situación de emergencia económica.

‘Una crisis que puede poner en peligro la estabilidad social y los logros de los últimos quince años’, dijo Maduro en su discurso, en la ocasión de los 17 años de Chavismo.

Lamentablemente no había razón de festejar, analizando las cifras divulgadas por el Banco Central a mediados de enero. La inflación subió a 180.9 por ciento el año pasado, mientras que la economía se redujo con un 5.7 por ciento. Según el FMI la inflación podría seguir subiendo hasta 720 por ciento en 2016.

Situación de emergencia económica

Es difícil de imaginar cómo se lleva la vida con una inflación de 700 por ciento. Cuando en los años setenta se hablaba de la inflación en Latino-América, significaba que la gente recibía su sueldo para luego ir inmediatamente a la tienda para gastarlo completo. Es decir, al día siguiente el valor se había reducido a la mitad. Hoy día los Venezolanos ni siquiera disponen de esta posibilidad, dado que la producción se paralizó en varios sectores y que los supermercados están vacíos a causa de la falta de abastecimiento.

Desde hace algunos días la situación de emergencia económica está en vigor en Venezuela. El Congreso, que está dominado por la oposición, rechazó el decreto, pero la Corte Suprema repeló este rechazo. Esta situación de emergencia económica es válida durante sesenta días, posible de prolongación única, y procura al presidente la autorización de tomar medidas excepcionales.

El precio de la gasolina, ridículamente bajo en Venezuela, se elevó sútilmente por primera vez en 20 años.

Una de las medidas es que el precio de la gasolina, ridículamente bajo en Venezuela, se elevó sútilmente por primera vez en 20 años. Asimismo, se adaptó el sistema complejo, de hasta cuatro tasas de cambio para el cambio de dólares a bolívares, la divisa local. 

El decreto también da permiso al gobierno de tomar medidas especiales para el paso de mercancías en puertos y aeropuertos, a través de la liquidación temporaria de regulaciones válidas.

Además se hace posible la intensificación del sistema monetario y la complicación del acceso a la divisa local y extranjera. Así, hay incluso rumores de un corralito del bolivar, o sea una limitación de la suma que se puede sacar por semana.

Petróleo no es alimento

La mayor causa de este colapso económico es la caída del precio de petróleo. Éste se bajó de 100 dólares hasta sólo 25 dólares por barril, lo que apenas cubre el coste de producción. Esta tendencia es muy probable de mantenerse en 2016.

La economía venezolana se caracteriza por una dependencia extrema de la exportación de petróleo, lo que genera el 95 por ciento de los ingresos. Sin embargo, esto implica también la importación de la mayor parte de su alimentación, productos de consumo, y componentes de la industria nacional.

Los últimos quince años la dependencia de los ingresos de petróleo y de otros productos ha seguido incrementándose.

Bajo Chávez, una gran parte de los sectores de la economía nacional han tenido que enfrentar  dificultades, porque el empresariado y la Cámara de Comercios venezolana, el Fedecamaras, mantenía un curso de colisión con el presidente.

Particularmente el presidente de Fedecamaras de entonces, Pedro Carmona, estaba detrás del golpe de estado para expulsar Chávez del trono en 2002.

El gobierno anterior de Chávez solía atribuir la escasez de los productos en las tiendas al boicot de los productores. Habia la sospecha que  ocultaron la mercancía intencionadamente. El gobierno pretendía durante mucho tiempo que no se trataba de un problema económico estructural.

Enfrentar la realidad

Por lo visto el sucesor de Hugo Chávez, el presidente Nicolas Maduro, se dio cuenta del problema y subraya la necesidad de entrar en diálogo. Para eso recurre hasta al soporte del parlamento. No obstante, éste último se compone mayoritariamente de miembros de partidos de oposición,  desde las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Esta oposición se ha reunido en una larga coalición con el nombre de la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

El presidente también fundó el Consejo Nacional de Economía Productiva. Éste debe unificar todos los sectores a fin de diversificar la economía y de esta manera disminuir la extrema dependencia del petróleo. Se trata del petróleo y del sector-gas, la petroquímica, la industria agrícola, la minería, la telecomunicación, la construcción, la industria militar y el turismo. Éstos deberían volver a cumplir el papel del ”motor de la economía”.

Golpe de estado disfrazado

Otra medida notable es la creación de una nueva sociedad petrolera estatal, adicional a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) ya existente. La nueva sociedad petrolera caerá en las manos del ejército, con el estado como accionista principal. Se llama Camimpeg: Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas. La compañía tendrá que garantizar la manutención y la producción de las fuentes de petróleo.

Algunos hablan de un golpe de estado tácito del ejército.

Camimpeg es la nueva compañia petrolera, en manos del ejército.

La empresa de petróleos estatal PDVSA, en tiempos pasados el orgullo de Venezuela, ha de hecho sufrido una avería considerable bajo el chavismo. Por un lado se explica por la falta de gerentes profesionales, y por otro lado no invirtieron en innovación de la empresa, de manera suficiente. Es decir, los ingresos tenían que financiar los programas sociales, llamados Misiones.

Con el bajo precio del petróleo, la empresa se metió en problemas de tal manera que el presidente Maduro pidió ayuda a China. El año pasado China cedió un préstamo de 50 mil millones de dólares, con un reembolso en petróleo.

Entretanto Nicolas Maduro habría pedido a China un desplazamiento de pago, dado que el préstamo se inició con un precio de 40 dólares por barril, en comparación con el precio actual de 25 dólares.

Ya se ha dado a conocer que el congreso quiere investigar  la contabilidad de PDVSA, y el destino final de esos 50 mil millones de dólares. 

El petróleo sigue siendo muy importante para Venezuela. Es sin duda uno de los países con las mayores fuentes de petróleo y gas, y uno de los principales proveedores de los Estados Unidos.

En el marco de la Revolución Bolivariana y los tratados de ALBA, Venezuela distribuye asimismo petróleo barato a 17 países amigos, a través del programa de Petrocaribe. El petróleo significaba también el cemento de la política extranjera. Ahora que el país se encuentra él mismo en problemas,  se hace la pregunta de si esos contratos se pueden mantener a partir de la misma base.

Efecto dominó

Según el especialista de Venezuela David Smilde de WOLA, un laboratorio de ideas sobre Latino-América, todas las medidas emprendidas por el gobierno de Maduro llegaron demasiado tarde. Además se afirma que Venezuela, con un precio de petróleo de 30 dólares (entretanto bajado a 25 hasta 19 dólares), sufrirá un gran déficit, aún cuando modifica la tarifa de cambio y aumenta los precios de petróleo y de electricidad.

Considerando el precio de petróleo actual, los ingresos serán de aproximadamente 24 mil millones de dólares en 2016. De esta suma el país tendrá que ingresar por lo menos la mitad en la enjugada de deudas. Aproximadamente 10 mil millones de dólares se reservan para la importación de productos finalizados.

Esta suma ni siquiera llega a representar un tercio de los 32 mil millones que se gastó en los productos importados en 2015. Sin embargo el año pasado había ya una escasez considerable de productos básicos, por los que los ciudadanos hacían fila delante de las tiendas durante horas y horas.

Varios analistas temen una bancarrota, con consecuencias mayores también fuera de las fronteras venezolanas.

Varios analistas temen una bancarrota, con consecuencias mayores también fuera de las fronteras venezolanas. Asimismo el banco británica Barclay’s  ya siente el oscuro panorama.

El analista Ricardo Hausmann se pregunta en el Financial Times si Venezuela es el primer dominó cayendo en una nueve crisis. Compara la situación con el colapso económico de diciembre 2001 en Argentina.

‘El año pasado Maduro tenía tres opciones’, cita Smilde. ‘O cambiaría su gestión económica, o se retiraría en los dos años por venir, o actuaría de manera menos democrática.’ Según Smilde, Maduro optó por la segunda: no intervino en la estructura económica y se descartó en las elecciones parlementarias de diciembre. Además Maduro no ha sido muy democrático, pretende Smilde. Encarceló a Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas, y condenó al partidario opositor a una pena de casi 14 años.

Menos dinero, más violencia

La crisis también hace aumentar las cifras de criminalidad. Según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), la quinta parte de las víctimas de asesinato de los países hispanoamericanos son venezolanos. Junto con El Salvador el país tiene las cifras más altas de criminalidad de la región.

También el Fiscal General del Estado  admite que estas cifras son, por lo menos, problemáticas.

Según el OVV varios factores contribuyen a esta inseguridad: la demolición institucional, las formas arbitrarias del ejercicio del poder, la omnipresencia de armas de fuego y las relaciones sociales basadas en el uso de armas, son causas cruciales. 

?Maduro ex-presidente antes de hora?

En medio de tantos factores de crisis no es de sorprender que la oposición, después de innumerables intentos, pudo atacar con las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del año pasado.

No es tanto porque la MUD supo convencer con un programa fuerte, sino que la unión utilizó el gran cansancio del votante con respecto al ideal revolucionario del chavismo. 

Unos 2 millones de electores se habrían retirado politícamente según Ignacio Ramonet, el presidente anterior del mensuario francés Le Monde Diplomatique.

La MUD es una coalición sin algún programa definido, y se compone de partidos muy heteróclitos: Primero Justicia, con Henrique Capriles de líder; Acción Democrática, con Henry Ramos Allup, Un Nuevo Tiempo con Luis Emilio Rondón, y Voluntad Popular con el Leopoldo López preso.

Esta unión democrática elabora entretanto una ley de amnistía para liberar a los cautivos políticos Ledezma y Lopez.

La MUD quiere deshacerse del presidente Maduro lo antes posible.

Además la MUD quiere deshacerse del presidente Maduro lo antes posible. Aunque su cargo corre teóricamente hasta 2019, se exploran las diferentes pistas para abreviar éste. O bien organizando un referéndum,  lo que es posible según la constitución. O bien modificando la constitución, atribuyendo el poder al presidente sólo durante cuatro años, en vez del sistema actual de seis años.

Esto significaría que Venezuela tendría elecciones presidenciales al inicio de 2017.

Esta modificación constitucional no será fácil de realizar, dado que la Corte Suprema está todavía muy al lado del chavismo, lo que podría causar oposición.

Entretanto el presidente Maduro intenta hacer lo posible por mantenerse en el poder. Desde el comienzo de febrero instaló el Congreso de la Patria, en el que equipos de campaña tienen que  revalorizar la revolución bolivariana en 24 departamentos. Aquí el tema central es el desarrollo de una voz en la participación a la revolución.

Pero no muy dudoso que este intento de emergencia pueda cambiar el rumbo.  

Aterrizaje de emergencia o caída catastrófica

El sociólogo venezolano Edgardo Lander va más allá en sus interpretaciones. Según él una oposición sin alternativa razonable no significa una solución a esta crisis. En una entrevista dijo lo siguiente: ‘Se atribuye la crisis, tanto política como económica, a la caída de los precios del petróleo, como si con precios de 100 dólares el barril, no tuviéramos problemas. Estamos en una crisis de largo plazo. Un modelo de producción basado en la renta y en la redistribución y otra vez en la renta y la redistribución no es sostenible. No obstante, siempre vuelve a pasar. Cuando Chávez todavía disponía de una gran legitimidad, se hubiera tenido que incitar a la sociedad a ir en contra de esa economía rental. Al contrario, se intensificó la legitimidad aún más.

En vez de buscar cambios en el modelo de producción y de reflexionar sobre la dirección de la sociedad hacia dónde queremos irnos, se reforzó la lógica de la redistribución.

Nos encontramos en una larga caminata, con la crisis terminal del modelo rentista. No existe un escenario para un aterrizaje. Sin duda será un aterrizaje de emergencia.’

Lander también revela la profundidad del deslumbramiento: ‘La polarización política creció de tal manera que afectó considerablemente la capacidad racional. Hay una especie de filtro que transforma todo en gobierno u oposición. Falta la capacidad de ver más allá del ciclo económico, de ver lo que nos sucede como sociedad.’

A causa de la polarización todo se concibe a partir del ahora, no hay espacio para transcender la ilusión del día, explica Lander. Según el sociólogo hay una ceguera colectiva porque la polarización  lo determina todo, y existe el riesgo de un desenlace en una guerra civil o confrontaciones violentas.

La lógica de control vertical ganó y la democracia participativa se suprimió. Las respuestas a la crisis de los últimos dos años no han sido solidarias, sino individualistas y competitivas. Considerándolo como un proceso de una transformación social, fracasó fundamentalmente, es el veredicto duro de Lander.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift

Word proMO* of Doe een gift