Venezuela: ¿Cuánto tiempo le queda a Maduro?

No le queda salida al presidente venezolano Maduro. La crisis económica va de mal en peor y el pueblo ya no sabe qué hacer. No sólo la oposición va contando, pero incluso algunos países vecinos quieren acelerar la salida de Nicolás Maduro.

  • Jeso Carneiro (CC BY-NC 2.0) No sólo la oposición va contando, pero incluso algunos países vecinos quieren acelerar la salida de Nicolás Maduro. Jeso Carneiro (CC BY-NC 2.0)
  • Tom Woodward (CC BY-SA 2.0)​ Tom Woodward (CC BY-SA 2.0)​

El bajo precio del petróleo pone fin al régimen del presidente Maduro y probablemente también al proyecto Bolivariano. La economía del país colapsó por completo y desde hace dos años el país está confrontado con el déficit de alimentación y de otros productos básicos.

A esto se agregó la escasez de agua y energía hace algunos meses. El fenómeno de El Niño causa un periodo de sequía anormal y 70 por ciento de la electricidad proviene de fuerza hidráulica. Los servicios públicos se limitan a dos días de trabajo por semana a fin de ahorrar energía.

En el nivel político esta situación es insostenible desde que la oposición, unificada en un clúster de partidos heteróclitos bajo el nombre de MUD, Mesa de Unidad Democrática, ganó las elecciones parlamentarias el seis de Diciembre del año pasado.

A mediados de mayo presidente Maduro volvió a prolongar el estado de emergencia a 60 días. Esto da la oportunidad de tomar medidas excepcionales como la prohibición de manifestaciones. No obstante la ordenanza echa leña al fuego a la oposición. Ésta organizó inmediatamente una manifestación en la capital bajo la dirección de Henrique Capriles. Los 1000 participantes no cedieron ni un milímetro en la manifestación.

Queremos la salida de Maduro

La oposición sólo tiene un punto en la agenda y ése consiste en terminar el cargo de presidente Maduro lo antes posible, aunque en realidad sólo acaba en 2019. La MUD intenta encontrar diferentes pistas, entre las cuales adaptar la constitución para recortar el mandato del presidente, pero esta medida es ilegal.

Otra posibilidad congruente con la constitución es la organización de una revocatoria del mandato. La idea de esta revocatoria es que los votantes pueden declarar si todavía apoyan al presidente o no. Si la cantidad de votos NO es mayor a  los votos con los que el pueblo eligió a Maduro en 2013 (50,66 por ciento de los votantes o 7.587.597 votos), Maduro debe dejar su cargo.

Antes de poder organizar una tal revocatoria, es obligatoria la colección de suficientes firmas por la oposición, para poner el proceso en marcha. Hasta ahora se han coleccionado 1,8 millones de votos pero por el momento el Tribunal Electoral rechaza de reconocer estas firmas. Presidente Maduro ya ha garantizado que una tal revocatoria no tendrá lugar.

Intervenir o meterse

Entretanto se va construyendo alrededor de Venezuela una red de influencia y de interesados políticos que quiere soportar a la oposición para acelerar el cambio del poder. Presidente Macri de Argentina ya se mostró en contra del régimen Chavista de Venezuela, denunciando con voz fuerte que el país comete un gran error con respecto al respeto de los derechos humanos.

José Serra, el ministro brasileño recién elegido de Asuntos Exteriores del gobierno sustituto de Temer, viajó para su primer viaje extranjero al país vecindario Argentina para armonizar su gestión política con Macri. En la conferencia de prensa que dió después, anunció que Macri y él mismo están muy alerta por la situación en Venezuela y que están dispuestos de intervenir.

Macri y Serra se preocupan por un potencial Mercosur con un Venezuela izquierdista. 

Otra razón de preocupación para Macri y Serra es un potencial Mercosur con un Venezuela izquierdista. Mercosur representa la cooperación económica entre Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, al que se agregó Venezuela en 2012.

Ahora con el cambio del poder en Brasil y Argentina, el desafío consiste en llevar Venezuela al mismo rumbo. El presidente “izquierdista” Fernando Lugo ya era eliminado en junio 2012 por un golpe de estado y era reemplazado por Horacio Cartes, que sí sigue el mismo rumbo neoliberal.

Mauricio  Macri es un partidario de un Mercosur “flexibilizado”, un Mercosur abierto para el mercado libre y uno que seguramente no lucha por sus propios derechos y ni por la protección de su propia industria, al contrario de los gobiernos precedentes de Brasil y Argentina.

Concretamente Macri quiere alcanzar un Mercosur dirigido al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) entre países como México, Perú, Chile y Colombia y los Estados Unidos, a fin de formar un bloque contra China y de acercar estos países de nuevo a Washington y Bruselas, según el politólogo Juan Manuel Carg.

Desde Colombia el antiguo presidente Álvaro Uribe está en contra de llevar la oposición al primer plano. Maduro considera Álvaro Uribe como el cerebro detrás de los planes posibles de un golpe de estado en Venezuela. Al final del año pasado Uribe trató en vano de visitar el líder de la oposición Leopoldo López en la cárcel.

Tom Woodward (CC BY-SA 2.0)​

 

Hasta Europa

Incluso dentro de Europa hay distintas posiciones políticas en cuanto a la crisis venezolana. Albert Rivera, el líder del nuevo partido español Ciudadanos, recién viajó a Venezuela para mostrar su soporte a la oposición. Él tampoco pudo visitar López, condenado a trece años de cárcel por su papel en las manifestaciones violentas de 2014 que costó la vida a 43 personas. Al contrario tuvieron una llamada por teléfono. Rivera también tuvo un discurso en el parlamento venezolano, en el que exigió la liberación de López y de otros presos políticos, como Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas.

Albert Rivera recién viajó a Venezuela para mostrar su soporte a la oposición.

En su campaña para las elecciones del 26 de junio Rivera no deja pasar la oportunidad de mencionar que los colaboradores de su mayor rival Podemos tenían lazos cercanos con la Venezuela de Chávez y que un voto para Podemos es igual a un voto para el chavismo en Europa.

Podemos anda con pies de plomo porque ahora no quieren estar asociados con estos lazos antiguamente cercanos.

 

Lo que hacemos nosotros…

El gobierno venezolano ya ha informado la Organización de los Estados Americanos (OEA) preventivamente que no aprecian una intervención de esta instancia. Antes la OEA ya ha intervenido en situaciones de conflicto en el continente, lo que Venezuela considera como pro-estadounidense, a pesar de que el uruguayo Luis Amargo es el gerente, el antiguo ministro de Asuntos Exteriores en el gobierno del presidente Mujica.

Como respuesta a este papel de la OEA y para alcanzar una mayor autonomía en la solución de problemas regionales, surgieron las instancias regionales UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) y CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) bajo el impulso de regímenes izquierdistas en Latinoamérica.

Una delegación de UNASUR se estableció la semana pasada en Caracas para ayudar a desmantelar la situación económica y hacer ciertas recomendaciones.

El ejército vigila

Ahora la gran cuestión es cuánto tiempo Maduro puede contar con el soporte del ejército. Según algunos fuentes el alto rango del ejército estaría leal al proyecto Chavista con diferencia al rango intermedio. A principios de mayo el ejército informó a Maduro que no van a suprimir el pueblo en caso de rebeliones con los miembros de la oposición.

También hay rumores sobre una posible intervención extranjera, a la que presidente Maduro ya quiere preparar sus feudales. Más de una media millón de soldados y milicias civiles se juntaron en las calles de Venezuela el fin de semana pasado en plan de ejercicio. Por todo el país Venezuela tendría unos 340 000 de milicias civiles.

Traducción: Goedele Verburgh

Ik ben proMO*

Nu je hier toch bent

Om de journalistiek van MO* toekomst te geven, is de steun van elke lezer meer dan ooit nodig. Vind je dat in deze tijden van populisme en nepnieuws een medium als MO* absoluut nodig is om de waarheid boven te spitten? Word proMO*.

Wil je bijdragen tot de mondiale (onderzoeks)journalistiek in het Nederlandstalig taalgebied? Dat kan, als proMO*.

Wil je er mee voor zorgen dat de journalistiek van MO* mogelijk blijft en, ondanks de besparingspolitiek, verder uitgebouwd wordt? Dat doe je, als proMO*.

Je bent proMO* voor € 4/maand of € 50/jaar.

Word proMO* of Doe een gift

Over de auteur

  • Latijns-Amerika & ecologie
    Alma De Walsche schrijft over ecologische thema’s, van klimaat- en energiebeleid, over landbouw- en voedsel tot transitie-initiatieven en baanbrekers. Ze volgt al enkele decennia Latijns-Amerika, met een speciale focus op de Andeslanden.