'Nunca aceptaremos que somos marroquíes'

Los saharauis llevan 22 años esperando un referéndum sobre su independencia. Hasta ahora lo han hecho pacíficamente, pero la paciencia está llegando a su fin. Lennart Hamad enviado a Aaiún, capital del Sáhara Occidental, para MO *

  • Andreas Stahl Andreas Stahl

Hamza Al Filali, un activista saharaui de 25 años de edad, está indignado: ‘el gobierno marroquí nos deja únicamente dos opciones: “O seguir pacíficamente dejándonos golpear a diario o hacer que los marroquíes sufran como ellos nos hacen sufrir a nosotros.”

Y cual es su elección? “Creo, que como toda la juventud, estoy esperando la guerra.” Muchos jóvenes saharauis están frustrados, sin recursos ni oportunidades. Es una bomba de relojería. El Secretario General de la ONU Ban Ki-moon advirtió ya en abril, que si el conflicto en el Sahara occidental no se resuelve de inmediato, existe la posibilidad de que la violencia que se sufre en Malí se traslade a la juventud saharaui.

Poco después de esa advertencia, los Estados Unidos llegaron con una propuesta de resolución para ampliar, con un mandato humanitario, la misión de mantenimiento de paz de la ONU, MINURSO, que desde 1991 supervisa el alto al fuego entre Marruecos y el Frente Polisario.

La propuesta estuvo por mucho tiempo pendiente de ser aprobada, cosa que provocó claramente la preocupacion de la comunidad internacional: Marruecos debe buscar una solución rápidamente, antes de que el problema se intensifique en el Sáhara Occidental.

Una bomba de relojería

El conflicto del Sahara Occidental es un conflicto olvidado donde el pueblo saharaui lucha por un estado independiente desde 1970. Se enfrenta a las autoridades marroquíes, que consideran la región como su territorio y la ocupan desde 1975.

En 1991, la ONU puso fin a la sangrienta guerra entre Marruecos y el Frente Polisario bajo el acuerdo de celebrar un referendum donde el pueblo saharaui pueda decidir por si mismo sobre su independencia; A día de hoy, siguen esperando. (véase foto).

Una parte de ellos viven en circunstancias deplorables en los campamentos al otro lado de la frontera con Argelia y otra parte vive en la región ocupada por Marruecos. Un muro de 1500 km de longitud, controlado por 150.000 soldados marroquíes, les separan entre sí.

Miembros armados del Frente Polisario ha dejado entender frecuentemente a sus líderes que están hartos de esperar y que quieren volver a la lucha armada. Al mismo tiempo, incluso los saharauis reconocen que, en ocasiones, los jóvenes de los campamentos ayudan a militantes musulmanes y delicuentes de la región, hecho que claramente les preocupa sobre la radicalización de los jóvenes saharauis.

Al otro lado del muro se ha desarrollado en los últimos años una lucha en silencio. En 2005, se proclamó un nuevo levantamiento saharaui, la segunda Intifada. A ello le siguieron manifestaciones, se crearon una cantidad innumerable de comités de acción, y en octubre de 2010, se estableció un gran campamento: Gdeim Izik.

Gdeim Izik fue violentamente desmantelado por la policía marroquí, hubieron muertos a ambos lados lo que puso el conflicto de nuevo en la actualidad. Organizaciones internacionales expresaron su preocupación sobre los duros ataques al campamento y surgieron diferentes informes críticos sobre la situación de los derechos humanos en la región. No obstante, cada vez más saharauis pierden la confianza en la comunidad internacional y en la lucha pacífica.

El activista Aminatou Haidar (47), nominado en 2012 para el Premio Nobel de la paz y torturado durante años en una prisión secreta marroquí, está especialmente preocupado por la juventud.

“Cómo animar a los jóvenes a seguir resistiéndose pacíficamente en una sociedad llena de policía y militares, que estan enfrente de sus colegios, se pasean por las calles, que les detienen y les golpean al igual que a sus padres. No podemos esperar un referéndum si todo sigue así”

‘Nosotros, como activistas tenemos una doble misión’, continúa diciendo “Luchar contra la ocupación pero también contra la violencia dentro de nuestras propias filas. Pero es que nuestras opciones estan limitadas. A pesar de que proclamamos la resistencia pacífica, nuestra organización esta prohibida por ser una organización política. Solo por hablar con los jovenes puede ponerlos en peligro.

Yo les explico que tenemos que continuar por el camino pacifico y tener paciencia, como lo han hecho otros. Tienen que pensar en las experiencias de Ghandi, Martin Luther King y Mandela. Deberían de ser los símbolos de esta generación. Pero la mayoría no me escuchan. Están motivados por otras rebeliones en el mundo que ven en televisión e internet. No pueden esperar mas y quieren guerra.”

“Tienes que ser víctima”

En una sala de estar en el Aaiún cinco miembros de un grupo ilegal ‘Equipe Media Sahara’ están colgando nuevas imágenes relativas a una manifestación violentamente reprimida. El uso de la violencia es tema de hoy de conversación entre los jóvenes activistas.

“Lo que es tomado por la fuerza, se tiene que recuperar por la fuerza.” Sabbar Bani (37).

“Vivimos cada día lo que es ser marginado y discriminado. Ellos se cuelan en nuestros hogares, pegan a nuestras mujeres y nos detienen. La única solución es la lucha armada. En eso coinciden los jovenes.”

La mayoría de los chicos a su alrededor, sin embargo, sacuden la cabeza negando. Algunos han perdido a su padre en la guerra, otro tiene un hermano en la cárcel y otro tiene un tío desaparecido. Pero ellos ven sobre todo las desventajas del uso de la violencia.

Abdati Podach (39): “El Polisario puede retomar la lucha armada en las ciudades, pero sabe muy bien que esto será utilizado en contra del pueblo saharaui. Marruecos dirá que somos terroristas y la comunidad internacional nos abandonará. Significa que todo el trabajo hecho para nosotros quedaría en vano. Por lo tanto, digo a los jóvenes que no tiren piedras. Tienes que ser víctima. Eso está a nuestro favor. Necesitamos continuar pacíficamente aun sabiendo que todas las víctimas que caen estan nuestro lado.”

Lo que es tomado por la fuerza, se tiene que recuperar por la fuerza.

Mayara Mohamed (38) asiente con la cabeza: “Creo que si seguimos por camino pacífico la solución esta cerca. Desde 2005, con el inició de la sublevación, gracias a internet y el teléfono las cosas se han desarrollado rapidísimo. En 2010, alcanzamos un momento histórico, el campamento Izik Gdeim, porque tuvimos que esperar desde 1975 para hacerle saber al mundo que nosotros existimos. Tenemos que ser pacientes porque la razón está de nuestro lado.”

 

“Creo que algún día la comunidad internacional obligará a Marruecos a resolver este conflicto, ya está viendo el peligro del terrorismo en los países vecinos, el narcotráfico, la pobreza y la frustración de la población y no quiere que se propague por toda la región. Así es como nuestra problemática vuelve a estar en la agenda internacional.”

Hartos de la violencia

En 2011 Hamza Al Filali junto con una treintena más de jovenes fundó el grupo Refusing Moroccan Identity. El logo del grupo es un puño negro cerrado.

‘Un símbolo universal de resistencia’, explica. “No somos los únicos que luchamos por la independencia. Lo hicieron también los vascos y los palestinos usando violencia, justificada en mi opinión, porque son defensores de la libertad.”

A modo de protesta en 2011 Hamza junto con un grupo de amigos se deshicieron de su pasaporte. “Asi demostramos que no somos marroquíes sino saharauis. Tenemos nuestro propio estado y nuestro propio gobierno, aunque no estén aquí, sino en los campamentos al otro lado de la frontera, son nuestros líderes. Nunca aceptaremos que somos marroquíes.”

Después de esa acción la policía atacó cada día al grupo. No solo en manifestaciones, sino también el los garajes donde los socios del grupo se encontraban. “Ya no puedo seguir la cuenta de las veces que nos atacaron”, dice Hamza triste. “Diez de los treinta socios tenían tanto miedo que renunciaron y dos personas del grupo hermano de la ciudad de Guelmim, terminaron en la cárcel.

“Que nos golpeen y nos detegan es casi peor que que nos maten”, dice enfadado. “Si te matan, con un disparo ya estás muerto pero de esa forma estan tratando de despojarnos de nuestra dignidad y de agotarnos.”

Resume: “todos mis amigos tienen cicatrices, la gente está harta de la violencia, y estamos siempre viviendo con miedo. En Izik Gdeim la policía me rompió la muñeca. Perdi mucha sangre y sigue sin estar en su lugar. Pero lo considero como un recuerdo, para no olvidar ese día. Fue una gran batalla contra Marruecos. Aunque quiero guerra, sigo esperando la decisión del Polisario. Ellos son nuestros líderes y nos llevaran hacia la independencia. Noto que ese día cada vez está más cerca.”

 

¿Por qué debe el pueblo saharaui esperar tanto tiempo? Los saharauis han estado esperando durante 22 años un referéndum sobre la independencia que fue prometido por los mismos Marroquíes. ¿Por qué está llevando esto tanto tiempo?

¿Quién puede votar?

Marruecos sostiene que todos los que viven en el Sahara occidental puede participar en el referéndum. Como desde 1975 miles de marroquíes atraídos por las ventajas fiscales se mudaron al Sahara occidental y actualmente son mayoría. Su votación sería decisiva. Mientras tanto Marruecos también ha invertido miles de millones de euros en la región y ahora dice que no hay salida para el pueblo saharaui. Que tienen que aceptar de formar parte de Marruecos.

La mayoría de los saharauis están totalmente en desacuerdo. Quieren la autodeterminación, incluyendo mejor acceso a los recursos naturales de la región. Opinan que sólo al pueblo saharaui le toca votar en el referéndum, lo que significaría su victoria.

¿Qué quiere el mundo?

En el caso de que el pueblo saharaui obtenga su propósito, habrá un estado vulnerable cerca de Europa. No hay claridad en cómo están organizados los lideres saharaui y si son capaces de proteger las porosas fronteras de una de las zonas menos pobladas del mundo (aproximadamente medio millón de habitantes por una superficie de 266.000 km2, nueve veces Bélgica). Ante todo la comunidad internacional quiere paz en la región. Pero parece ser que ninguna de las dos partes es capaz de garantizarlo. La comunidad internacional parece inclinarse hacia Marruecos, un estado funcionando con un ejército moderno, pero reconocer la reivindicación marroquí va en contra del derecho internacional. Y eso no lo va a hacer ningún país. En cambio, 82 estados y varias organizaciones internacionales, incluyendo la ONU, la UE y la Unión Africana, apoyan el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Los derechos humanos y el terrorismo

Marruecos viola con regularidad los derechos humanos para aplastar a la resistencia saharaui. MINURSO, la única misión de paz del mundo sin mandato humanitario, solo puede observar sin tomar parte en nada. Frecuentemente se publican informes que demuestran que en el Sáhara Occidental, el pueblo saharaui está siendo excluído y discriminado por los marroquíes.

¿Qué hay de los recursos naturales?

Marruecos considera que la propuesta de los Estados Unidos de ampliar la misión de paz de la ONU MINURSO con un mandato humanitario es un paso adelante para el pueblo saharaui. Y que hará mas fácil llegar a un segundo paso: el control sobre las materias primas en la región, para llegar a su objetivo final: la independencia. Cuando esto se convierta en una realidad, Marruecos no sólo perderá mucho dinero, sino que también significará una considerable restricción de su poder en la región.

El Sahara occidental cubre un tercio de su territorio y es rico en fosfato, pescado y posiblemente petróleo. Además, los marroquíes consideran a los saharauis como una extensión de Argelia, su enemigo publico. Temen que Argelia gane poder en la región a través del pueblo saharaui.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Wil je dat MO* dit soort verhalen blijft brengen?
Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift

Word proMO* of Doe een gift