¿Podemos salir de la crisis climática gracias a las minas?

© Charis Bastin

 

La UE depende en gran medida de las importaciones de combustibles fósiles. La Comisión Europea quiere deshacerse de ellas, pero no quiere depender de otros países o continentes para obtener nuevas materias primas. La solución es extraer nosotros mismos el mayor número posible de materias primas. “Pero no todos los ciudadanos europeos están a favor de ello. Las comunidades locales deben tener derecho a decir “no”.”

Este artículo ha sido traducido con el apoyo de DeepL. Fuente original

“Lo que hacemos nosotros, lo hacemos mejor”. Es un mantra que resuena en los círculos de la UE y en la industria minera, cada vez que las ambiciones europeas en materia de minería son objeto de críticas o cuestionamientos.

Para ser el primer continente neutro desde el punto de vista climático y convertirse en líder mundial en 2050, la Unión Europea debe realizar un gran cambio ecológico. Los sectores de la energía y el transporte, que actualmente siguen siendo demasiado dependientes de los combustibles fósiles, deben convertirse en renovables y eléctricos. Y para ello se necesitan materias primas, muchas.

En septiembre de 2020, la UE presentó su estrategia de materias primas. Aunque en ella se destaca a menudo la transición verde, la estrategia tiene también una gran importancia económica y geopolítica para la Unión. Su objetivo es asegurar el suministro de las llamadas “materias primas críticas” para la próxima década. La propia Comisión define las materias primas críticas como “materias primas de gran importancia económica para la UE y que presentan grandes riesgos de suministro”.

Y hay otras cuestiones que han provocado una preocupación adicional, dice Diego Marín, de la Oficina Europea de Medio Ambiente (OEMA), una red de más de 140 ONG medioambientales. En particular: “las tensiones en las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos, y el impacto del coronavirus en las cadenas de suministro”.

Por ello, la Comisión afirma que no debemos sustituir una dependencia, la de las importaciones de combustibles fósiles, por otra, la de otras materias primas. Por ejemplo, en el primer semestre de 2021, la UE importó energía por valor de 23.700 millones de euros al mes, siendo Rusia el principal proveedor de gas.

China es ya el principal proveedor de materias primas (procesadas). El 80% de la producción mundial de baterías se encuentra actualmente en Asia, con el 69% en China, según el Servicio de Investigación del Parlamento Europeo (EPRS). Solamente el 15% de esa producción está en Estados Unidos y el 4% en la UE.

Europa depende ahora de China para el 44% de sus importaciones de materias primas. Solo 3 de las 30 materias primas críticas proceden de la propia UE para más de la mitad de su uso.

La minería es un pilar fundamental de la estrategia de materias primas. Debe aumentar el suministro primario de materias primas. Desde la Península Ibérica hasta Escandinavia y los Balcanes, ya están en marcha varios proyectos mineros en toda la Unión. Pero en los lugares donde están apareciendo los primeros proyectos mineros, preocupa sobre todo el impacto social y ecológico a largo plazo.

Una mala reputación

Tanto en Europa como en otros lugares, la minería no tiene muy buena reputación. Varias de las materias primas críticas que Europa quiere extraer por sí misma proceden de lugares donde la minería está asociada a graves problemas.

Con violaciones de los derechos humanos, por ejemplo, o con un impacto perjudicial en la salud pública, la biodiversidad local o la gestión del agua, y con conflictos con pequeñas comunidades rurales e indígenas. Pensemos, por ejemplo, en la minería del cobalto en el Congo o en la del litio en Sudamérica.

© Charis Bastin

 

Diego Marín, de la AEE, cuestiona los planes de la Comisión Europea. “Con el Green Deal, la UE quiere llevar a su propio continente una industria que es inherentemente intensiva en energía y está asociada a la injusticia ambiental. Ve que surge un fuerte conflicto social cuando se trata de la minería.”

Marín se refiere a la violencia a la que se enfrentan cada vez más los activistas medioambientales y de derechos humanos. Según el Transition Minerals Tracker, una iniciativa del Business and Human Rights Resource Centre (BHRRC), actualmente hay 304 denuncias pendientes contra 115 empresas dedicadas a la extracción de litio, cobalto, cobre, manganeso y níquel.

La violencia, la represión y el acoso contra los activistas medioambientales han alcanzado un nivel mínimo en los últimos años. Sólo en 2020 se produjeron 604 agresiones, según el BHRRC. 140 casos estaban relacionados con la minería, lo que la convierte en la industria más peligrosa contra la que protestar.

Esta violencia puede ser mortal. Global Witness registró 1939 asesinatos de defensores de la tierra y del medio ambiente entre 2002 y 2019. En 2020, 227 activistas fueron asesinados, lo que lo convierte en el año más peligroso para los activistas. El número de asesinatos relacionados con las protestas contra la industria minera fue de 17. Solo en las protestas contra la tala de árboles y las presas hubo más activistas asesinados.

¿La legislación más estricta?

Pero no hay que preocuparse, dice la UE: lo que hace, lo hace mejor. Por ejemplo, la Comisión dice que la UE tiene “un sólido marco legislativo que tiene en cuenta la participación prudente de las partes interesadas locales y un alto nivel de gestión medioambiental”.

“Nada más lejos de la realidad”, dijo el geofísico e hidrólogo Steven H. Emerman a los eurodiputados en una reciente audiencia en el Parlamento Europeo. Ésta fue organizada en diciembre por dos comisiones parlamentarias, para aclarar el impacto socioecológico de la minería en la UE.

La audiencia se organizó a raíz de las quejas recibidas por el Parlamento. En once años se presentaron 92 peticiones contra proyectos mineros en la UE. En la actualidad, 33 peticiones siguen pendientes.

© Charis Bastin

 

Existen normas mundiales, pero no se aplican o no se aplican estructuralmente en la UE, explicó Emerman durante la audiencia. Especialmente la seguridad de las llamadas presas de cola deja mucho que desear. Son las presas que deben contener los residuos producidos por la minería. “Una presa de este tipo, para un proyecto de mina de cobre en Galicia a sólo 200 metros de un pueblo, no se permitiría hoy en día en Brasil, Ecuador o China.”

Un problema importante, según Emerman, es la forma precisa de contener los montones de piedra y las aguas residuales. “En España, el 99% de las presas de residuos son las denominadas presas de cola de río, que son ilegales en 4 países latinoamericanos”. En este tipo de presas, los diques se construyen sobre los propios montones de residuos de piedra, lo que aumenta las posibilidades de inestabilidad y la probabilidad de rotura del dique.

Y España no es una excepción dentro de la UE, añadió Emerman, sino el único país europeo que mantiene una base de datos de este tipo de presas. Es decir, que para el resto de Europa aún se desconocen los riesgos.

“En los planes para la Mina do Barosso, también veo una presa de cola de este tipo aguas arriba”, continuó Emerman. Este proyecto minero en el norte de Portugal, del que MO* informó anteriormente, se encontró con una feroz resistencia por parte de la población local.

“Sin embargo, en ninguna parte de la propuesta del proyecto aparece la palabra ‘presa’ ”, continuó Emerman. “Como resultado, no se tuvieron en cuenta los criterios de seguridad necesarios. Cualquier problema se descarta en el estudio de impacto ambiental como ‘no esperado’. Yo lo llamo creatividad temeraria”.

© Charis Bastin

 

Sin embargo, tanto en España como en Portugal, las consecuencias de la contaminación derivada de la mala gestión de los residuos son visibles y alimentan una feroz resistencia a los nuevos proyectos mineros. En Portugal, al menos 100 minas abandonadas dejan un sucio legado. Durante décadas se ha debatido sobre quién debe limpiar la contaminación de las minas de uranio, zinc, wolframio y cobre.

Un ejemplo llamativo es la mina de Sao Domingo, una antigua mina de cobre en el sur de Portugal, en la frontera con España. Se cerró en los años 60 y hoy sirve de atracción turística en un parque natural. Pero los antiguos pozos contienen cantidades tan grandes de hierro y ácido sulfúrico que existe un riesgo constante de contaminación del suelo y del agua.

“El elefante en la habitación”, dice a MO* Elena Solís, abogada española y activista de Ecologistas en Acción, “es la falta sistemática de cumplimiento y aplicación de la legislación vigente”.

Solís enumera las leyes de la UE: “La Directiva Marco del Agua, la Directiva de Gestión de Residuos de Industrias Extractivas, las Directivas de Evaluación de Impacto Ambiental, la Directiva de Responsabilidad Ambiental, la Directiva de Conservación de Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres, y la Directiva de Libre Acceso a la Información Ambiental. Si se aplicaran y cumplieran estrictamente, se podrían evitar muchos de los daños que vemos hoy”.

Solís también se dirigió a los diputados en la audiencia de diciembre. Criticó el hecho de que empresas mineras ya sancionadas por infracciones medioambientales hayan recibido recientemente nuevos fondos de la Comisión Europea, a través del programa Horizonte2020. “Cobre Las Cruces, una gran mina de cobre en España, ya ha sido multada en varias ocasiones por el bombeo ilegal de aguas subterráneas. Valoriza Minería, otra empresa minera española, se encuentra actualmente en los tribunales por verter residuos mineros ácidos en un río cercano.”

La Comisión fue engañada por el lobby minero, dice Solís. “Parece haber convencido a la UE de que la industria es una “campeona” del cumplimiento. Cuando en realidad a menudo se trata de oportunismo, desprecio y criminalidad”. Por tanto, sostiene Solís, la cuestión no es dónde, sino si debemos hacer minería.

La “licencia para operar” como reto

La minería ya no es lo mismo que antes, se dice en el sector. Por ejemplo, David Archer, (anterior) director general de la empresa minera Savannah Resources, declaró a MO* a principios de este año que utilizará las “prácticas mineras más ecológicas e inteligentes”. Savannah Resources es la empresa que quiere abrir la disputada Mina do Barroso en el norte de Portugal.

“La narrativa tradicional de que las empresas mineras vienen a agobiar a las comunidades locales es antigua”, dijo Archer. “Nuestro trabajo es dejar claro que seremos responsables”.

De hecho, la industria se ha vuelto más inteligente, dice el investigador minero William Sacher. Por necesidad, porque la resistencia social a la minería es relativamente nueva. Hoy en día, la aceptación social, o lo que en términos profesionales se denomina la Licencia Social para Operar (SLO), forma parte de la puesta en marcha de un nuevo proyecto minero.

Pero esta aceptación social tiene poco que ver con los derechos humanos o la participación de las comunidades locales, subraya el investigador, sólo con la gestión de riesgos para la empresa. “La resistencia tendrá un impacto en sus beneficios, así que se trata de optimizar los costes frente al riesgo. Como invertir en el desarrollo de la comunidad para eliminar la resistencia”.

La “opinión pública” también fue descrita como uno de los retos en la última revisión estratégica de la estrategia europea de materias primas, fechada en junio de 2021. La revisión afirma que “las presas fallidas, la contaminación crónica y los accidentes mortales conforman la opinión pública” y que “transformar la oposición pública en tolerancia pasiva requiere un trabajo sostenido”. Y también que “las campañas de relaciones públicas, la transparencia, el diálogo con las partes interesadas y la construcción del patrimonio pueden ayudar a crear una opinión pública positiva”.

Estas son precisamente las estrategias que utilizan las grandes empresas para conseguir la aceptación social, según señaló también el antropólogo Alexander Dunlap a los parlamentarios europeos durante la reciente audiencia.

Dunlap investigó cómo la empresa minera RWE, en Alemania, intentó conseguir la aceptación social para la ampliación de su mina de lignito a costa del bosque de Hambach. “Vi cómo se patrocinaba a los políticos, los ayuntamientos, las comisarías y las escuelas, y cómo se creaban museos, bares y restaurantes para celebrar la explotación minera.”

La aceptación social, sostiene Dunlap, no es más que una campaña de relaciones públicas dirigida a la comunidad local, sin tener en cuenta los hechos científicos sobre los efectos negativos de la minería. “Se trata de convencer a la gente de que renuncie a su entorno, a sus recursos colectivos y a sus ingresos. La licencia social de explotación es un arma para controlar la tierra y las personas, degradar los ecosistemas y embolsarse los beneficios.”

© Charis Bastin

 

¿Se toma la UE en serio sus valores de respeto a los derechos humanos y justicia medioambiental? Entonces las comunidades locales también deberían tener derecho a decir no a un proyecto minero, es la crítica. Diego Marín, de la OEMA, también lo cree. “La UE tiene la oportunidad de poner en práctica ambos valores: dar a las comunidades locales el poder y el derecho a decir no también, para que estén más en igualdad de condiciones con la industria.”

Pero la UE alimenta aún más la desconfianza. En los últimos años ha financiado iniciativas como el MIREU, que debería apoyar a las empresas mineras y a los gobiernos para lograr la aceptación social.

¿Puede la UE imponer a las empresas el deber de diligencia?

Solo hay equilibrio de fuerzas “cuando las leyes también establecen la responsabilidad civil y penal por los daños”. Eso es lo que escribió a principios de este año Wies Willems, responsable de Recursos Naturales de Broederlijk Delen, en una columna para MO* sobre cómo hacer más sostenible el sector minero.

La Comisión Europea prometió trabajar este año en una directiva europea sobre el deber de diligencia de las empresas. Pero la propuesta legislativa al respecto se ha aplazado ya varias veces. El 15 de febrero de 2022 se iban a celebrar nuevas conversaciones.

“La actitud de Europa es contradictoria”, dice Willems a MO*. Porque Naciones Unidas también trabaja desde 2014 para convertir las directrices no vinculantes sobre el deber de cuidado (UNGP) en un tratado vinculante. “La Comisión Europea lleva años adoptando una actitud de espera en las negociaciones de la ONU”, observa Willems. “Y la directiva europea siempre se pospone, bajo la influencia de los poderosos lobbies empresariales.”

© Charis Bastin

 

Para la importación de minerales de conflicto, existe desde principios de este año el Reglamento sobre Minerales de Conflicto. Este reglamento obliga a las empresas europeas a demostrar que las materias primas que importan no están vinculadas a un conflicto armado o a violaciones de los derechos humanos, como en el Congo y Colombia.

Pero esto es “demasiado limitado”, escriben varias ONG belgas en el informe Minerales para la transición energética. “Porque esta legislación no cubre a las empresas que ponen en el mercado productos acabados o semiacabados”, escriben las ONG. Así, las materias primas procedentes de zonas de conflicto, a través de China por ejemplo, pueden seguir llegando indirectamente al mercado europeo. Además, la legislación no dice nada sobre el medio ambiente y no se aplica a los minerales energéticos.

Uno de los marcos internacionales más importantes que ya existe es la EITI, que significa Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas. Su objetivo es aumentar la transparencia financiera y la responsabilidad de las industrias del petróleo, el gas y la minería. Debería ayudar a gestionar de forma más responsable los ingresos generados por la minería. “Pero” -escribe Willems- “la transparencia no debe ser un punto final. No proporciona una respuesta a los conflictos sociales y a la realidad de los límites planetarios”.

El problema, dice el abogado y activista Solís, no es sólo que algunos gobiernos miren para otro lado y que la legislación sea insuficiente. “Sino también que la UE no actúa en absoluto como guardiana de los tratados vigentes.”

Pero la materia prima es necesaria

La mayoría de los escépticos y críticos de la política europea de materias primas son conscientes de que éstas serán necesarias para realizar la transición. Sin embargo, argumentan, el clima no debe ser una excusa para la extracción.

De las 30 materias primas críticas, solo 6 son de importancia estratégica para la UE y están directamente impulsadas por la transición verde. Así lo ha investigado el Öko-Institut, un instituto de investigación medioambiental alemán, por encargo de Henrike Hahn, eurodiputada de Los Verdes/Alianza Libre Europea. La digitalización, la defensa, la aviación y la industria siderúrgica son otros sectores que impulsan la estrategia de recursos.

“No podemos simplemente poner una industria intrínsecamente sucia en un contexto europeo y hacerla limpia y sostenible”, dice Marin. “La realidad es más compleja. El 10% del consumo mundial de energía procede de la industria minera, que contribuye a entre el 5 y el 7% de las emisiones mundiales de CO2”.

Se teme que esta política conduzca a una gran paradoja: se necesitará más energía para extraer más minerales, que a su vez serán necesarios para construir más infraestructuras de energías renovables, parte de las cuales serán necesarias para proporcionar la energía necesaria para extraer, de nuevo, más minerales.

Los investigadores del FMI también estiman que el aumento de los precios debido a la mayor demanda de materias primas podría incluso frenar la transición energética. Al igual que la pandemia tuvo un efecto sobre la demanda, los precios y la oferta de materiales de construcción.

“El objetivo no es el crecimiento, sino la sostenibilidad”, afirma Marin con determinación. “Las proyecciones actuales de la demanda de materias primas se basan todas en un modelo de crecimiento. Necesitamos también proyecciones que incluyan estrategias destinadas a gestionar la demanda. Como el derecho a la reparación, el ecodiseño, una economía circular en toda regla y el reciclaje. Si se usa menos, se necesita menos extracción y menos energía”.

Sin embargo, estas alternativas a la extracción aún no pueden aliviar la necesidad de materias primas a corto plazo, dicen los investigadores del Öko-Institut. Pero la UE puede marcar hoy el camino para ello. Por ejemplo, el reciclaje aún no es lo suficientemente viable desde el punto de vista económico en comparación con la extracción. Unas cuotas sobre el contenido mínimo de materiales reciclados en un nuevo producto podrían estimular aún más este sector.

Un desarrollo de productos más eficiente y unos procesos de producción estandarizados también deberían facilitar el reciclaje en el futuro. El lugar exacto en el que se encuentran las materias primas en un producto y la forma de deconstruirlas aún no están sujetos a directrices estrictas, lo que hace que cada producto desechado sea diferente y, por tanto, más difícil de reciclar.

Europa ya recicla mucho, según sabe el Servicio de Investigación del Parlamento Europeo, pero no cuando se trata de materias primas críticas. Solamente se recicla el 1% de ellas.

Con un Plan de Acción de Economía Circular y propuestas concretas para exigir cuotas mínimas de litio, níquel y cobalto reciclados en las nuevas baterías a partir de 2030, la Comisión también muestra su ambición en este ámbito. El reciclaje y la economía circular deben proporcionar un suministro secundario de materias primas, además de la minería.

Marín ve oportunidades, pero sugiere invertir las ambiciones. “La minería es la prioridad ahora. Hay que elegir lo contrario: la reducción de la energía en todas las formas posibles. Al cambiar el marco para limitar el consumo excesivo, se pone sobre la mesa todo un abanico de nuevas posibilidades”.

“¿Es necesaria la minería? Tal vez sí. Nadie debería descartarla al 100%. Pero si se hace, debe ser con las normas medioambientales más estrictas y con el pleno consentimiento de las comunidades locales. Y aun así, debe ser el último recurso. Hay alternativas, ahora necesitamos la voluntad política”.

Este artículo se ha realizado con el apoyo del Fondo Pascal Decroos.

Este artículo ha sido traducido con el apoyo de DeepL. Fuente original

Maak MO* mee mogelijk.

Word proMO* net als 3260   andere lezers en maak MO* mee mogelijk. Zo blijven al onze verhalen gratis online beschikbaar voor iédereen.

Ik word proMO*    Ik doe liever een gift

Over de auteur