Una medida contra el coronavirus afecta a la comunidad transgénero y no binaria en Colombia

‘Nos vigilan con recelo’

© Reuters / Luisa Gonzaléz

 

Una medida contra el coronavirus en Colombia provocó la discriminación de todo aquel que no se sintiera necesariamente hombre o mujer.

Ángel Mendoza (segunda de la izquierda, con chaqueta de color) y Martín Juco (tercero de la izquierda) están esperando en la cola de un banco de la capital colombiana, Bogotá, en mayo de 2020. Para combatir la coronapandemia, varias ciudades colombianas, entre ellas Bogotá, introdujeron en abril la llamada medida Pico y Género.

Las mujeres podían salir de casa los días pares y los hombres los impares. No es un movimiento obvio para Ángel y Martín, que se identifican como transgénero y no binarios respectivamente. Para elles, la medida suponía un ataque a su intimidad e identidad.

‘El Pico y Género del gobierno de la ciudad fue traumatizante’, nos cuenta Martín Juco desde el centro de Bogotá. Con la medida, la administración trató de mantener al mayor número posible de personas fuera de las calles. ‘Pero la norma se dirigía a la comunidad transgénero y no binaria’, cree Juco.

La medida fue un ataque a nuestra comunidad y causó un daño irreparable al espacio público’.

Las personas transgénero podían salir de casa el día del género con el que se identifican. Para las personas no binarias, como Juco, la situación fue aún más difícil, porque se definen a sí mismas como no masculinas ni femeninas: ‘El miedo que sentía a entrar en lugares públicos era enorme.’

Uno de los motivos de este temor era la invasión de la privacidad de las personas no binarias. Está oficialmente prohibido que la policía colombiana pida a las personas que se identifiquen por su género, pero en la práctica esa prohibición se ignora a menudo. Juco agrega: ‘Las preguntas sobre mi género eran habituales. El día antes de que se tomara esta foto tuve una discusión muy seria con un agente de policía.’

Más violencia y discriminación

Pico y Género también dio lugar a un despliegue de poder de gran alcance: ‘Los agentes de policía y el personal de seguridad se sintieron empoderados por la medida. La transfobia era un fenómeno generalizado’. Juco se sintió oprimido por la medida por otra razón: la capacidad de expresar el género según la propia elección. Los días en los que se permitía salir a las mujeres, me vestía de forma extra femenina. En los días de los hombres me vestí de forma extra masculina. Y eso era puramente para tranquilizar a los demás y no para atraer una atención no deseada.

Según la Red Comunitaria Trans, una organización transgénero colombiana, Pico y Généro también provocó más violencia y discriminación. Las personas transgénero y no binarias fueron amenazadas por personas que pensaron que salían de casa el día equivocado. Una mujer trans fue apuñalada por un hombre que creyó que había salido de casa el día equivocado.

La medida de Pico y Género se presentó el 13 de abril. Claudia López, la alcaldesa de Bogotá, calificó la norma de gran éxito, pero la anuló un mes después. El Defensor del Pueblo de Colombia también reconoció posteriormente que la medida discriminaba a la comunidad LGBTQ+. También se introdujeron normas similares en otras ciudades colombianas y en Panamá y Perú.

Aunque de todo esto hace ya menos de un año, Juco sigue experimentando las consecuencias. ‘Nos siguen con recelo. La medida fue un ataque a nuestra comunidad y ha causado un daño irreparable al espacio público.’ A pesar de una sociedad civil activa, Colombia es uno de los países más peligrosos del mundo para las personas transgénero. En los primeros ocho meses de 2020, 63 miembros de la comunidad LGBTQ+ fueron asesinados, entre ellos 17 mujeres transgénero.

Zonder jouw steun bestaat MO* niet.

Steun ons en word proMO* voor maar €4/maand of doe een vrije gift. 3093   proMO*’s steunen ons vandaag al. 

Word proMO* of Doe een gift